Un VIP infiltrado

El Mutua Madrid Open cuenta con 80 personas que desempeñan la labor de infiltrados en los palcos VIP. El objetivo: rellenar huecos vacíos.

Daniel Quesada es madrileño, tiene 42 años y es voluntario desde hace cinco años en cada edición del Mutua Madrid Open. Su función durante los primeros días de torneo es la de infiltrarse entre los palcos más caros del torneo para que las televisiones no vean huecos en las tribunas. Daniel forma parte de un grupo de 80 personas que cada día rellenan los palcos más exclusivos del torneo para no dar sensación de vacío en la televisión.

Camisa impecable, pantalón arreglado, zapatos de punta y hasta un sombrero de un patrocinador en la cabeza. Así aparece Daniel Quesada cuando se reúne con Punto de Break en las calles comerciales del Mutua Madrid Open. Lleva la credencial colgada al cuello pero metida en el bolsillo de su camisa.

Es el quinto año de forma consecutiva que accede a ser voluntario en el torneo de su ciudad y en esta edición de 2015, por primera vez, le toca una de las funciones más codiciadas por los voluntarios, el de 'infiltrado'. ”El puesto que yo desempeño es el de palcos VIP. Nuestra función es hacer relleno los primeros tres días de competición, lunes, martes y miércoles”, comenta el madrileño.

La consigna es sencilla: disimular al máximo los grandes huecos que se ven en los palcos que están a pie de pista. Mientras los dueños no estén haciendo uso de las localidades, los voluntarios hacen bulto en las tribunas. “Estamos para que, cuando los partidos son televisados, en la pantalla se vea que hay público. Nuestra función consiste en eso. Cuando viene la gente a la que le pertenece el palco, lo abandonamos” explica Daniel.

Los voluntarios van acreditados, tienen coordinadores, y sus horarios están perfectamente programados ya que dependen exclusivamente de la televisión. “Las chicas de seguridad saben que somos de relleno porque estamos acreditados con una tarjeta. Tenemos nuestros accesos específicos para entrar y nuestros coordinadores, que están diciéndonos cuándo podemos salir y entrar. Está organizado bastante bien el tema de los palcos”.

Daniel es una de los 80 personas que cumplen la función de relleno cada día mientras las televisiones están emitiendo los partidos. Los voluntarios están repartidas en dos grupos de 40 personas y tienen diferentes turnos de ‘trabajo’. El primero en rellenar los palcos empieza por la tarde. El segundo, al comenzar la sesión de noche.

“Nosotros no cobramos nada, es totalmente voluntario”. Como obsequio reciben la ropa oficial de los voluntarios, pero Daniel y su grupo, al cumplir funciones VIP, van vestidos de “paisano” como él mismo comenta, “arreglados, pero de calle, nada de uniformes”.

Los voluntarios como Daniel, hasta el año pasado, recibían dos entradas de regalo por día. Unas 14 en total como contraprestación a la semana de 'trabajo'. “Este año ha sido un poco triste porque en lugar de 14 nos han dado 4. Se ha recortado considerablemente”.

Daniel muestra su preocupación por la poca afluencia de gente los primeros días de torneo. “Habría que fomentar más el torneo. Esto es un evento muy importante de Madrid y debe haber gente en las gradas. Los jugadores se tienen que ver rodeado de público”.

La fórmula para atraer a más espectadores parece no ser complicada, pero sí difícil de llevar a cabo . “Todo lo que sea más barato siempre es bueno, vas a atraer a más público. Yo retiraría palcos y en su lugar pondría gradas con precios más populares. Luego el que se quiera pagar un palco en condiciones, pues que se lo pague. Los palcos rondan los 30.000 euros la semana”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes