Federer no te abandona

El suizo Roger Federer, a sus 1.325 partidos oficiales jamás se retiró de un partido que ya había comenzado. Un record de vértigo. 

Roger Federer jamás se retiró de un partido en curso en toda su carrera como profesional. El suizo, con 1325 partidos a sus espaldas, nunca dejó un encuentro por la mitad. Su gran condición física, su preparación y las pocas lesiones son motivos por los cuales el de Basilea es dueño de uno de los números más asombrosos de la historia del tenis. Probablemente uno de los récords más difíciles de superar.

La estadística no es nueva. Se sabe desde hace años que Federer jamás abandonó un partido de tenis como profesional. Pero ante tan descomunal hecho conviene ir recordándolo y tomando consciencia de lo asombrosa que es esta marca que ostenta el de Basilea.

Federer sigue un lema admirable: “Si vienes a la pista a jugar, se juega hasta el final”. Y así lo pudo hacer a lo largo de 18 años como profesional de la raqueta.

El suizo compite desde 1998 en torneos puntuables para la ATP y, a día de hoy, lleva jugados casi 300 partidos más que cualquier otro tenista en activo del circuito.

Todavía es más sorprendente que no tenga ningún abandono en su carrera cuando luce números tan amplios comparados con los otros jugadores profesionales.

De acuerdo a datos recogidos en tennisabstract.com, todos los tenistas dentro de los actuales 25 mejores jugadores del planeta tienen, como mínimo, 3 abandonos en sus carreras.

Además, si se junta a los 10 tenistas en activo con más partidos disputados en el circuito sale un total de 112 abandonos en total. Ninguno de Roger Federer.

En la siguiente tabla se enseña la cantidad de partidos disputados como profesional y, entre paréntesis, las veces que ese jugador se retiró durante un encuentro.

1- Federer: 1154 / (Nunca)

2- Haas: 864 / (23)

3- Ferrer: 840 / (7)

4- Hewitt 838 / (6)

5- Nadal: 804 / (7)

6- Robredo: 760 / (9)

7- Youzhny: 758 / (13)

8- Davydenko: 803 / (23)

9- Berdych: 688 / (9)

10- Nieminem: 683 / (15)

Federer tiene 1325 partidos en sus piernas. Esto son miles de horas de entrenamiento y de competición en su cuerpo. Un trabajo riguroso al alcance de pocos deportistas. Para el suizo, cada año que pasa, toma mayor importancia la condición física. Es vital la dosificación y la distribución de las sesiones de entrenamiento.

Aquí radica que en 16 años como profesional apenas tuviese lesiones que realmente le hiciesen abandonar un partido que había comenzado.

Durante 2014 ha dejado atrás los problemas físicos que tanto acusó el año pasado. La espalda parece estar recuperada y le permite mostrar su mejor versión dentro de la pista. Durante 2013 se vio cómo sufrió en diferentes partidos pero jamás se le pasó por la cabeza el dejar un partido por la mitad. Si los empieza, los acaba.

La chispa está de vuelta. Sus piernas responden, su cuerpo le acompaña y el tenis está en armonía con su raqueta. Federer es un jugador explosivo por naturaleza. Necesita tener esa chispa bien activa ya que es una cualidad física esencial en el tenis.

Y todavía es más asombroso el tema de los abandonos cuando en tan solo dos meses de competición oficial ya ha habido más de 70 jugadores retirados (entre ATP y WTA). Cada torneo y cada semana hay jugadores que tienen que verse obligados a dejar el partido a medias debido a molestias físicas.

"Para mí es impresionante ver tantos abandonos" comentaba Federer hace unos años. "Nunca me he retirado en toda mi vida (…) A mí no importa lo mal que me siento, voy a estar allí (en la pista) y darme una oportunidad, porque nunca se sabe qué puede pasar ".

Y así es como el ganador de 17 Grand Slams con más de 1300 partidos oficiales jamás tiró la toalla. Los dolores no le vencen. A este hay que matarlo a base de tenis. No sabe de excusas ni entiende cómo se bajan los brazos.

Como decía Sócrates, “Las verdaderas batallas se libran en el interior”. Probablemente, Roger, en alguna que otra guerra pensó que no podría vencer y que le costaría aguantar hasta el final. Pero lo hizo. Murió de pie. Siempre.

Y Federer puede hacer valer la máxima que dice que la única lucha que se pierde es la que se abandona.

Artículo editado el 13/09/2016.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes