Serena sigue dominando a Sharapova

Serena Williams jugará su novena final en Miami, después de derrotar a Maria Sharapova en dos sets, 6-4 6-3. Espera por Li o Cibulkova

Serena Williams jugará su novena final en Cayo Vizcaíno después de derrotar a la rusa Maria Sharapova en dos mangas, 6-4 6-3. Es la 15ª victoria consecutiva de la norteamericana sobre la europea, quien no conoce la victoria frente a la actual número 1 desde el torneo de Los Ángeles 2004, hace ahora una década. La rusa, quien había jugado las tres últimas finales en Crandon Park, mostró tramos de un tenis casi definitivo, pero Serena volvió a demostrar que su ritmo es más que la cima; el limbo de la WTA.

Sólo así se explica la narrativa numérica del marcador, en el que Sharapova domina ambas mangas con break arriba (4-1 y 2-0). Después de salvar sendos 15-40 en sus dos primeros turnos al saque, la rusa extralimita sus facultades desde un tenis técnicamente insostenible, un salto al vacío de puro fuego que comienza con extraordinarias defensas que provocan errores impropios de Serena, contragolpes imposibles, tiros corregidos en décimas de segundo, cambios de dirección irreales y golpes ganadores que lamen cada esquina del campo, las dos largas y las más cortas. Maria erosiona el campo con cañonazos que asombran la pista central. La ventaja, creada.

Después siempre viene lo más complicado: sostener el conocido y consecuente incremento de nivel de Serena Wiliams, la serenata. Sólo una firmeza mental inquebrantable y un alto porcentaje de primeros puede acercar a sus rivales a coquetear con opciones de victoria. Sharapova, cuyo currículum particular con Williams ya está todo dicho, no logra obtener ni un juego más desde el 4-2, con cuatro juegos consecutivos para los manotazos de Williams.

En el segundo rompe Maria en otro arreón de los suyos, teniendo bolas para el 3-0. Y los cauces siguen formándose del mismo modo en el segundo y definitivo parcial. Más allá de una cuestión personal entre ambas, con una clara desventaja psicológica, Sharapova no puede hacer más si Williams recorre los partidos desde dentro y enfocada. Es un ritmo distinto, en el golpeo, en la técnica, desde el servicio, en la pura velocidad y calidad del tenis de la leyenda de las barras y estrellas.

Williams, que defendía título de 2013, luchara por su segundo título del año frente a la ganadora del Cibulkova – Li. Motivada por jugar en casa, máxima favorita ante ambas. Por su parte Sharapova cierra una semana más que positiva, creciente y recuperando parte de su estado de ánimo y confianza. Aún perdiendo más puntos en el ránking, el horizonte de Masha se aclara a corto plazo.

Últimas 16 ediciones en Miami, nueve finales de Serena

Comentarios recientes