Nadal y esa curiosa barrera

Rafa aún no pudo defender corona alguna fuera de la arcilla. Su gran nivel siempre en Indian Wells invita a pensar que aquí puede romper con esta circunstancia

Indian Wells ruge en su comienzo. Candidato a postularse como el 5º grande extraoficial, en 2014 estrena nueva pista de 8000 espectadores, la Stadium 2 –preciosa- y otras cuatro courts más, para hacer del evento un auténtico lujo del mejor tenis del mundo. Allí acudirán las mejores raquetas, para comenzar el serial de Masters 1000 que comienza en el desierto californiano, el caluroso valle de Coachella. No faltará el número 1 y vigente defensor del título, el español Rafa Nadal. Una vez superadas sus molestias en la parte dorsal de su espalda, llega Rafa con hambre de victoria.

En Indian Wells 2013, el mallorquín despejó definitivamente cualquier atisbo de duda física que pudiera surgir tras la gira sudamericana de tierra batida. Después de su grave lesión de rodilla y lograr triunfos en Sao Paulo y Acapulco, Rafa acudió a California para probarse sobre pista dura, en pleno ascenso a conseguir su mejor ritmo competitivo, coronando una semana perfecta, ganando y remontando a Juan Martín del Potro en la gran final. El inicio de un año inolvidable despegaba definitivamente en Indian Wells.

Con el cuadro sorteado, con Andy Murray, Roger Federer, Stan Wawrinka o Fabio Fognini como potenciales peligros antes de la final, Nadal comienza su defensa del número 1 en este tramo de temporada, donde acumula casi la mitad de puntos de su ranking, si bien en Miami no defiende puntos de 2013. Y Rafa está ante una nueva oportunidad de quitarse la espinita de revalidar al fin su primer título fuera de la tierra batida, algo que no ha podido realizar aún, en la undécima temporada desde que comenzó a celebrar torneos ATP. No deja de ser algo circunstancial que se explica por parones obligados por el físico o por una superficie que cuenta con un amplio abanico de potenciales ganadores.

El gran obstáculo que ha impedido a Nadal poder revalidar el número 1 a final de año han sido las lesiones. Novak Djokovic 2011 y el no poder defender un título fuera de arcilla, las barreras secundarias que Rafa intentará derribar en un primer momento en la semana que recién comienza. Con tres finales y dos títulos en 2014, Nadal es gran favorito para conseguirlo y las condiciones del Masters estadounidense le son muy propias; muy de su gusto. La temperatura local y las características del cemento californiano siempre han sido bien recibidas por Nadal, que no baja de semifinales desde 2006, con tres títulos en su haber (2007, 2009, 2013). No hay motivos para pensar que Nadal no juegue un gran nivel de tenis durante esta larga semana y en tal superficie.

De hecho, Rafa Nadal ha ganado 19 títulos fuera de su idilio con el polvo de ladrillo. Aunque solamente en dos ocasiones, Tokyo 2011 y US Open 2011, ambos torneos ganados en 2010, han visto como Rafa alcanzaba la final en un torneo jugado en hierba o dura en el que celebró una victoria 12 meses antes. Dos finales sobre 19 defensas. Volver a la pista rápida tras su amarga despedida de Melbourne, seguramente eleve las ganas de Nadal de hacerse fuerte en el primer Masters 1000, categoría donde es el rey absoluto en el palmarés, con 26 entorchados.

Más allá de la curiosidad por ver a Rafa defendiendo por fin esta circunstancia, Nadal sigue en plena racha de grandes resultados sobre canchas duras. Desde las Finales ATP de 2011, el balear no ha bajado nunca de semifinales en un evento jugado sobre cemento, en cualquiera de sus variedades. Desde la final de Australia 2012 –perdiéndose por lesión la segunda parte de la temporada-, hasta la final de Australia de 2014, Nadal acumula 14 torneos de pista dura donde alcanzó el sábado como peor ronda. Pura fiabilidad.

Comentarios recientes