Kerber y Halep vuelan alto en Doha

Números 9 y 10 del mundo, buscarán en Catar su mayor título WTA

Angelique Kerber clasificó a la final del Premier de Doha tras someter a la serbia Jankovic (6-1 7-6(6)). Con el palmarés más corto del top10, tres coronas WTA hacen sombra en su vitrina, peleará por alzar en Catar el título más grande de su carrera. Tras ejercer de heroína la pasada semana en Copa Federación, liderando en Bratislava el pase a semifinales para Alemania, la zurda de Bremen puede bordar una quincena memorable en su trayectoria. Un impulso para cimentar su estatus top10 y encarar el grueso de temporada en dinámica ganadora.

El partido es una muestra de madurez por parte de Kerber. De coger el pulso por los términos propios y dejar nervios para cerrar, nunca para abrir el partido. Ante una tenista de altura, verduga en el último pulso directo (el pasado enero en Brisbane) en un partido grande: jamás ganó Angelique un torneo de este calibre y esa es la opción que le abre este encuentro.

Con un ritmo de pelota superior al de la balcánica, poco tarda en imponer el tempo del encuentro. A sabiendas de la destreza en el parapeto que encontrara al otro lado de la red, se observa a una mujer decidida por imponer patrón de juego. La apertura de ángulos como arma inherente al juego. Mantener en movimiento a Jelena, aunque sea gran desplazadora, para dificultar apoyo y forzar bola corta. Le cuece las piernas a Jankovic, que rara vez goza un rally estático, sumando metros sin descanso.

Un patrón periódico que le entrega con frecuencia el centro de pista. Derecha cruzada sobre el revés de Jankovic, atenuando el flanco más poderoso de la serbia, masticando con paciencia el punto hasta la llegada de esa bola carente de profundidad. En un pulso sin grandes servicios -si logra pulir este arma Kerber, será una amenaza de altísimas cotas- todo se dirime desde el fondo. Con mucha decisión aprieta Angelique con la derecha paralela siempre que encuentra pista abierta, un tiro altamente efectivo en su repertorio, siempre comprimido a la clausura de intercambio, con muy escasa presencia en maduración del punto. De poca presencia pero de aparición certera.

Sólida desde ambas alas, con una majestuosa cobertura de pista -una de las tenistas con mejor técnica para el impacto en carrera- va horadando la moral de Jankovic. Acalorada a correr, se precipita. Jelena se ve forzada a pisar un pedal que rara vez aprieta. Necesita hacerlo. El partido, dada la colosal defensa de su rival, le pide un extra de agresividad, pero con cierta preparación de punto. Agobiada, desobedece esta premisa. Y va cayendo en dinámica de errores y lamentos al cielo. Quiere romper una puerta blindada a martillazos.

El primer set de Kerber, con apenas 4 errores no forzados, habla de la frescura mental con que encara el pulso. Una mujer que hace seña de la profundidad y el ritmo de pelota rozando la asepsia competitiva (6-1 contundente y fidedigno).

En el segundo acto, la gestión de la igualdad también cae del lado alemán. Jankovic va entrando en partido, subiendo enteros al servicio, sin desfallecer en el fondo. Kerber mantiene el pistón de ritmo, maduración y cierre contundente.

Uno de los puntos del torneo da el quiebre a Angelique (*4-3). Una cobertura de pista para enmarcar, llegando a las vallas en su carrera hasta cerrar con un revés paralelo que deja sentada entre risas de incomprensión a Jankovic. La brillantez de Kerber comprimida en un punto.

Al servir para cerrar el pulso, el síntoma más evidente de tensión. Un camino de piedras con el final próximo. Primero, un juego salpicado de imprecisiones devuelve a Jankovic al encuentro (5-5). Después, cuando el partido camina en la delgada cuerda del tiebreak, un 2-0 favorable torna en 2-4 y la opción cercana de alcanzar un parcial decisivo con una top10 perdonada. Decisión en el cierre de puntos termina sirviendo en bandeja el pulso a la alemana, incluyendo un match point con toque de cinta.

Se planta Angelique en la final sin entregar parcial alguno. Con seis triunfos como inercia y la opción de poner nombre a su mayor título. Para antigua semifinalista de Grand Slam, una mujer que llegó a gozar estatus top5, una quincena para cambiar psicológicamente el año. Kerber pisa fuerte en Doha.

Halep, rival en la final

La rumana inclinó a Agnieszka Radwanska en la segunda semifinal (7-5 6-2) para entrar de lleno en la pelea por el título. Al igual que Kerber, se encamina al que sería la corona más grande de su carrera deportiva. No hay precedentes WTA Tour entre ambas. Apenas en su segundo torneo como top10, sumando el triunfo ante Errani, ha logrado Simona encadenar victorias ante dos tenistas de ese estatus. Una de las grandes eclosiones de la temporada 2013 adquiriendo ese sentido de pertenencia a la élite. El tipo de partidos que debe ganar para cimentar ese salto van cayendo en la bolsa. Radwanska una vez más pestañeó en un torneo donde quedó, atendiendo a criterios de ranking, como principal candidata.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes