Carla Suárez gana su primer título WTA en Oeiras

La canaria derrotó en la final de Oeiras, en Portugal, a la rusa Kuznetsova por 6-4, 3-6 y 6-4 y consigue así el primer título de su carrera

¡Grandísima Carla! Remontando en un tercer set que tenía prácticamente perdido, la canaria se hace en Oeiras con su primer título WTA al derrotar en la final a la rusa Svetlana Kuznetsova por un marcador de 6-4, 3-6 y 6-4. Tras cinco finales, dos de ellas en esta misma pista, Suárez lo pudo lograr.

"¡Al fin!", es lo que habrá pensado la española cuando la bola de Kuznetsova se iba larga para darle en Oeiras su primer trofeo como profesional. Y es que el partido de Carla Suárez es de esos que hacen un "click" en la cabeza de la persona que lo gana. Un "click" que te libera de carga sobre tus hombros y libera presiones. Un "click" que marca un antes y un después.

Porque Carla pasó por todo tipo de momentos en un encuentro que parecía tener totalmente controlado en su primera hora de duración. Un break en los primeros compases del partido que le permitieron nadar a favor de corriente y llevarse sin apenas sufrimiento un primer set que le pondría en ventaja. La rusa parecía no saber por dónde atacar a la española que volvía a romper el saque de su oponente nada más comenzar la segunda manga. Y es que la canaria llevó el peso del partido hasta ese 6-4 y break arriba con 1-0, o incluso, si me apuran, con 6-4 y break arriba con 2-1, ahí, quizás dejó entrar en el partido a la rusa, que poco a poco se fue haciendo más y más poderosa.

Hasta tal punto que se volvieron las tornas. Kuznetsova comenzó a repartir juego de un lado a otro de la pista mientras Carla se veía sobrepasada. La canaria intentaba tirar con su revés, su mejor arma, pero Svetlana conseguía moverla lo suficiente como para evitar que golpeara cómoda. Un parcial de 5 a 1 para la rusa le daba el segundo set. Todo se resolvería en la tercera manga.

Y es aquí donde ese "click" del que hablaba antes tuvo lugar. Carla empezó nerviosa mientras Kuznetsova, a base de derechazos hacía retumbar en las gradas su "C'mon!!" una y otra vez hasta colocarse con 4-1 arriba y dos breaks de ventaja. Dirigiéndose a su banquillo, la española apenas podía levantar la mirada de la tierra mientras por su cabeza pasaban las dos finales perdidas en esa misma pista los dos años anteriores. Quizás, a sabiendas de que casi se veía dándole la mano a su rival y cayendo derrotada, esos nervios desaparecieron y la mejor versión de Carla apareció. Ese "click".

Su revés entraba tan fácil y suave como un cuchillo en una tarta de merengue. A base de bolas altas al revés, movía hacia atrás a la rusa que, presa de la impaciencia, se iba a la red en ocasiones casi con más corazón que cabeza, algo que aprovechó Carla a la perfección. Tanto es así, que logró igualar la contienda a cuatro juegos y a pesar de que aún quedaba final, todo hacía presagiar que Suárez no iba a dejar escapar la oportunidad.

Porque su lenguaje corporal así lo decía. La canaria se iba haciendo grande a la misma velocidad a la que Kuznetsova se empequeñecía. Con paciencia y mucha cabeza, Suárez jugó los dos últimos juegos como sólo lo hacen las más grandes. La bola que le dio la victoria, una pelota que se fuera fuera de la rusa, se llevaba consigo toda esa presión de no haber ganado aún un título. Ya estaba ahí, ya lo tenía.

"A la tercera va la vencida", podría decir Carla, que tras dos finales perdidas en Estoril los últimos dos años, consigue de esta manera su primer título WTA. Ahora, tras lograrlo, sólo le queda hacer valer ese "click" que ha tenido y seguro que este de Oeiras es tan sólo el primero de los muchos que están por venir.

Comentarios recientes