Berdych rompe a Gulbis

Tomas Berdych borró de la pista a Ernests Gulbis en un duelo donde no solo hubo tenis

Tomas Berdych venció a Ernest Gulbis por 6-3, 6-2 y se clasificó para su primera final del año en Rotterdam. El checo buscará levantar un título 16 meses después de su última conquista (Estocolmo, 2012). Gulbis completó una buena semana con victorias ante Dimitrov y Del Potro pero no pudo ante un Berdych muy sólido.

Un puño levantado, una miradita de pocos amigos o un punto gritado a la cara fueron parte del show que vivió este intenso choque de trenes. Dos tipos de carácter fuerte, que no pasan desapercibidos y que ya han sido protagonistas tanto dentro como fuera de la pista. El partido no brilló por su nivel de tenis pero los gestos que se enviaron dieron color al encuentro.

Berdych y Gulbis se habían enfrentado en cinco ocasiones. Y los dos llevaban un curioso encadenamiento de victorias intercaladas. Desde 2009 que se ven las caras una vez por año. La primera vez que chocaron el duelo se lo llevó el checo. La segunda, en 2010, fue turno para el letón.

Así fueron repartiéndose victorias hasta el 2014 que, según la cadena, hubiese sido turno para Gulbis. Sin embargo, el tenis no son matemáticas y las estadísticas están para romperlas. Hoy Berdych dio un golpe en la mesa en el particular cara a cara entre ambos jugadores.

El partido transcurrió sin mayores obstáculos e inconvenientes para el checo. Dominó de principio a fin ante un Gulbis que fue una sombra del que se vio a lo largo de la semana.

El letón, a pesar de conectar un elevado número de tiros ganadores (20), estuvo más errático de lo normal. Ernests parecía disperso en la pista. Cansado mentalmente tras la exigencia de la semana y no terminaba de dar la pelea necesaria para batir al checo.

Del otro lado Berdych todo lo contrario. Un recital marcado por su raqueta. Leyó a la perfección los saques del rival y jugó con un orden exquisito. Su principal arma fue el saque. Se metió en el bolsillo el 86% de puntos jugados con este y era la manera de comenzar los tantos con el pie derecho.

También estuvo acertado en los momentos clave del encuentro. Tres bolas de break y tres roturas conseguidas para dejar al letón tocado y hundido en el campo contrario.

Con la derrota de hoy Gulbis vuelve a demostrar, y ya van varias, el gran potencial tenístico del que goza que va de la mano de su inconsistencia en pista. Tenis, golpes y físico de un posible top ten pero cabeza e irregularidad de un jugador que es una montaña rusa dentro de la cancha.

Por su parte, Berdych jugará su primera final en el torneo holandés de Rotterdam y lo hará frente al ganador del partido entre Marin Cilic e Igor Sijsling.

¿Es Tomas Berdych una alternativa real para meterse entre los 3-4 mejores del mundo?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes