El camino que abre Stanislas Wawrinka

Con Nadal en horas bajas, Djokovic mermado y la posible ausencia de Federer, ¿podríamos ver a un nuevo ganador en Roland Garros?

Stan celebra el título en Montecarlo. Foto: lainformacion.com
Stan celebra el título en Montecarlo. Foto: lainformacion.com

Wawrinka ha abierto el camino. En un sendero comandado los últimos años por los Nadal, Djokovic, Federer o Murray, un secundario está haciendo acto de presencia, demostrando a los demás que sí se puede.

Cuando acabó Miami, todos imaginábamos que Nadal y Djokovic se disputarían el título en Montecarlo, pero una vez allí, Rafa tuvo serios problemas ante Gabashvili y aunque superó con rotundidad a Seppi, Ferrer fue bastante mejor que él, apeándole en cuartos de final en un torneo en el que había llegado a la final los últimos nueve años. Escuchaba ayer a los compañeros de Planeta Tenis debatir sobre el estado del actual número 1 y es cierto que últimamente se le ve algo apático. Su nivel tenístico ha bajado enteros y no se le ve lo fresco que se le solía ver a estas alturas de temporada al llegar la gira de su superficie favorita, la tierra.

Djokovic, por su parte, apareció con un vendaje en su muñeca y confesó que no estaba bien. Le vimos sufrir bastante ante Guillermo Garcá-López y contra Roger Federer estuvo incluso a punto de abandonar. Sus declaraciones al acabar el partido no fueron muy halagüeñas. Tendrá que descansar unos 10 días y ver cómo evoluciona la lesión. Algunos rumores apuntan que podría estar un par de meses de baja. Un auténtico palo para el serbio, de confirmarse esto.

Con los dos grandes favoritos y dominadores del circuito en horas bajas, todas las miradas se dirigen hacia Roger Federer. El suizo está viviendo una segunda juventud y vuelve a asombrar con su tenis, pero se le ve un puntito por debajo en lo físico cuando el partido tiende a alargarse demasiado, algo lógico ya que el paso de los años es inevitable y recordemos que tiene 32 años. Esto lo pudimos comprobar tras ganar el primer set en la final de Indian Wells ante Djokovic y también un poco en la final del pasado Domingo en Montecarlo.

Con un Andy Murray desconocido desde que ganara el pasado Wimbledon, era la hora de que un actor secundario tomara las riendas de protagonismo. Y ese no ha sido otro que Stanislas Wawrinka. Un tenista que ha encontrado su punto álgido cuando otros ya ven más cerca la retirada (29 años) y que con su título en Montecarlo ha demostrado que su victoria en el Open de Australia no fue fruto de la casualidad. El de Lausana ha llegado, y promete dar guerra.

¿Es la hora de ver un ganador diferente en Roland Garros?

El éxito de Wawrinka ha hecho ver a los demás que es posible. El propio Tomas Berdych lo comentaba: "El triunfo de Stan en Australia es un estímulo para mí". David Ferrer, tras su victoria ante Nadal en Montecarlo, ahora cree un poco más que antes de que si se repitiera otra final de Roland Garros como el año pasado, podría ganarla. Si Novak sigue con esas molestias y Nadal no recupera el ritmo de juego, además de la posible ausencia de Federer en el torneo parisino, todo es posible.

Y aunque aún es temprano para aventurar lo que pasará el mes que viene, parece ser que los soldados se están sublevando ante los que antes eran los comandantes. Ayer en Planeta Tenis preguntaban si Stan podría llegar a competir por el número 1. Wawrinka ya ha comentado: "He demostrado que puedo ganar a cualquiera". Agárrense, que vienen curvas.

Comentarios recientes