Tomas Berdych se corona en Rotterdam

El checo, sin títulos individuales desde 2012, se corona bajo la bóveda holandesa

Tomas Berdych venció a Marin Cilic 6-4, 6-2 y se consagró campeón del ATP 500 de Rotterdam. El checo vuelve a levantar un título 16 meses más tarde tras Estocolmo en 2012. Berdych completó una semana perfecta con un tenis sólido y directo. El croata, en cambio, fue una sombra del que se vio durante el torneo. Estuvo apático, lento y errático.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Berdych levanta los brazos. Sonríe a su palco y camina hacia la red al protocolario y educado saludo al rival. Es la sonrisa de la victoria. El hambre de gloria de un jugador ubicado desde el 2005 siempre entre los 30 mejores del planeta.

El checo se había olvidado lo que era ganar un título individual. Habían pasado 16 meses desde el último logro en la capital sueca y ya tenía la necesidad de volver a ser el foco de atención en el circuito por sus resultados. Pasar un año y medio en blanco es demasiado tiempo para un top ten.

Hoy dio un buen giro a los números y a la estadística. Se coronó en Holanda como un verdadero campeón. Dejó sin opciones a su rival. Mandó de principio a fin e impuso su ritmo y su juego en la poco más de una hora de encuentro.

Berdych comenzó arriesgando de entrada. Empezó variando direcciones, siendo poco especulativo y bien directo con sus tiros. Una muestra de intenciones desde el minuto 1.

El partido pintaba exigente a nivel mental y táctico. Los dos jugadores llegaban al domingo por méritos propios y desplegando el mejor tenis del torneo. Tenían que empezar enchufados desde el arranque para atosigar al rival y hacerle jugar incómodo.

Berdych fue el que ganó la partida. Cilic fue una sombra muy gris del enorme jugador que se vio a lo largo de la semana. Estuvo errático con la derecha y no fue capaz de comenzar las jugadas con una de sus principales armas. El checo le obligó a pegar en carrera. Cilic jamás pegó bien plantado y siempre lo hizo en una posición diferente. Ahí el croata sufre, y mucho.

El pupilo de Goran Ivanisevic la pasó mal. Sus piernas no le reaccionaron en ningún momento del partido. Jugó el peor tenis de la semana justamente en el día más importante. Una mezcla de nervios, tensión y agotamiento que, hoy, le jugaron una mala pasada.

El partido comenzó a base de cañonazos por ambos bandos. Era tal la potencia que le impregnaban a los golpes que, en el 1-0 para el croata y 40-40, deshincharon una pelota. Entre palo y palo, Marin Cilic descubrió que habían jugado el punto con una pelota absolutamente pinchada. Una curiosa anécdota que terminó con ambos jugadores sorprendidos y sonriendo.

En el primer set Berdych metió un pobre 44% de primeros servicios dentro. Aún así le fue suficiente para no conceder ningún juego de saque. Cilic por su parte no aprovechó las tres oportunidades de break de las que dispuso y falló demasiado en sus tiros desde el fondo de la pista. Sin hacer gran trabajo el checo se metió el primer set en el bolsillo por 6-4.

En la segunda manga, al igual que en la primera, el nivel de tenis fue bastante discreto. Cilic no terminaba de reaccionar. Buscó dar unos saltos de alegría para activarse pero no había manera. No era su día. Piernas y raqueta no obedecían al cerebro. El final estaba cantado.

Y así fue como el checo se aprovechó de un Cilic que fue un absoluto espejismo. Berdych se encontró todo a favor. El croata no fue un obstáculo ni lo inquietó en ningún momento. Una final descafeinada.

Con este título Tomas Berdych se asegura aparecer como nuevo número seis del mundo y se queda a las puertas de estar, nuevamente, entre los cinco mejores jugadores del planeta.

Desde 2004 que el checo viene jugando al menos, una final por año. En tan solo dos meses de competición, a punto estuvo de colarse en la final del Australian Open y ahora se coronó en Rotterdam.

El 2014 arranca con el pie derecho para un Berdych que no solo está dispuesto a darle sustos a los de arriba, sino que ahora se ve capaz de ganarles.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter