Simona Halep, la estrella silenciosa

La joven tenista rumana Simona Halep no ha parado de crecer en los últimos meses y con 22 años ya es una estrella más de la WTA 

Simona Halep será la quinta mejor tenista del mundo el próximo lunes. Hasta hace un año, era más conocida por ser la jugadora que decidió reducir el tamaño de sus pechos que por sus éxitos tenísticos. Con una progresión imparable en los últimos meses, la chica menuda de Rumanía que idolatraba a Justine Henin se ha convertido en la estrella silenciosa de la WTA.

A pesar de ganar el título junior de Roland Garros en 2008, Simona Halep fue noticia mundial un año después cuando anunció que se sometería a una mastopexia. La tenista rumana ni siquiera había cumplido 18 años, pero decidió reducir el tamaño de sus pechos para ser mejor: “Me incomodan cuando juego. Es el peso lo que me preocupa, mi capacidad de reaccionar rápidamente”, dijo entonces.

La singularidad de su caso hizo que lo anecdótico ensombreciera a la tenista a nivel mediático. Incluso, las redes sociales se inundaron con peticiones de que Simona cambiara su decisión. Halep se mantuvo firme y regresó a la competición, mientras los ecos de lo extradeportivo se debilitaban paulatinamente.

No fue una estrella precoz. Su transición al profesionalismo fue duradera. En mayo del año pasado sólo era la número 64 del mundo, pero el verano de 2013 marcó el inicio de una progresión que sigue su curso en Indian Wells y nadie sabe cuándo acabará. Siete títulos, actuaciones notables en los últimos grandes y victorias insultantes frente a algunas jugadoras del top 10 llevarán a Simona al quinto puesto del ranking el próximo lunes, por delante de la misma Maria Sharapova. Será la tenista más joven del top 10, y a diferencia de otras, no ha caído desde lo más alto.

Simona Halep, celebrando uno de sus últimos éxitos.

Rodeada en la élite de tenistas más populares y mediáticas, Halep es una recién llegada, una estrella silenciosa. Sencilla, tranquila, sin adornos ni alaridos que aparentan un esfuerzo sobrehumano en cada golpe. Sólo es tenista. Mantiene su residencia en Constanza, al borde del Mar Negro, el mismo lugar donde nació.

Su trayectoria le ha alejado del anonimato, especialmente en Rumanía, pero Simona afronta la fama con naturalidad. “Soy una chica normal, como cualquiera, me gusta ir de compras, escuchar música y hablar por Whatsapp. No veo películas cuando estoy en mi habitación porque no puedo mantenerme concentrada dos horas”, confesó recientemente en la web oficial de la WTA.

Simona Halep creció viendo triunfar a Justine Henin, su jugadora predilecta, otro ejemplo de éxito en el tenis con escasez de centímetros. A pesar de su reducida estatura en comparación con otras tenistas (1.68 m.), la jugadora rumana tiene en el saque su golpe favorito, aunque la potencia y precisión de sus golpes de fondo es sobresaliente.

Dentro de unos días, Halep será la rumana con el mejor status de todos los tiempos en el ranking mundial. Por delante de Virginia Ruzici, ganadora de Roland Garros en 1978 y mánager de Simona desde hace seis años. El pasado, presente y futuro del tenis rumano femenino se unen en una sola persona: Simona Halep, la estrella silenciosa que brilla en la galaxia de la WTA.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes