¿Quién será el próximo número 1 de la ATP?

DEBATE | Analizamos quién de las jóvenes promesas -y no tan promesas- podría ser el futuro número uno de la ATP

Algunos de los Números uno de la ATP era Open
Algunos de los Números uno de la ATP era Open

Los grandes momentos de forma de jugadores como Kei Nishikori y Dominic Thiem unidos a las señales de cierta fragilidad en tenistas que ocupan actualmente los puestos altos del ranking como Rafael Nadal y Novak Djokovic reabren el debate de cuales de los jugadores jóvenes llegarán a número 1 en un futuro.

La foto que veis arriba es la foto promocional que sacó la ATP para la temporada 2002. Los jóvenes que se presumía marcarían la siguiente década del tenis son (de izquierda a derecha): Tommy Haas (2 del mundo en 2002), Roger Federer (17 Grand Slams. 302 semanas como número 1), Andy Roddick (Ganó el U.S. Open y se aupó como número 1 del mundo en 2003. Estuvo 9 temporadas consecutivas en el top10), Lleyton Hewitt (número 1 del mundo en las temporadas 2001 y 2002. Campeón del U.S. Open 2001 y de Wimbledon 2002), Marat Safin (número 1 del mundo en el año 2000 justo después de ganar el U.S. Open. Campeón del Australian Open 2005), Sebastien Grosjean (4 del mundo en 2002), Juan Carlos Ferrero (Número 1 del mundo y campeón de Roland Garros 2003) y Gustavo Kuerten (Campeón de Roland Garros en 1997, 2000, y 2001. Alcanzó el Número 1 del mundo en el 2000).

La ATP escogió ocho jugadores. De ellos seis alcanzaron el número 1 del mundo y todos fueron top 5. Es justo valorar que eran otros tiempos y varios de ellos habían alcanzado ya el estrellato e incluso el número 1, a pesar de su juventud. Pero la selección resultó, con el tiempo, premonitoria. Puede que falte algún jugador, pero sin duda ninguno sobra.

Volvamos al presente. Si la ATP recuperase la idea de la campaña "New Balls, please" del 2001 a la que pertenece la foto, ¿qué jugadores estarían en ella?. ¿Estaría tan claro quienes merecen su sitio en la foto hoy en día?

Estos son los 8 jugadores que yo incluiría en esa hipotética foto.

Kei Nishikori (24 años. 9 del mundo): El alumno aplicado.

La incorporación de Michael Chang a su cuerpo técnico como entrenador junto a Dante Bottini ha terminado de colocar todo en su sitio en el tenis del nipón. Ya es, definitivamente, esa versión modernizada de André Agassi que venía insinuando. Y sus últimos resultados son resultado único de esa notable mejoría. Su gran momento de forma no es una casualidad.

El de Shimane es, de todos los jóvenes, el que ha ido quemando etapas de forma más ordenada y firme. Desde principios del 2012 es un top20 consistente y ahora afronta su tan deseada entrada al top10 sin complejos y seguro de sus posibilidades. Sus resultados en el Conde de Godó y en el Masters 1000 de Madrid le permiten hoy colocarse como flamante número 9 del mundo.

Al 'proyecto 45' (mote que se le puso en la Academia Bollettieri porque su objetivo como profesional era superar el puesto 46 conseguido por el también japonés Shuzo Matsuoka) habría que empezar a llamarle 'proyecto 1', puesto que ese reto ya lo consiguió a los 22 años. Llegó el momento de afrontar retos mucho más ambiciosos para Nishikori.

Aunque su tenis ha alcanzado un nivel que le permite medirse de tú a tú contra cualquier rival, su físico frágil sigue siendo un ancla que le impide quemar etapas con mayor velocidad. En esta misma temporada no pudo disputar las semifinales de Miami por una lesión en la ingle y ayer tuvo que retirarse en la final de Madrid ante Nadal por otro problema físico que ha derivado en su ausencia en el torneo de Roma.

Si el físico le responde, cuidado con Kei.

Milos Raonic (23 años. 10 del mundo): La potencia.

Inmediatamente detrás de Nishikori en el ranking encontramos al pupilo de Ivan Ljubicic y Ricardo Piatti cerrando el top 10. Debemos valorar también que ha sido el primer jugador nacido en la década de los 90 en entrar al top 10, logro que consiguió en agosto del 2013.

La irrupción del canadiense de origen montenegrino en la élite fue explosiva e inesperada. A principios del 2011 pasó de estar fuera del top150 a ser top30, en ¡3 meses! (Por ejemplo, Fernando Verdasco sufrío un par de derrotas dolorosas a manos de Milos en cuestión de días). En 2012 alcanzó el top20 y no lo ha soltado. Su objetivo de esta temporada es consolidarse definitivamente dentro del top10 y da la sensación de que lo puede lograr sin demasiados problemas. Poseer el mejor saque del circuito (con permiso de Isner) es un buen punto de partida.

Puede dar la sensación de que, con lo rápida y rotunda que fue su irrupción en el top100, su evolución se ha estancado un poco. Es una percepción errónea. No ha parado de mejorar su tenis y su ranking no ha parado de subir lentamente pero con firmeza.

¿Cuál es el techo de Raonic?

Jerzy Janowicz (23 años. 22 del mundo): La anarquía.

En 2012, gracias a dar la gran sorpresa del año al llegar a la final del Masters 1000 de Paris/Bercy se metió en el top 30, cuando al comenzar el torneo se encontraba en el puesto 69. Derrotó a lo largo de ese torneo a tres rivales top20 y dos top10 antes de caer en la final frente a David Ferrer. Una gran carta de presentación la del polaco.

El año pasado alcanzó las semifinales de Wimbledon siendo derrotado por Murray. que a la postre resultó campeón.

Este curso tenístico, como decíamos ayer, lleva seis derrotas en primeras rondas y una marca de 8-12. Datos que no invitan al optimismo en su rendimiento futuro. Pero con el de Lodz nunca se sabe, es un jugador inestable capaz de dar un gran nivel o todo lo contrario en cualquier torneo. Su tenis anárquico y su irregular desempeño contra jugadores del top10 (2 victorias y 9 derrotas el año pasado) hacen que, por el momento, no sea demasiado tenido en cuenta para ocupar un puesto en la élite.

¿Qué futuro vislumbrais vosotros para el jugador de Polonia?

Grigor Dimitrov (22 años. 14 del mundo): El esperado.

Las expectativas con el jugador de Haskovo son enormes desde que ganó el Wimbledon Junior de 2008 sin perder un sólo set ( posteriormente ganaría también el U.S. Open Junior de ese mismo año). Hace tanto que se habla de él como futuro número 1 que parece que nunca termina de arrancar. Pero es 14 del mundo a los 22 años. Sólo Raonic mejora ese registro.

Su enorme parecido técnico con Roger Federer le ganó el apelativo de 'Baby Federer' que ha ido arrastrando a lo largo de los años. Puede que esa comparación también esté lastrando su evolución. Ser comparado continuamente con uno de los mejores jugadores de todos los tiempos debe de ser difícil de gestionar.

La reciente contratación de Roger Rasheed como técnico parece que está aportando mayor fortaleza física a Grigor para afrontar con garantías el asalto al top10.

¿Se cumplirán las expectativas con Dimitrov?

Bernard Tomic (80 del mundo. 21 años): La incógnita.

Con 19 años era 27 del mundo y había alcanzado los cuartos de final de Wimbledon eliminando, entre otros, al número 5 del mundo Robin Soderling. Terminó como el jugador más joven en el top 100 en 2011 y 2012. Todo el mundo del tenis estaba pendiente de la evolución de un futuro megacrack. En 2013 ganó su primer título en Sidney (siendo el campeón más joven de la temporada).

Pero en ningún momento se ha consolidado dentro del top 30. Últimamente un acusado bajón en su nivel de juego, una turbulenta vida personal, un padre colérico y violento y diversas lesiones han cercenado de cuajo su evolución. Acaba de perder en la qualy de Roma contra el dominicano Víctor Estrella. Así que su recuperación todavía tendrá que aguardar.

¿Teneis confianza en que Tomic vuelva a deslumbrar o nos encontramos con un tremendo 'bluff' que nunca confirmará las esperanzas puestas en él?

Dominic Thiem (20 años. 61 del mundo): El aspirante.

'Dominator' está ahora mismo bajo la lupa de entendidos (Brad Gilbert, por ejemplo) y aficionados en general. Poseedor de un tenis de otra época (Saque con un gran arqueo del cuerpo. Revés a una mano. Técnica exquisita) sumado a la explosividad e intensidad del tenis que se juega en la actualidad. Capaz de logros no al alcance de cualquiera como remontarle en el Masters de Madrid el partido a un jugador tan en forma como Stan Wawrinka.

Cada torneo juega mejor que el anterior y no se vislumbra a donde puede llegar.

¿Es el bisoño Thiem un futuro crack?

Jiri Vesely (20 años. 107 del mundo): El tapado.

El altísimo zurdo checo reemplazó a Bernie Tomic como jugador más joven del top100 en 2013. Este antiguo número 1 del mundo junior pegó un salto a lo largo de ese año desde el puesto 260 del ranking al 84. Impresionante su escalada en el ranking.

Capaz, por ejemplo, de apretarle las clavijas a todo un Andy Murray en el último Indian Wells (ganó Andy 6-7, 6-4 y 6-4), el niño que empezó a jugar golpeando la pelota contra una pared está esperando a que llegue su oportunidad de ser protagonista.

El checo declara "Quiero ser un gran jugador, jugar los mejores torneos e intentar ganar trofeos."

¿Llegará pronto el momento de Vesely?

Nick Kyrgios (19 años. 159 del mundo): El estandarte.

Este australiano de origen griego es la gran esperanza del tenis de su país, que poco a poco se va desilusionando con el desempeño de Bernard Tomic. Australia, otrora gran potencia tenística, deposita sobre sus hombros (y sobre los de algunos otros jóvenes. Hablamos de este tema hace un par de semanas) las esperanzas de un pronto retorno a la élite mundial.

Kyrgios llamó la atención del gran público el año pasado cuando entró al cuadro final de Roland Garros para reemplazar a su compatriota John Millman que causó baja de última hora debido a una lesión. En su debut en el circuito (la organización colocó el partido en la pista 17. No se imaginaban lo que iba a pasar) venció a Radek Stepanek en tres tie-breaks. "Estoy muy emocionado por lograr mi primer triunfo de Grand Slam ante un rival con tantos logros y tan luchador como Radek Stepanek, realmente es una gran sensación y aunque sabía que tenía una posibilidad no esperaba poder ganar". El todavía junior (número 1, eso sí) en ese momento era el 262 del mundo y acababa de eliminar a un ex-top10. Sin duda, tuvo el debut soñado.

Por el momento sigue fogueándose en torneos challenger, siendo paciente en su evolución. Aunque sus ocasionales incursiones en torneos de mayor importancia nos permiten ver a un jugador con mucho tenis y un gran margen de mejora. Él sabe que llegará su momento y lo quiere aprovechar con garantías. Quemar etapas a su debido tiempo. Parece una buena filosofía.

¿Os parece qué el tenis de Kyrgios madurará cómo para llegar a ser la referencia del tenis mundial?

Tanto en el caso de Vesely (mide 1,98) como en el de Raonic (1,96) o, en menor medida (nunca mejor dicho), Kyrgios (1,93) resultaría curioso tener a un jugador de casi 2 metros como número 1 del mundo. En otros tiempos eso sería imposible. Pero Marat Safin, con su 1,95, ya demostró que se puede llegar al puesto de privilegio con ese calibre de vertical. ¿Se acerca el momento de tener un número 1 de esa altura?

Para no convertir este artículo en la Biblia en verso, los jugadores considerados son mayores de 18 años y menores de 25. Por lo tanto no entran los juniors Borna Coric (17), Alexander Zverev (17) o mi debilidad personal Stefan Kozlov (16). Tampoco entran Stanislas Wawrinka (29), Roberto Bautista-Agut (26), Ernests Gulbis (25), Del Potro (25), Fognini (26), Dolgopolov (25) o Cilic (25). Aunque podemos charlar de estas u otras posibilidades en la sección de comentarios, claro. Animaos.

DEBATE: ¿Quién será el/los próximo/s número 1 de la ATP?

Comentarios recientes