Nadal pasa apuros ante Youzhny

Rafa Nadal consiguió superar sus propias dudas y una desventaja de un set (6-7, 6-2 6-1) para pasar a los cuartos de final de Roma

El número 1 del mundo, el español Rafael Nadal, estará en los cuartos de final del Masters 1000 de Roma después de solventar con bastantes dudas su compromiso ante el ruso Mikhail Youzhny 6-7 6-2 6-1. Después de tener break arriba y saque para llevarse la primera manga, el balear dejó escapar el parcial hasta el 6-7 y 0-2 en el arranque del segundo. Logro sobreponerse a momentos de muchísimas dudas y enfrentará mañana a Andy Murray por un puesto en las semifinales del sábado.

"Vamos (...), vamos (...)...". Es la retórica del número 1 después de volver a experimentar la particular arruga psicológica que el mejor jugador del mundo sobre tierra batida está afrontando en este 2014. Después de su durísimo partido ante un notable Gilles Simon, Rafa afronta su segundo partido en la Centrale del Foro Itálico ante un viejo conocido, el cual supo vencer al Rafa más precoz en pistas duras. A pesar de sostener ambos sus primeros tres turnos al saque, tanto Rafa como Youzhny saltan algo espesos y timoratos. Después de un 3-3 en el que el ruso salva cuatro bolas de break en contra, es Nadal quien finalmente rompe a la quinta, colocándose 5-3. Sin alardes ni prestaciones brillantes, Nadal sirve 5-4 para hacer suyo el primer parcial del encuentro.

Pero el español comete dos dobles faltas, tiros cortos o excesivamente largos cuando tiene que cerrar el set, abriendo su particular pugna consigo mismo que está teniendo en casi todos los partidos desde la final de Miami. Youzhny iguala a 5 y aprovecha la posterior muerte súbita para hacerse con un parcial del todo inesperado. En ese tramo de encuentro, Rafa genera no solo los murmullos de la Centrale, sino de todo el espectador del mundo del tenis, que observa las meridianas dudas de un número 1 en pleno combate contra sus propios pensamientos. Atenazado, Rafa cede el servicio al comienzo del segundo set, y Youzhny camina 7-6 2-0 sin realizar su mejor tenis.

Nadal se pone a batallar contra el viento imperante, el marcador adverso y el susurro negativo de su psique. Una prueba más de revindicación, marca registrada, concentración y competitividad. Es Youzhny el que tiene al mejor de todos contra las cuerdas y al que la situación le solicita ejercer de ganador. Las dudas psicológicas hicieron mella en el juego del mallorquín, más errático, con menos inercia en sus movimientos, con poca confianza en su revés e invirtiéndose con prisas y desorden. Tras el 2-0 del segundo set, Nadal ordena la pista y busca esconder el fallo y asegurar los tiros con mayor margen, dándole más responsabilidad al ruso a la hora de hacerse con los puntos. Reduce el riesgo en pos de cedérselo a Mikhail.

A partir de ahí, el partido se vence hacia un solo lado, con Rafa embragando hacia horizontes más conocidos. Tratando de cerrar una nueva herida en su abanico de confianza, Nadal solventa el segundo set y estira la ventaja hasta encadenar 11 juegos consecutivos que le colocan con 5-0 en el parcial definitivo. A pesar de ser finalista de un Grand Slam, de un Masters 1000 y campeón de tres torneos, la exigencia y contexto del actual número 1 vuelve a quedar en cuarentena en el aspecto más emocional del balear. Siempre vigente su capacidad de permanecer y resolver cuantas adversidades afronte, la asignatura sigue siendo despejar fantasmas y cerrar con solvencia lo que siempre ha sido lógico y esperado sobre esta superficie. Mañana, Andy Murray, con el que no se ve las caras desde Tokyo 2011.

Comentarios recientes