Toni Nadal: “Si le pitas un warning a Rafael, haces más números para demostrar que eres un árbitro capaz”

El entrenador y tío de Rafael Nadal concedió este martes una entrevista exclusiva a Punto de Break en la que trata diversas cuestiones del número uno mundial

Toni Nadal.
Toni Nadal.

Toni Nadal, entrenador y tío de Rafael Nadal, cree que debería haber un cronómetro en las pistas de tenis para que los jugadores controlen el tiempo entre los puntos. “Me parece increíble que exista una regla donde el que va a sacar no sabe el tiempo que está pasando. Para hacer anotaciones no hace falta que te sientes en una silla, ya lo puedes dirigir desde el bar”, afirma. Rafael Nadal no ha olvidado totalmente la final del Open de Australia. Sus mayores rivales en Roland Garros son Novak Djokovic y Stanislas Wawrinka. Igualar el récord de Grand Slams de Roger Federer no es una motivación especial. Son algunos de los pensamientos de Toni Nadal. Incluso, el futbolista Leo Messi aparece en esta entrevista concedida a Punto de Break por el hombre que dirige al mejor tenista del mundo.

24 horas antes de que Rafael Nadal dispute su primer partido del Conde de Godó 2014, el jugador balear y su equipo abandonan una de las pistas exteriores tras un largo entrenamiento. Unos metros después, Rafael y Toni Nadal separan sus caminos. El número uno busca descanso en la zona reservada a jugadores. El técnico nos acompaña hasta el edificio donde decenas de periodistas tienen su lugar habitual de trabajo esta semana. En un recoveco con una mesa y dos sillas, Toni Nadal responde a las preguntas de Punto de Break.

¿Fue especialmente dura la derrota en la final del Open de Australia por la lesión que tuvo Rafael o porque era favorito y veían muchas opciones de ganar?

Fue dura, para Rafael sobre todo, porque no la pudo competir. Perder de esta manera siempre es más duro, pero cuando el torneo es importante todas las derrotas suelen ser dolorosas.

Ahora, con la cabeza fría, ¿ha pensado lo que hubiera pasado en esa final si Rafael hubiera estado en condiciones físicas de competir?

No, para qué voy a pensar si hubiera ganado o perdido. La verdad es que el otro (Wawrinka) estaba jugando muy bien, no era una final para nada fácil y podía pasar cualquier cosa. Es verdad que si Rafael hubiera estado en plenitud de condiciones, supongo que hubiéramos tenido alguna opción de victoria.

Nadal dijo que le estaba costando superar esta derrota y encontrar esa fuerza interior para competir. ¿Cree que la ha olvidado totalmente?

No, no creo que la haya olvidado totalmente, pero creo que no hay razón para que nos afecte más de la cuenta. Hemos tenido derrotas complicadas. Como todo el mundo, en las carreras hay derrotas que te cuesta más superar como la del 2012 en Australia o la del 2007 en Wimbledon. Bueno, al final la vida vuelve a empezar. Ni cuando ganas, ni cuando pierdes, es un punto final.

Rafael y Toni Nadal.

Tras perder en Montecarlo, ¿los próximos torneos en tierra batida antes de Roland Garros van a ser muy importantes para ir a París con confianza o es algo independiente?

Sí, claro que son muy importantes. Cuando tú pierdes, quieras o no, normalmente te quita un poco de confianza. Más vale recuperarla pronto y que el agujero no se haga demasiado grande. También es verdad que uno tiene un bagaje suficiente de victorias en pista de tierra. Además, Roland Garros es lo más importante, pero no es lo único por lo que juegas toda la temporada de tierra. La juegas porque te hace ilusión ganar el Conde de Godó, Montecarlo, Madrid, Roma o el torneo que sea.

Supongo que estará de acuerdo en que Djokovic, en condiciones normales, es el máximo rival de Nadal en Roland Garros…

No, yo creo que hay dos: Djokovic y Wawrinka. Este último está demostrando que su nivel es muy alto. Ganó hace unos días a Federer y Ferrer. Evidentemente, Djokovic es el rival más duro siempre y el que menos te quieres encontrar, pero Wawrinka está jugando muy bien.

Entonces, en Roland Garros situaría a Wawrinka por delante de Federer y Ferrer…

Bueno, no le situaría totalmente por delante, pero la realidad es que Wawrinka le ganó a Ferrer en dos sets. Es campeón de Montecarlo y uno de los máximos candidatos a Roland Garros.

Tras la inactividad que Rafael tuvo en 2012 por lesión, el año pasado se le vio con mucha hambre y frescura mental. ¿Ha perdido parte de esa frescura después de un año compitiendo?

Mira, la realidad es que en cualquier deporte todo está en función de los resultados. Cuando tú vas ganando tienes frescura, y cuando vas perdiendo no tienes frescura. Mira a Messi. Las jugadas no le acaban de salir y no tiene frescura. En 2011, creo que Rafael dijo que le faltaba frescura y yo creo que lo que le faltaban eran victorias también. Al final, tú ves las cosas según cómo están pasando. Cuando ganas, todo va fácilmente y tienes más frescura porque no necesitas hacer un esfuerzo extra para ganar. En cambio, cuando pierdes no acaba de ir bien y te aparecen todas las dudas: de frescura, de físico, de lo otro… pero es una situación normal que pasa dentro del mundo del deporte.

Rafael Nadal.

Usted dijo recientemente que los golpes de Nadal no estaban haciendo daño a sus rivales. ¿Es una cuestión técnica que se debe corregir o simplemente una cuestión de confianza?

Bueno, al final… yo hago paralelismos con todos los deportes. Cuando las cosas no acaban de ir bien del todo hay una cuestión técnica, pero la cuestión técnica se produce normalmente por una cuestión de confianza. Tienes menos confianza y en el momento de impactar la bola no dejas ir la mano tan suelta y la pelota corre un poco menos, pero también te diré que en el Open de Australia y en Montecarlo las pelotas iban bien en cada entrenamiento. El día de los partidos le costaba un poco más, pero entiendo que es más una cuestión de confianza.

El estado de sus rodillas es mejor que en los últimos años. ¿Da eso mayor tranquilidad y permite entrenar de otra manera?

Bueno, esto nos hace, sobre todo, estar más contentos dentro de la pista porque no tienes esta presión extra que hemos tenido todos estos años.

Cuando Nadal no pudo competir en los Juegos Olímpicos de Londres, se planteó como meta a largo plazo estar en los de Río de Janeiro. ¿Se replanteará en ese momento hasta qué edad quiere competir?

No, la cuestión es que venía jugando muy bien en 2012 (finalista en Australia, campeón en Roland Garros) y era el primero en el ranking de la Race. Llegamos a Wimbledon con problemas de rodilla. Allí creíamos que era algo pasajero, y participar en las Olimpiadas defendiendo a España y siendo el abanderado era la ilusión que tenía. Entonces él dijo: “No he llegado, al menos que pueda llegar a la siguiente en condiciones”. No te planteas si en dos o tres años vas a terminar, te planteas jugar y después ya veremos.

Tras lo ocurrido en Wimbledon en los dos últimos años, ¿han pensado en preparar el torneo de otra forma?

No, porque no creo que haya sido fruto de un mal juego. Las derrotas, con todos mis respetos para los rivales, han sido más fruto de problemas físicos que de problemas técnicos o de preparación del torneo. La realidad es que en los dos últimos años llegamos mal por el tema de las rodillas y nos costó mucho competir.

¿Igualar el récord de Grand Slams de Roger Federer supone una motivación especial o sólo es un tema de la prensa?

De momento, estamos muy lejos. Si aún me dijeras igualar el de Pete Sampras, que estamos a una victoria, todavía… pero el de Federer nos cae muy lejos. No vamos a pensar ahora en el de Federer cuando nos quedan tantos. No es una motivación especial. La motivación, al menos para mí, es seguir estando arriba, disfrutar de lo que uno hace y tener la opción de ganar torneos importantes.

Rafael y Toni Nadal.

El hecho de ser tío de Rafael, ¿hace que la relación entrenador-jugador sea más directa?

Bueno, me ha dado todos estos años una cierta libertad para decir lo que pensaba, pero no a día de hoy. Un entrenador que esté con un jugador tantos años tendría la misma relación que nosotros ahora. Aparte de convivir en los entrenamientos, convivimos fuera en según qué momentos: comidas familiares, jugando al golf o yendo en su lancha. Tengo este margen extra, pero el margen que tenía cuando Rafael tenía 10, 12 o 18 años ya no existe. Es la relación normal con un entrenador.

Ser su entrenador durante tantos años es algo que se ve en muy pocos jugadores. ¿Provoca un desgaste en la relación y que el jugador pierda esa motivación extra que supone un nuevo técnico?

No sé, se lo tendrías que preguntar a él. Es verdad que cuando uno entra dentro de una rutina se pierde algo de frescura. También es cierto que cuando estás con gente nueva tienes otros inconvenientes de falta de conocimiento personal. De todos modos, te diré que en el caso de Rafael yo estoy de entrenador, pero también están Carlos Costa, Francis Roig… Si nos faltara motivación a todos, mal asunto.

Cada vez se ven más warnings por el exceso de tiempo entre los puntos. ¿Está Nadal especialmente señalado por los jueces de silla? ¿Qué opinión tiene de este tema?

Sobre esto tengo dos opiniones. En primer lugar, me parece increíble que exista una regla donde el que va a sacar no sabe el tiempo que está pasando. Si tú quieres hacer una regla de este tipo, tajante y exacta, lo que deberías poner es un cronómetro que te indique y así sepas a dónde vas. En segundo lugar, es curioso que un árbitro se rija por un reloj. Es decir, que no tenga la habilidad de saber si un jugador necesita más o menos descanso, si uno pierde tiempo o no, si el punto ha sido muy disputado, si necesitas un extra de concentración, si el público está hablando… todos estos condicionantes actúan a la hora de tomarse un tiempo entre punto y punto.

Y a partir de aquí, ¿qué pasa con los árbitros? Por una parte, hay un respeto especial cuando uno es un gran jugador o está arriba en el ranking. Los árbitros van con más cuidado, es una cosa que pasa en casi todos los ámbitos de la vida. Tendemos a ir con más cuidado con la gente que destaca, desgraciadamente. Pero también hay otra consecuencia: tomas más notoriedad si “se la haces”. Se sabe que Rafael es un tipo que tarda. Pues… a ver quién es el valiente que le da los warnings. Y al final hay veces que le señalan warnings, como este último en Montecarlo, que dices: “Joder". La realidad es que yo controlo el tiempo para saber cómo vamos. En esta ocasión no llevaba demasiado y el rival se había excedido de tiempo dos o tres veces. Bueno, es más notorio si le pitas un warning a Rafael, haces más números para demostrar que eres un árbitro capaz.

Rafael Nadal.

¿No cree que los warnings no se señalan por un punto concreto sino por una reiteración?

Se señalan por una reiteración, evidentemente. Hay una cuestión matemática: el punto se ha acabado aquí, tú lo has empezado aquí y has tardado este tiempo. Pero también hay una cuestión de interpretación del juego. Es que si no, no hace falta que seas árbitro. Cuando la bola va cerca de la línea, hawkeye, etc. Para hacer anotaciones no hace falta que te sientes en una silla, ya lo puedes dirigir desde el bar. Estás allí porque se supone que entiendes el juego, y es más, según en qué ocasiones, va bien para el espectáculo que el descanso entre puntos dure un poco más, porque se toma conciencia de un punto importante. “Matchball, saco… no. Matchball, me lo pienso…” y la tensión que se vive en la pista se traslada al público. Creo que va bien y el árbitro lo debería interpretar así.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes