Lo que no se vio del Conde de Godó

Las grandes estrellas del Conde de Godó no compitieron el lunes, pero muchas de ellas entrenaron sin público, casi en soledad, ante la mirada de Punto de Break

Rafael Nadal.
Rafael Nadal.

Rafael Nadal, Feliciano López, David Ferrer, Marcel Granollers, Fabio Fognini, Tommy Robredo, Philipp Kohlschreiber y Fernando Verdasco fueron algunas de las estrellas del Conde de Godó que entrenaron en la intimidad este lunes. Allí estuvo Punto de Break.

Mientras las cámaras de televisión centraban su atención en la derrota de Pablo Carreño y las victorias de Roberto Bautista Agut y Albert Montañés, las grandes estrellas del Conde de Godó entrenaron este lunes en las pistas exteriores. En una zona inaccesible para el público, ante un número de periodistas que podía contarse con los dedos de una mano. Alrededor de las 12, Rafael Nadal y Feliciano López entraban a la pista 18 acompañados de sus equipos. La tierra batida mantenía las huellas de Tommy Robredo y Philipp Kohlschreiber, que habían intercambiado raquetazos previamente.

El entrenamiento de Nadal con Feliciano fue monotemático: derechas y más derechas. Toni Nadal insistía en las indicaciones a su pupilo, corrigiendo su movimiento de brazo para añadir mordiente a este golpe. Rafael, siempre serio y concentrado. Feliciano, más bromista, comentaba la pesadez de las pelotas en un día que comenzó nublado y húmedo. Su entrenamiento recibió la visita fugaz de Nikolay Davydenko, posible rival de Nadal en segunda ronda. El ruso llegó, les observó durante un minuto, y regresó a la zona reservada a jugadores.

Nadal.

En la pista anexa, separada por un estrecho pasillo, David Ferrer y Marcel Granollers afinaban su raqueta. El alicantino dominaba desde el fondo ante la mirada de José Francisco Altur. El entrenador de Ferrer conversó brevemente con Mark Woodforde, técnico de Marinko Matosevic. Mientras, Dominic Thiem preparaba su inminente enfrentamiento con Radek Stepanek. Después de soltar las piernas, el joven jugador austriaco observó atentamente los peloteos entre Ferrer y Granollers durante diez minutos.

Tras finalizar su entrenamiento, Ferrer y Altur conversaron distendidamente con Francis Roig, uno de los entrenadores de Nadal. Tras un breve descanso, el número uno del mundo continuó su sesión con el joven Pol Toledo. Ambos protagonizaron peloteos intensos en los que Nadal empezó a golpear de revés con mayor asiduidad.

Fognini.

Mientras, Fabio Fognini y Josep Perlas llegaban a la pista que Ferrer y Granollers habían abandonado unos minutos antes. Les esperaba el veterano Max Mirnyi, que compite en el cuadro de dobles con Feliciano López. A escasos metros de distancia, Perlas bromeaba con Carlos Costa, mánager de Nadal. “La derecha de Fabio es casi tan buena como la de Carlos Costa”, decía en alto. Fognini, mucho más relajado que en competición, celebraba sus golpes ganadores en castellano. Para terminar, Fognini probó la puntería de su servicio con botellas de agua colocadas por Perlas en el cuadro de saque, pero el italiano tuvo escaso acierto.

Michael Chang, actual entrenador de Kei Nishikori, aparecía por sorpresa con su hija pequeña para enseñarle a empuñar la raqueta en la pista polideportiva próxima a las pistas exteriores. Y mientras tanto, ahí seguía Nadal. Tras practicar su saque, el jugador balear tuvo una larga conversación con su equipo. Eran las 14:55h. Casi tres horas después de haber entrado, Rafael Nadal y su equipo salían de la pista 18.

Verdasco y Enqvist.

Sobre las cinco de la tarde, los doblistas Daniel Nestor y Nenad Zimonjic, exnúmeros uno del mundo, entrenaban e intercambiaban impresiones en soledad. A escasos metros, Fernando Verdasco y David Marrero, también compañeros de dobles, ponían a prueba su juego individual. Verdasco, muy motivado, bromeaba al mismo tiempo con los golpes a la línea del canario. El sueco Thomas Enqvist, con una chaqueta azul, dirigía la sesión y corregía el movimiento de volea de Marrero.

Así transcurrió la jornada del lunes en el lugar más íntimo del Real Club de Tenis Barcelona, donde estrellas del presente, pasado y futuro conviven antes de que la exigencia de la competición les convierta en protagonistas.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes