La irregularidad de Stanislas Wawrinka

Tras asombrar a todos en el Open de Australia y deshacerse de todos en Montecarlo, Wawrinka cae inesperadamente en su debut en Paris

Sin intensidad. Sin táctica. Sin motivación. Sin sentido. Así estuvo ayer Stanislas Wawrinka en su encuentro de primera ronda en Roland Garros ante Guillermo García-López. Con la tremenda cantidad de 62 errores no forzados, el suizo tuvo en él mismo su peor rival. Muy lejos de aquel tenista tan enchufado que enseñó a todos en Australia y Montecarlo que había más historia aparte de los de siempre, Wawrinka ayer decepcionó a unos cuantos.

Con una actitud impropia de un ganador de Grand Slam, Stan jugó sin ningún tipo de planteamiento táctico cuando el partido quedaba igualado a un set. Se jugaba todo lo que le llegaba de manos de García-López sin éxito. Siguiendo a rajatabla lo que dice el tatuaje de su brazo, Wawrinka ayer "falló de nuevo, falló mejor", hasta llegar a la cifra de 62 errores no forzados en cuatro sets. Tremendo.

Echando un ojo a la temporada del suizo, vemos una irregularidad brutal. Títulos en Chennai, Australia y Montecarlo, derrotas en octavos de final en Indian Wells, Miami y Roma, dos más en su debut en Madrid y Roland Garros. Como podéis observar, alternando picos altísimos con otros que rozan el suelo. Esto demuestra que Wawrinka, más allá de una posibe alternativa a los Rafael Nadal, Novak Djokovic o Roger Federer, es un jugador de momentos, de inspiraciones. A tener en cuenta sólo en ciertas ocasiones.

Para estar ahí arriba y mantenerse, hay que poseer una fuerza mental brutal, sólo al alcance de muy pocos. Es difícil ganar, pero mucho más hacerlo durante semanas y semanas como lo hacen o han hecho Nadal, Djokovic o Federer. Quizás es en eso en lo que debe trabajar Stan y su equipo, porque la falta de motivación e intensidad con la que se le vio ayer es el reflejo de un tenista de ranking muy diferente al que marca en su casillero. Cabizbajo, sin ideas, desesperado y extremadamente fallón, hasta tal punto que algún aficionado abucheó al de Lausana porque parecía que estaba tirando el partido. Algo que sorprendió a su propio rival ayer, "Me ha sorprendido que se viniera tan abajo", comentó García-López en rueda de prensa.

Wawrinka, que jugaba su primer torneo como "Stan", acortado a petición propia de manera oficial en lugar de Stanislas, vio como no fue sólo su nombre lo que se vio acortado en este Roland Garros. Lo bueno que te da el tenis es que a pesar de una dura y dolorosa derrota, en apenas unos cuantos días tienes otro torneo donde puedes desquitarte y lograr una victoria que te permita levantarte. El suizo, en su caso, querrá demostrar que lo de este Roland Garros ha sido sólo un resbalón y que este aspirante no ve su techo sólo en el número 3.

Comentarios recientes