Dominic Thiem, el príncipe de Austria

Andy Murray, tras derrotarle en tres sets en el torneo de Rotterdam, le auguró un gran futuro hace apenas unos días

Dominic Thiem.
Dominic Thiem.

Con 20 años, Dominic Thiem entra en el top 100 mundial tras una notable actuación en Rotterdam. Sus alentadores resultados le convierten en el príncipe del tenis austriaco. A pesar de su corta experiencia, ha derrotado a Thomas Muster y Jurgen Melzer, los dos iconos tenísticos de Austria en la era moderna.

Poco a poco, el nombre de Dominic Thiem empieza a sonar en el tenis mundial. Con 20 años, se ha convertido en el príncipe de Austria, el hombre llamado a recoger el testigo del veterano Jürgen Melzer en su país.

Tras destacar en edad junior, cuando alcanzó la final de Roland Garros de la categoría, tuvo su primera gran cita en Viena 2011. Con 18 años, recibía una invitación de la organización para el cuadro principal. El sorteo deparaba un enfrentamiento morboso con el legendario Thomas Muster, que con 44 años había regresado a las pistas. Dominic vencía en este duelo generacional con 26 años de diferencia entre un lado y otro de la red. Lograba su primera victoria a nivel ATP y ponía final a la carrera del icono de su país.

Pero este seguidor del Chelsea y de los saltos de esquí tenía mucho que aprender. En 2012 volvió a la escuela que suponen para los jóvenes los torneos Futures y Challenger. Principalmente en la tierra batida, la superficie donde se siente más cómodo. El crecimiento de Thiem junto a su entrenador Gunter Bresnik fue lento pero estable.

Los resultados en 2013 evidenciaban su progresión. Sobre tierra batida, ganó dos torneos Challenger en Marruecos y dos Futures (en Croacia e Italia). A nivel ATP, derrotó en Kitzbühel a su ídolo Jürgen Melzer, número 34 mundial por entonces. De nuevo en Viena, alcanzó la tercera ronda, donde no cedió hasta el tie-break del tercer set ante Jo-Wilfried Tsonga. Thiem ha vuelto a ser protagonista en el reciente torneo de Rotterdam. Su victoria frente a Jarkko Nieminen le permitió medirse a Andy Murray, al que obligó a disputar un tercer set.

En un año, Dominic ha crecido desde el puesto 303 del ranking hasta el 99. Por primera vez en su vida, puede presumir de pertenecer al club de los 100 mejores del mundo. El servicio y la derecha de Dominic Thiem han hecho que los focos del tenis mundial, siempre en búsqueda de tenistas emergentes, le iluminen. Su revés a una mano puede considerarse una debilidad en la élite, pero el príncipe austriaco se ha ganado el derecho a soñar con ser uno de los reyes del futuro.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes