Davenport y Bolletieri, nuevos miembros del Hall of Fame

La exnúmero 1 del mundo y el incombustible formador de talentos son, entre otras personalidades, los destacados nuevos miembros del Salón de la Fama en 2014

Davenport y Bolletieri, nuevos miembros del Salón de la Fama
Davenport y Bolletieri, nuevos miembros del Salón de la Fama

Hace escasas fechas, el Salón Internacional de la Fama del tenis (International Tennis Hall of Fame), situado en Newport, Rhode Island, dio a conocer las grandes personalidades del mundo del tenis que pasan a formar parte del mismo en este 2014. Además del cinco veces medallista paralímpico Chantal Vandierendonck, el ejecutivo Jane Brown Grimes y el locutor John Barrett, cada uno en diferentes categorías, destacan dos nombres de enorme calado: Nick Bolletieri, uno de los entrenadores más prestigiosos de los últimos 40 años, y Lindsay Davenport, tres veces campeona de Grand Slam y exnúmero 1 del ranking WTA.

El Salón Internacional de la Fama del tenis se inició en 1954 en el Newport Casino, en Rhode Island, elegidos los primeros miembros un año más tarde en 1955. En los primeros 21 años solamente personalidades estadounidenses podían ser nombradas miembros del Salón, hasta que en 1975 Fred Perry fue elegido como primer no estadounidense en integrarlo. Recientemente, Martina Hingis, Gustavo Kuerten, Ion Tiriac o Andre Agassi han engrosado una lista que incluye cinco españoles: Manuel Alonso, Manolo Santana, Arantxa Sánchez-Vicario, Manuel Orantes y Andrés Gimeno. La ceremonia siempre tiene lugar en la semana donde se disputa el ATP de Newport, en el mes de julio.

Bolletieri, fundamental en la formación de talentos

Con el nombramiento de Nick Bolletieri se reconoce una de las labores más longevas, prolíficas y transversales del tenis norteamericano y por extensión mundial, en sus últimas cuatro décadas. A sus 82 años, Nick sigue al tanto de lo que pasa en la Academia que lleva su nombre, la primera en la historia del tenis en formar chavales a tiempo completo y de manera integral. Un concepto que cambió la manera de sembrar el futuro de los tenistas más jóvenes y prometedores de todo el estado de Florida primero y de todo estados Unidos y resto del mundo con el paso de los años. A pesar de ser vendida en 1987 a IMG, todo el mundo conoce esas pistas como la Academia de Nick Bolletieri, cuyo programa de tenis –IMG desarrolla ocho deportes- lleva su nombre.

Nick Bolletieri con Andre Agassi

Por las pistas de Bradenton, y de múltiples maneras, algunos desde muy jóvenes, otros de manera temporal, han pasado algunos, muchos, de los y las mejores tenistas de la Era Open: las hermanas Williams, Maria Sharapova, Andy Roddick, Andre Agassi, Boris Becker –entrenado por Bolletieri durante dos años-, Jim Courier, Monica Seles, Marcelo Ríos, Jelena Jankovic, Tommy Haas, Kei Nishikori y un larguísimo etcétera de enormes profesionales. Su labor de formación tenística y competitiva en tan amplio registro de jugadores resume su valía, la de un referente; pionero e incombustible guía de una manera de ver el tenis, ligado a una de las naciones más importantes de su deporte. Su legado es reconocido tras tantos años de dedicación.

Lindsay Davenport, toda una exnúmero 1

Como ocurriera en 2013, en la categoría de tenista, una chica ha sido elegida para formar parte del prestigioso Hall of Fame. Tras elegir a Martina Hingis en 2013, Lindsay Davenport acudirá en julio al Casino de Newport como nueva integrante. La norteamericana fue una de las representantes de una de las edades doradas del tenis femenino, que llegó a incluir el tramo final de la carrera de Steffi Graf, los inicios de las hermanas Williams, los regresos de Monica Seles y Jennifer Capriati, la aparición de Martina Hingis, la madurez de Mary Pierce, buenos años de Arantxa y Conchita, la calidad de Clijsters, Henin y Amelie Mauresmo, o el inicio del boom ruso-balcánico con Dementieva o Kournikova formando un top-20 muy potente.

"Nunca soñé con ir al Salón de la Fama, parecía algo fuera de mi alcance. Para todo jugador que se ha sentido inseguro, que no sabe cómo de bueno es, este es un momento fantástico, no solo en mi carrera, sino para mí personalmente" comentó Davenport, que se enteró de la noticia cuando a punto estaba de dar a luz a su cuarto hijo.

Nacida en California en 1973, Davenport fue número 1 del mundo durante 98 semanas, campeona del US Open en 1998, Wimbledon en 1999, el Australian Open en el 2000 y ganadora de la medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996. Además fue campeona de tres majors en dobles, para completar un palmarés asombroso: 55 títulos en individuales, 38 en dobles y más de 20 millones de dólares en premios. Su estilo pegador y potente daba color a un circuito muy versátil. De atractivos contrastes entre amplios y diversos estilos de juego. Merecidísima inclusión para una de las grandes tenistas de las dos últimas décadas.

Comentarios recientes