Grigor Dimitrov y su inminente entrada en el top ten

Grigor Dimitrov tiene al alcance de su mano meterse entre los diez primeros jugadores del mundo. En Punto de Break desglosamos al detalle sus números.

El búlgaro, actual número 16 del mundo, encara un 2014 con altas posibilidades de hacerse un hueco entre los 10 mejores jugadores del planeta. A día de hoy está a poco más de 500 puntos de asomar la cabeza entre ese selecto grupo de tenistas. Con un evidente progresos mental, físico y tenístico respecto al año pasado, Grigor Dimitrov tiene todo de cara para codearse con los grandes. Su entrada en el top ten parece una cuestión de pocos meses.

Por suerte ya no es ‘Baby Federer’. Tiene nombre y apellido propio. Es búlgaro, se llama Grigor Dimitrov y este 2014 está dispuesto a ser un dolor de cabeza en el circuito. La primera raqueta de Bulgaria afronta un reto ilusionante a lo largo del año, la caza del top ten.

DImitrov ha dado un salto de calidad física evidente desde la llegada de su nuevo entrenador, Roger Rasheed. El australiano le aportó disciplina y profesionalidad en el día a día. No solo dentro de las canchas, sino también fuera de ellas. Uno de los aspectos capitales para poder llevar una vida equilibrada, sana y responsable. Adquirió un compromiso con su coach y los resultados van apareciendo.

En apenas tres meses de competición ya se coló en los cuartos de final de un Grand Slam (Australian Open) por primera vez en su carrera y también levantó su primer título ATP 500 (Acapulco). Dos puntos de inflexión que pueden embarcar a Dimitrov en una travesía directa y sin escalas hasta los diez mejores jugadores del mundo.

Su ascenso en el ranking lleva una gran, y lógica, progresión desde sus inicios como profesional.

2008 = 493º

2009 = 288º

2010 = 106º

2011 = 76º

2012 = 48º

2013 = 23º

2014 = 16º (marzo)

Estando en el puesto número 16 del ranking, el búlgaro se encuentra a tan solo 540 puntos de Isner que es el que corta la entrada al top ten. Hay diez tenistas, desde Gasquet hasta Anderson con menos de 1000 puntos de diferencia. Números propicios a los cambios en cualquier torneo.

En el caso de Dimitrov estas cifras todavía son más atractivas ya que en 2013 cuajó discretos resultados en los Masters 1000 y Grand Slams. Aquí es donde las puertas se le abren de par en par para poder lograr uno de sus grandes objetivos de este año, los 10 primeros.

Quedan 7 Masters 1000 por disputar a lo largo del año. Es decir, cada tenista puede optar a sumar 7000 puntos. De estos 7000 que hay en juego, Dimitrov solo defiende 515. Lo más alto que tendrá que revalidar serán unos cuartos de final en Montecarlo. A partir de esto todo debería ser, a priori, fácilmente superable para el búlgaro.

En Miami e Indian Wells de este año defendió sus 45 puntos del 2013 por lo que no sumó ni restó en ninguno de los dos torneos.

Algo similar le sucede en los tres majors que restan por jugar: Roland Garros, Wimbledon y el US Open. Defiende tercera ronda en París, segunda en Londres y primera en Nueva York.

Una oportunidad de oro para un jugador que solo sumó 145 puntos de los 6000 que reparten entre los tres. Para estar arriba en el ranking, para hacerse un hueco entre los mejores hay que levantar puntos en las grandes citas. En 2013 Dimitrov no lo logró y aún así escaló a grandes pasos entre los 20 mejores del mundo.

Analizados los puntos de los 7 Masters 1000 y los 3 Grand Slams que quedan por disputarse durante el año se ve que Dimitrov necesita un salto de calidad en los torneos que reparten grandes cantidades de puntos. 660 a defender de 13000 posibles da un margen muy apetecible para que el búlgaro pueda hacerse un hueco entre los diez mejores jugadores del mundo de forman inminente.

¿Cuestión de semanas? ¿Meses?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes