Llegó la hora de Suiza

La Suiza de Roger Federer y Stanislas Wawrinka choca ante Kazajistán en busca del pase a semifinales de Copa Davis. Una oportunidad de oro.

Roger Federer y Stanislas Wawrinka buscarán abrir con el pie derecho la serie de cuartos de final ante Kazajistán en Ginebra. Wawrinka inaugura la eliminatoria frente Golubev y luego lo hará Federer frente a Kukushkin. Los helvéticos parten como grandes favoritos no solo a eliminatoria sino también a conquistar la ensaladera de plata. El reciente ganador del Australian Open dejó una perla en clara alusión a Federer: “Para mi el ranking no influye en la Copa Davis, sabemos quién es el jefe”.

Llegó un día muy esperado para los suizos que vuelven a tener en casa a los dos mejores del país. Número tres y cuatro del mundo, se enfunden la camiseta roja y blanca para intentar buscar de manera rápida el billete a semifinales de la Copa Davis.

Tanto Wawrinka (3º) como Federer (4º) parten como amplios favoritos en sus individuales de hoy. El primero se enfrentó a Golubev (64º) en tres ocasiones. Dos triunfos cayeron del lado suizo y uno del kazajo.

A priori, por ranking y estado de forma, Wawrinka no debería encontrar grandes dificultades en vencer a su rival, sin embargo su última victoria ante Golubev vino a raíz de una retirada y en el anterior encuentro, el que venció, fue el ruso nacionalizado kazajo. Recién hay que remontarse a 2009 para encontrar el primer triunfo del de Lausana.

Sin embargo a día de hoy las sensaciones son distintas. Golubev no termina de encontrarse en el circuito ATP donde apenas ha ganado 3 partidos en todo el año (de los cuales dos fueron en Copa Davis). Donde sí obtuvo un buen resultado fue en su país de adopción que consiguió alzarse con un Challenger en el mes de febrero.

Si se cumplen los pronósticos, Roger Federer saltará a pista con el 1-0 a favor y con la confianza necesaria para dejar encarrilada la serie. El de Basilea choca ante otro ruso nacionalizado kazajo, Mikhail Kukushkin (56º).

Roger quiere seguir con las buenas sensaciones con las que arrancó el año y, este fin de semana en Ginebra, se encuentra con las condiciones idóneas: pista rápida y techada, público volcado, jugando en casa y con confianza.

Federer saldrá como una motocicleta encendida para imponer su fuerte ritmo de entrada. Ante Kukushkin solo chocó una vez en su carrera y lo despachó en sets corridos en primera ronda de Wimbledon 2011.

Así pues, y con toda la artillería pesada, Suiza saldrá en busca de su título más preciado. Federer y Wawrinka se ven candidatos al título. Son una opción seria y firme a tener en cuenta. Aunque ayer ‘Stan’ salía a calmar las aguas y avisaba que no pensaban en la final y que antes queda mucha tela por cortar.

Eso sí. No pudo esquivar lo obvio: “"Todos sabemos que tenemos una buena oportunidad, sobre todo porque Roger está jugando y yo estoy jugando".

Suiza muestra credenciales al título por varios aspectos. Primero, se ha beneficiado de derrotas en primera ronda de superpotencias como España, Serbia, Argentina, Canadá o Estados Unidos. Cinco rivales, que podrían ser candidatos a la ensaladera, eliminados, por diferentes motivos, a las primeras de cambio.

Segundo, porque es uno de los grandes objetivos tanto de Federer como de Wawrinka. Saben que probablemente sea un ‘ahora o nunca’ al que se enfrentan en este 2014. Apenas sin esfuerzos podrían estar en semifinales si no salta la sorpresa mayúscula en Ginebra.

Tercero, la pasión con la que se vive la competición. No se va por dinero ni tampoco por puntos. Lo que llama a la Copa Davis es la magia que la envuelve. La gloria. Por el orgullo que se tiene al representar al país.

Suiza va lanzada como un cohete. Wawrinka abre la serie y Federer intentará poner sobre la mesa el postre del día. Con un ojo espiando qué pasa en Nápoles entre Italia y Gran Bretaña, Suiza quiere pisar fuerte en la máxima competición por países del mundo.

El reloj marca la hora suiza. Esa que, generalmente, no falla.

Comentarios recientes