Nadal regresa con victoria en Río

Rafael Nadal batió a Gimeno Traver en Río de Janeiro (6-3 7-5) en su regreso a la competición

Rafael Nadal regresó con victoria a competición en Río de Janeiro batiendo a Daniel Gimeno Traver (6-3 7-5). Es la vuelta a la adrenalina, 24 días después de marcar con ojos llorosos la final del Australian Open. Allí, impedido por problemas de espalda como nuevo palo en las ruedas se inclinó en mallorquín con sensaciones de impotencia. Al otro lado del globo, sobre una superficie distinta, retomó el número 1 la tensión competitiva.

En Río de Janeiro corretea Nadal contra la barbaridad creada en 2013. Contra ese jugador de regreso implacable que ganó prácticamente todo y todo lo tiene por defender. Hasta Roland Garros una montaña de más de 6.000 puntos, una absoluta barbaridad, cuyas primeras unidades se deben proteger en terreno brasileño. Afrontando una reválida continua, en ese espíritu de superación personal tan adquirido por el mallorquín.

Bajo la firme mirada del Cristo de Corcovado, observando la central desde lo alto del cerro, se descubrió Rafael en su primer contacto de competición con la arcilla desde el mes de septiembre, apenas su segunda experiencia en arcilla desde el pasado Roland Garros. Lo que debió empezar días atrás en Buenos Aires, impedido por un cólico, se retomó durante la noche del martes en la ciudad que albergará los Juegos Olímpicos de 2016.

"Estoy feliz por volver a competir, me tocó un rival que viene de varias semanas jugando en arcilla", dijo Nadal sobre un oponente cuyas piernas acumulan cerca de un mes de competición oficial en la superficie.

Cuando el balear recuperaba la espalda entre masajes y visitas al doctor Cotorro en Barcelona, Daniel colocaba sus zapatillas a un set de la semifinal de Viña del Mar. Cuando Rafael renunció a Buenos Aires entre cólicos y rescoldos de dolor lumbar, Gimeno pisaba suelo argentino hasta exigir diez juegos en parcial decisivo a todo un especialista como Almagro. Piedra de toque interesante, por tanto, para medir su reinserción en competición.

"De seguro tengo que mejorar algunos aspectos" comentó un Rafael que trabajó en doble sesión durante la semana en Río, añadiendo actividad a un hombre al que primero unas molestias de espalda y después un problema gástrico, retrasaron la preparación. En el primer encuentro, sacudida de óxido y breve problema afrontado ante el 84 del mundo al caminar a remolque por deber recuperar un quiebre al comienzo del segundo parcial (0-2).

No obstante, lectura optimista en boca del número 1, sensación de progreso. "He jugado mejor de lo que entrené y eso es muy positivo". Rafael, que alcanzó los 800 encuentros oficiales en circuito, siendo el sexto tenista en activo, uniéndose a los Federer, Haas, Davydenko, Hewitt y Ferrer, camina con decisión en Río de Janeiro.

En la segunda ronda, a disputar este jueves, le espera un Albert Montañés ante el que no conoce la derrota tras cuatro pulsos, todos competidos en arcilla.

Comentarios recientes