La fiera despierta de noche

Rafael Nadal dio un salto de calidad en su partido de tercera ronda del Conde de Godó ante Ivan Dodig. El número uno jugó como el rey de la tierra

Rafael Nadal.
Rafael Nadal.

Rafael Nadal muestra los primeros síntomas de grandeza sobre tierra batida en 2014. Su victoria ante Ivan Dodig en la tercera ronda del Conde de Godó (6-3, 6-3) supone un paso adelante en su juego. Nicolás Almagro le espera en los cuartos de final.

Rafael Nadal empezó a encontrar la excelencia en la tierra en una situación atípica. En un partido nocturno, en condiciones menos favorables a su juego y ante un rival agresivo que corre frecuentemente hacia la red. De hecho, el croata Ivan Dodig le venció bajo estos parámetros en el Masters 1000 de Canadá 2011.

Nadal conocía el peligro de su rival y estuvo alerta, aunque no dominó hasta el ecuador del primer set. Sus virtudes defensivas contrarrestaron en ocasiones la combinación saque-red de Dodig, pero el tenista balear sólo fue el dueño de la pista cuando restó con mayor profundidad y evolucionó en intensidad. Bajo estas premisas, Nadal estuvo en disposición de dominar los peloteos. Su derecha llevó de un lado a otro al croata, que acusaba el paso de los minutos y encadenaba demasiados errores.

Nadal.

El número uno mundial, fiel a las virtudes que le han hecho el mejor terrícola de todos los tiempos, controló los ángulos, golpeó con sentido y profundidad desde el fondo, y ganó en seguridad minimizando los errores no forzados. Su servicio no fue determinante, pero el 75 por ciento de primeros saques le ayudó a no sufrir la agresividad del resto de Dodig.

La evolución de Nadal en la tercera ronda del Conde de Godó fue evidente. “Durante los primeros días en Barcelona no he entrenado bien. Tuve buena actitud e intensidad, pero cuando uno pierde un partido, lo que necesita es competir”, dijo el número uno en la rueda de prensa posterior al partido. El incontestable triunfo ante Dodig (6-3, 6-3) le deja satisfecho: “He dado un paso adelante. Mi sensación ha sido mejor al pegar a la pelota, al moverme, he jugado más seguro y tranquilo que ayer. He tenido más control cambiando las direcciones”.

Nadal.

Tras una derrota prematura en Montecarlo y demasiadas victorias que han creado incertidumbre, Rafa volvió a ejercer de rey de la tierra. Nicolás Almagro pondrá a prueba la continuidad de la mejora de Nadal en los cuartos de final de este viernes. “Es uno de los mejores del mundo sobre esta superficie. Intentaré jugar más agresivo”, comentó el jugador balear sobre el murciano.

La próxima paternidad de Novak Djokovic también estuvo presente en la rueda de prensa. “¿Es verdad?”, preguntó a los periodistas un escéptico Nadal. “Entonces, felicidades”, dijo con una sonrisa. Sin embargo, el número uno tiene proyectos vitales distintos a los de su máximo rival. “No lo necesito, estoy contento hoy”, afirmó. Eran casi las diez de la noche cuando Rafael Nadal terminó su jornada en el Real Club de Tenis Barcelona. Un día muy largo en el que Nadal retrocedió en el tiempo y avanzó con la raqueta.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes