Diego Schwartzman, el pequeño argentino que busca conquistar París

El argentino Diego Schwartzman tiene hoy en Roland Garros el partido más trascendental de su carrera deportiva. Se juega el pase al cuadro final.

Diego Schwartzman
Diego Schwartzman

Diego Schwartzman es uno de los cuatro argentinos que en la jornada de hoy se jugarán el pase al cuadro principal de Roland Garros. A sus 21 años se enfrenta al partido más importante de su vida. El argentino lo afronta con ilusión pero también con nervios. El día previo al encuentro más significante de su carrera charla con Punto de Break sobre su actual situación.

¿Qué significa estar a tan solo un partido de entrar por primera vez en Roland Garros?

Algo muy lindo, una sensación hermosa. Ya me tocó estar en la entrada de dos Grand Slam el año pasado (Australian Open y US Open) y esto me viene bien para tener la experiencia y no tener tanto nervio como me pasó en otras ocasiones. Estar acá con mucha gente conocida y con tantos argentinos es muy lindo así que esperemos mañana tener suerte y ganar.

Para un argentino siempre es especial este torneo…

Es un poco más familiar todo. Hay mucha gente que habla español, vienen muchos más argentinos tanto a jugar como espectadores y es la superficie en la que mejor jugamos así que eso suma mucho. Todos los Grand Slams me encantan pero este sí que tiene un poco más de mística para los argentinos.

¿Es Roland Garros la cita del año?

Sí pero creo que los cuatro Grand Slams cuando van cerrando van siendo como la cita del año. Me toco siempre estar cerca de entrar, siempre me faltaban algunos puntos y entonces esas seis semanas previas es como que los otros torneos no lo pienso, se convierte ese Grand Slam en la cita del año. Con Roland Garros es como que se divide el año en este torneo.

¿Al ser tan especial nota una presión extra?

Presión hay siempre. En primera ronda acá o en cualquier otro torneo. El tema es cómo la manejás. Con la experiencia la vas manejando mejor. Yo soy chico pero por suerte tuve la suerte de que me vaya bien en las otras clasificaciones de Grand Slam, entonces en ese sentido espero que mañana (por hoy) me sirva.

¿De qué manera se siente la presión?

Son nervios, ansiedad, lo sentís en el partido… vas hablando de más, los músculos se te agarran, no estás suelto ni relajado. Es como que si errás una bola y pensás que se te va el set o el partido en esa pelota. Se te empieza a nublar un poco todo. Todos los ítems que tenes que hacerlos bien, cuando estás un poco presionado, se te nubla.

¿Cómo se gestionan estos nervios en tu cabeza?

Es difícil. A todos nos pasa que esos nervios te juegan en contra. Hay que manejarlo de la manera que mejor sepa cada uno. En mi caso, mover las piernas, ser sólido desde el fondo, mover la pelota y seguir intentándolo por más que los nervios estén ahí.

Roland Garros no solo es importante por el hecho de lo que significa, sino que monetariamente también es importante clasificarse al cuadro principal.

Sí, obvio. Económicamente es mucha plata (dinero). Ya jugar la última ronda de previa es mucho pero entrar es el doble y con la posibilidad de ganar partido. Pero la verdad que no pienso en la plata sino en los puntos. Si vas jugando bien las cosas van de ‘canta’ como me dice mi entrenador. Vas sumando y vas ganando.

Usted tiene la suerte de contar con gente que le apoya monetariamente…

Sí. Tengo un grupo de socios que se juntaron para apoyarme. No es una empresa sino que les gusta el tenis, les gustó la idea y me apoya en eso. Además tengo a Topper y Head que también me ayudan.

Los argentinos y sudamericanos siempre cuentan que no es fácil jugar al tenis profesionalmente viviendo tan lejos.

Sí, también económicamente es más complicado. Todo es más caro. Los europeos tienen mucha más facilidades estando acá. Pero bueno, es un tema económico… cada uno tiene sus cosas negativas y hay que intentar 'zafarlas' como se pueda.

¿Cuál es su techo?

Nunca me lo puse a pensar con la almohada cuál es mi techo, es difícil de decir. Siento que este año estoy jugando mucho mejor. Me siento muy bien. Estoy logrando resultados y jugando a gran nivel. Cuando vas subiendo no te vas dando cuenta cuál es tu techo. Espero no darme cuenta por un tiempo, je.

¿Se cree que le puede ganar a cualquiera?

Sí. Muchas veces sí. Me tengo confianza. Pero hay épocas del año en que uno no está tan bien. En el tenis mucho es la confianza. Si me preguntas a día de hoy, sí que creo que le puedo ganar a cuaquiera.

Su estatura de 1,70 según la ATP, ¿le condiciona mucho a la hora de jugar al tenis?

Condiciona en el saque y en lugares donde la pelota pica mucho. Tengo que hacer un desgaste físico mucho mayor. Pero bueno, tengo otras ventajas como la velocidad y tengo que tratar de usarla como uno pueda.

¿Cuanto pagaría por 10 centímetros más?

¡Mucho! Pero capaz no jugaría al tenis… no se sabe. Es así y tampoco es que pida esos 10 centímetros como un desesperado.

Hace unos meses, en Acapuclo, jugó contra Rafael Nadal. ¿Cómo hizo para competirle?

Es muy difícil. Ahí me jugó en contra la altura porque él juega muy pesado y muy alto. Me tiraba para atrás y no me daba ni cuenta. Igual jugué buen partido, saqué varios games y me sentí jugando bien pero el nivel es muy alto. Hay mucha diferencia.

Su época de junior no existió apenas, ¿por qué?

Porque no tenía el grupo de socios que tengo ahora y mi familia es de clase media. Tampoco la Asociación me pudo ayudar y los viajes se me hacían imposible, demasiado gasto. Empecé por los Futures…

Ya hace un tiempo que dejó atrás la época de Futures, ¿es la más dura de todas?

Sí. Es difícil, todo es precario. Es complicado pero es una etapa que absolutamente todos pero todos pasaron. Yo por suerte la pasé rápido y en uno o dos años pudimos salir de ahí. Esto es importante para la cabeza y el tenis.

¿Hay mucha diferencia de nivel entre Futures y Challengers?

Sí. Hay mucha más diferencia entre Futures y Chlalengers que entre Challengers y ATP. Excepto los 20-25 mejores.

Este año en los ATP no consiguió buenos resultados, ¿por qué?

Sí. Este año no arranqué bien en esos cuatro torneos de Sudamérica pero son cosas que pasan. En esos momentos no andaba bien de confianza.

¿Fue un tema más mental?

Son épocas del año. No estaba en mi mejor tenis y los cuadros también son muy duros.

La previa de Roland Garros estuvo llena de argentinos. Hasta 13 compitieron. Parece que hay buen ambiente entre todos ustedes...

Nos llevamos muy bien desde chicos. Hace muchos años que nos conocemos. Esperemos que si llegamos más arriba sigamos igual.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes