Carla Suárez: "Me entristece saber que se está perdiendo la temporada de tierra batida"

Carla Suárez explica los motivos de su ausencia con el equipo español de Copa Federación, analiza su carera y ve con tristeza el futuro de la tierra batida.

Carla Suárez tras acabar un partido del Australian Open
Carla Suárez tras acabar un partido del Australian Open

Carla Suárez visitó el estudio de Planeta Tenis y tuvo una charla profunda donde se abarcaron diferentes temas: su ausencia en el equipo español de Copa Federación, sus duros inicios en Barcelona y la actual situación del circuito WTA. En Punto de Break recopilamos parte de la entrevista.

La canaria vive un momento dulce. Bien asentada entre las 20 mejores del planeta encara el tramo de temporada donde puede cosechar mejores resultados, la gira europea de tierra batida. La Copa Federación no encajó en el calendario de la primera raqueta española y esto hizo levantar críticas por parte de algunos aficionados. Carla las entiende pero invita a la gente a entender el porqué de cada elección. Cada decisión está estudiada, planificada y meditada no solo por Suárez sino por todo el equipo de trabajo que tiene detrás.

Una charla sincera, abierta y profunda donde se tocan varios aspectos de la número uno de España. En Punto de Break traemos una porción de la entrevista completa que puedes escuchar aquí.

¿Por qué no está con el equipo español de Copa Federación?

La principal razón es un tema de calendario. Es muy apretado no solo para las jugadoras de la WTA sino también para los jugadores de la ATP. No soy la única jugadora que no asiste a Copa Federación o a la Copa Davis. También intentamos aprender un poquito de los errores del año pasado ya que yo llegué muy justa físicamente a Roma y Roland Garros y queremos intentar que ese fallo físico que tuvimos el año pasado no nos vuelva a pasar. Tener una semana aquí tranquila trabajando bien físicamente creo que es muy importante.

No es fácil tomar una decisión de este calibre cuando uno ya no responde individualmente sino que representa a un grupo y en este caso a un país…

Nosotros para este tema tuvimos varias reuniones con todo el equipo antes de empezar la temporada, después del Open de Australia… la verdad es que es complicado el hecho de decidir porque es una competición que a las jugadoras les gusta mucho el hecho de jugar por tu país. Son decisiones que tienes que tomar y a veces gustan y otras no. A veces se nos critica otras se nos respeta pero al final la gente tiene que saber el porqué desde dentro.

¿Le duele algunos comentarios cuando la gente la critica?

A veces sientan mal. Según el día que los leas o la época que estés pasando a veces no sientan bien pero al final sabes que son cosas que pueden pasar cuando eres una jugadora profesional y la gente te sigue. Si fuera seguidor o fan de algún jugador querría verlo siempre jugando entonces lo puedo entender.

Lo que no entiende mucha gente es que por condiciones hayas jugado la primera eliminatoria que venías de pista rápida, pasabas por tierra para luego volverte a ir a rápida. Lo de febrero parecía más problemático. En cambio ahora, era todo tierra batida…

Las semanas de Copa Federación siempre son ‘malas’. No hay semanas ‘buenas’. El hecho de haber jugado la primera (eliminatoria) pues me hacía muchísima ilusión el hecho de poder estar con mis compañeras en unas posibles semifinales. Fue una decisión que nos costó mucho tomar y tuvimos muchas reuniones antes de decidir. Me salió cara (la elección) pero disfruté mucho. Fue un fin de semana de muchísima lluvia y la eliminatoria acabó un lunes. Esto hizo que me perdiera el torneo de Doha que para mi es muy importante. La gente tiene que entender que ahora no estoy pero en la de Sevilla sí estuve y que me perdí un torneo. Podría haber hecho como las checas, que Safarova y Zakopalova cogieron un avión para poder llegar a Doha y yo me quedé. Vuelvo a repetir, son decisiones de todo el equipo y no solo mías.

Es la número 16 del mundo… ¿se pone a pensar realmente dónde está?

Muchas veces lo pienso. Vives con eso en el día a día pero al final lo que importa es el trabajo diario porque la competitividad es muy fuerte. Un día puedes estar arriba y al otro puedes estar abajo, en apenas meses de diferencia…

Si nos vamos unos años atrás, ¿se creía que podía estar realmente entre las 20 mejores jugadoras del mundo?

Siempre lo sueñas, te pones un objetivo y suele ser alto. Poco a poco veía que los resultados iban llegando. Al final las cosas que uno va creyendo que puede conseguir las va cumpliendo y esperemos que la cosa pueda seguir avanzando.

¿Con qué edad vino a Barcelona?

Con 18.

El comienzo fue bastante duro…

Me acuerdo que decidí no seguir la relación de entrenador-jugadora con mi antiguo entrenador y yo le dije a mis padres: “me quiero ir a Barcelona”. Es difícil porque dejas tu casa, te vas sola… mis padres y mis hermanos se quedaron ahí (en Canarias). Al principio vivía sola y eso es complicado.

¿Qué es lo que más recuerda de esa época?

El frío. Date cuenta que yo vengo de una isla donde estamos durante todo el año a unos 20 grados. Cuando vine aquí en noviembre o diciembre si había 5 grados para mi eso era horrible. Entrenaba al aire libre y la mano izquierda estaba congelada, fría.

¿No pensó por momentos: “qué hago yo acá”?

No porque era lo que yo había decidido y para dar el salto cuando tú eres isleño siempre te tienes que ir fuera. Yo iba viendo que iba mejorando y eso lo disfrutaba porque era lo que quería.

¿Sus objetivos van semana a semana? ¿Mes a mes?

Vamos semana a semana. Al final el tenis es un deporte de muchísima exigencia y tienes que estar cada semana bien. Casi cada semana competimos y al final el trabajo del día a día es el que te da los resultados a largo plazo.

¿Se ve llegando al top ten?

Visualizado lo tengo. La competitividad está muy alta y el nivel ha crecido muchísimo y mi intención es estar ahí día a día trabajando para poder conseguirlo.

Viene de Katowice (Polonia) y ha sido una semana especial ya que ocurrió un hecho insólito…

Este es un torneo que ya estaba desde el año pasado en el calendario y era de tierra batida. Este año decidieron pasarlo a pista rápida e indoor. Ellos tenían dos pistas, la central y la pista uno, y decidieron que el jueves se pasarían toda la noche trabajando para convertir esas dos pistas en una sola central.

¡Increíble!

Sí. La verdad que nunca lo había visto y les salió bien porque la pista se quedó muy bien.

Cambió el tipo de superficie…

La pista al principio era bastante rápida. Luego se quedó un poquito más lenta que a priori a mí me gusta más. Jugué dos partidos en la central ‘vieja’ y dos en la ‘nueva’.

Por más que estuviese más lenta le tocó en semifinales una pegadora como Camila Giorgi que a la que puede revienta la pelota…

Sí. La verdad es que es una chica que juega al todo o nada. Ese partido no lo jugué mal pero me costó muchísimo restarle. Es una chica que no da mucho ritmo y no es fácil adaptarse al juego. Fue un partido que se decidió por detalles y ella en los momentos importantes compitió mejor que yo.

Sobre todo en el tie break del primer set…

Sí. Ahí fue el momento clave del primer set. Pequeños detalles que marcan mucho el partido.

¿Qué es lo que más cuesta a la hora de jugar con tenistas tipo Camila Giorgi que le pegan a todo?

A mi principalmente el hecho que me ataquen tanto el resto. Yo no soy una jugadora alta ni tengo un resto tan potente. Estas jugadoras atacan todo desde el resto. Siempre me ha costado mucho la primera bola después de mi saque. Yo tenía que intentar hacer todo lo más lento posible. Cambiarle mucho el ritmo.

El tenis femenino parece últimamente que se le pega a la pelota y si entra bien y si no, pues también…

Aparentemente puede parecer eso pero creo que las jugadoras lo van haciendo cada vez más a conciencia y están más preparadas para jugar así. Se entrenan para jugar así.

Hay partidos que las tenistas llegan a hacer 50 o 60 errores no forzados por cabeza. ¡Eso es una barbaridad!

Pero es que al final es lo que les han enseñado y lo que trabajan en el día a día. Hay días que salen y otros que no.

¿Ve tenis femenino?

¿Tengo que decir la verdad? (Risas)

Sí. Ya vi que iba a mentir. Por favor no mienta…

La verdad es que no suelo ver mucho tenis.

¿Le aburre?

No es que me aburra pero es que ya lo vivo en el día a día y ahora mi entrenador me hace ver muchos vídeos míos para analizar las cosas y con eso ya tengo suficiente.

El hecho de no haber ganado ningún torneo WTA, ¿le afecta a la hora de cerrar algún que otro partido?

Es lógico que la gente se pregunte cómo puedo ser la 16 del mundo sin haber ganado ningún título pero al final el ranking no lo marca el hecho de que gane un título, dos o tres. Sino que lo marca el hecho de que varias semanas durante el año y en torneos importantes lo hagas bien. Yo tengo ganas de que ese primer título llegue. De momento no ha sido posible. He perdido 5 finales pero no siento una presión extra. Estoy trabajando para que algún día ese título puede llegar.

Va a jugar solo cinco torneos en tierra batida en todo el año…

Esto me entristece. El jugador español siempre se ha criado en tierra y, muchos, el perfil que tienen es de jugador de tierra. Yo solo tengo Stuttgart, Estoril, Madrid, Roma y terminamos con Roland Garros. El circuito de chicos es diferente porque tiene más torneos. Cada vez nos están quitando más torneos de tierra y esto entristece.

Xavi Budó, su entrenador, decía que había que adaptarse y recomendaba a las pequeñas jugadoras que fueran entrenándose en pista dura ya desde chicas…

Entiendo lo que dice Xavi porque al final es la evolución del tenis y ésta va enfocada a una jugadora agresiva, intensa. Esto te lo da la pista rápida y no la tierra. Se está perdiendo la jugadora de tierra batida…

Puedes escuchar la entrevista completa aquí.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter