Rafa Nadal, victoria entre dudas

Rafael Nadal debutó convictoria ante Albert Ramos en el Barcelona Open Banc Sabadell. El número uno del mundo tiró de oficio para sacar el partido.

Rafael Nadal en la pista central.
Rafael Nadal en la pista central.

Rafael Nadal comenzó con victoria en el Barcelona Open Banc Sabadell ante Albert Ramos por 7-6, 6-4. El mallorquín no mostró su mejor faceta pero aún así encontró las soluciones para sacarse el partido ante un rival incómodo como el catalán. El vigente campeón avanza pero deja dudas en su juego.

El mallorquín sigue sin tener las mejores sensaciones dentro de la cancha de tenis pero con mucha chapa de campeón va sacándose los partidos. La pista central del Real Club Tenis Barcelona volvió a ver como tiraba de oficio para deshacerse de un rival muy complicado.

Rafael comenzó tenso el partido y Albert todo lo contrario. La (no) presión del que no tiene nada a perder estaba jugándole a favor. Pegaba golpes limpios, tiros ganadores y estaba sólido al resto.

Así, Albert Ramos, logró romperle el servicio a Nadal en el tercer juego del partido. La grada, incrédula ante el juego vistoso que proponía el catalán, murmuraba y tiraba comentarios de todo tipo. Nadal no estaba a gusto y la gente lo notaba.

Rafel va, venga”. “Vamos, Rafel” le gritaba su tío Toni mientras también metía de por medio algunas indicaciones técnicas únicamente al alcance de un oído prodigioso.

El partido avanzaba de forma muy pareja pero en el 5-5 el ‘box’ del número uno del mundo vio que era el momento clave. “La mano dura, Rafel. La mano dura. Aprieta y muévelo”.

Y así fue como el obediente Nadal apretó los dientes en el momento de la verdad. Ese donde no suelen fallar los grandes. Esos trances del encuentro donde Rafael no regala ni una pelota, y obliga al contrario a ganarle el punto una y otra vez.

Rafael se metió en la pista, ganó un metro de terreno y empezó a repartir tanto de revés como de derecha obligando a Ramos a ir a remolque. Quebró para ponerse 6-5 y le llegó el momento de cerrar el set con todo a su favor.

Curiosamente fue cuando Nadal titubeó, mostró dudas y Ramos no quiso dar el set por perdido. Buscó al número uno del mundo, se puso fuerte, le rompió el saque y forzó el desempate.

Como el balear no quería dejar pasar una nueva chance de decantar el partido de su lado, volvió a sacar su mejor versión en el tie break del desempate para marcar diferencias. Así se impuso con autoridad por 7-2.

En el segundo set, Nadal seguía sin encontrar su mejor juego ni limpieza en sus golpes. La derecha no funcionaba a su gusto y esto le restaba confianza en sus golpes y su tenis.

"He pegado algunos golpes buenos pero uno no pasa de uno a cien. Soy un jugador que siempre ha jugado de forma lógica y de términos medios. Toda mi vida he hecho las cosas con estabilidad mental. Mi estilo de juego ha sido como un esquema ordenado, y cuando hago cosas bien las mantengo y cuando no, me las replanteo" comentó Nadal al ser preguntado por sus golpes que parecían no estar del todo acertados.

Así la batalla se hacía poco vistosa pero muy igualada. Parecía que los dos jugadores se sacaban con oficio sus saques pero estaban a la espera que el otro pusiera una marcha más al resto.

Y ese cambio llegó de la mano de Nadal. El número uno volvió a apretar en el momento más importante y a Ramos no le salió nada. Regaló el juego del 4-5 y saque para darle el partido a Rafael.

"He sufrido a lo largo de todo el partido y al no hacer mi mejor juego, lo normal es sufrir. He jugado un tie break bueno, sin hacer nada espectacular ni cometer errores. En el segundo set se me ha acalambrado la mano así que me costaba seguir el partido".

En octavos de final chocará ante el croata Ivan Dodig que despachó a Feliciano López en dos sets. "Es un jugador bastante completo, con un buen saque, juega bien de fondo y se mueve bien. Hoy ha jugado muy bien contra Feli. Yo intentaré jugar bien para mantener la posición" explicó Nadal en rueda de prensa.

Así, Nadal debuta con el pie derecho en su ATP 500 preferido y amplía sus cifras a 42 partidos disputados en el Conde de Godó con 41 victorias de manera consecutiva. Una estadística demoledora que lo convierte en el absoluto Rey de la ciudad condal.

Comentarios recientes