Pablo Carreño y su adaptación a la élite

Pablo Carreño no encuentra los resultados en este 2014. Seis derrotas en primera ronda en siete torneos muestra la dificultad de competir contra los mejores.

Pablo Carreño no está teniendo el comienzo soñado. Tras ser nombrado en 2013 como el mayor progreso del año por la ATP, el 2014, de momento, no presenta los resultados esperados. La dificultad de competir con los mejores jugadores del planeta y en los escenarios más imponentes está pasándole factura al español. Carreño apenas encontró una sola victoria entre las giras de Oceanía/Asia y la de tierra batida de Sudamérica.

La adaptación a la élite no es un peaje barato ni fácil. Ni siquiera para uno de los hombres de moda durante el año pasado. Aquél que empezó jugando Futures por el mes de enero, ganó siete de manera consecutiva, y en abril ya estaba inmerso en los cuadros finales de torneos ATP (Casablanca, Barcelona y Oeiras).

Carreño fue el tenista que más tiempo pasó en una pista de tenis en 2013. Un total de 29 torneos y ¡112! partidos oficiales –incluyendo Futures, Challenges, previas de ATP y cuadros finales de ATP-. Una hormiguita trabajadora y disciplinada que sumó infinidad de minutos en sus piernas para cosechar la mayor cantidad de puntos.

Vivió un año cargado de emociones nuevas, una temporada absolutamente inesperada para él mismo y un período donde, gracias a sus resultados, tuvo que quemar etapas y dar pasos agigantados.

Tal vez todo ese estrés mental, físico y el agotamiento de asimilar tantas nuevas experiencias le esté pasando factura este comienzo de año. En 2014 jugó siete torneos y en seis de ellos perdió en primera ronda.

Resultados de Pablo Carreño en 2014

Chennai: 1R v. Yuki Bhambri (195º)

Auckland: 1R v. Phillipp Kohslchreiber (22º)

Australian Open: 1R v. Julien Benneteau (28º)

Viña del Mar: 1R v. Fillippo Volandri (74º) (victoria)

2R v. Jeremy Chardy (44º)

Buenos Aires: 1R v. Tommy Robredo (17º)

Rio de Janeiro: 1R v. Tommy Robredo (17º)

Indian Wells: 1R v. Paolo Lorenzi (100º)

Visto los números y sin un análisis en profundidad podría parecer un mal comienzo de temporada. Al menos lo es en cuanto a resultados. Pero ninguna derrota fue de manera contundente ni en ellas se vio una mala versión de Pablo.

La mayoría llegaron ante rivales más experimentados que él, con mejor ránking y más adaptados al circuito. Tanto en Argentina como Brasil chocó dos semanas seguidas con Tommy Robredo, uno de los mejores jugadores de tierra batida del mundo. En Indian Wells ante el inspirado Lorenzi que está cuajando uno de los mejores arranques de su carrera. Y en la gira que culminó en Australia tuvo auténticas batallas como la jugada en Melbourne Park ante el francés Benneteau.

Resultados discretos pero que esconden prestaciones de alto nivel ante oponentes más curtidos. Y es que ya no disputa Challengers ni previas ATP. Pablo entra directamente a competir cara a cara con los mejores jugadores del planeta. Y así será durante toda la carrera que le queda por delante.

Carreño está afrontando con garantías sus duelos. Está midiéndose a los mejores tenistas del mundo pero esto lleva un período de adaptación. El oriundo de Gijón tiene que habituarse al ritmo de pelota, de juego e ir aprendiendo de ellos. Una previsión realista sería tener un año de consolidación entre los 100 mejores del mundo y poder llegar a meterse entre los 50.

Pablo es consciente de la dificultad que entrañan sus partidos. Sabe que sus rivales de 2013 no serán los mismos en este 2014. Aspecto importante para un hombre que el año pasado se acostumbró al sabor de la victoria. Resulta clave que tenga esa asimilación en la cabeza para que pueda ir superando rachas negativas de resultados como la del comienzo de este año.

Carreño sabe que si se esfuerza puede llegar a dar alguna campanada. Su objetivo es la gira de tierra batida europea. Jugará en casa, en superficies que se desenvuelve bien y con la máxima ilusión de rendir ante su gente y en una semanas que son importantes para agrandar su casillero de puntos.

Hay que tener cuidado y ser cautelosos con Pablo. No se puede exigir victorias cada semana. No en el tenis. No a un jugador humano. Eso que se lo dejen al extraterrestre. A ese mallorquín que apenas conoce lo que es una derrota y que acostumbra a jugar todos los domingos.

Carreño tiene que mejorar detalles en situaciones de partido, acostumbrarse al ritmo de los mejores y pulir algunos aspectos técnicos para explotar al máximo su tenis. Tiene margen de mejora, ambición, humildad y ganas de triunfar. Los resultados, llegarán.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes