"El parón de seis meses de Garbiñe ha sido bueno"

Alejo Mancisidor, entrenador de Garbiñe Muguruza, analizó al detalle a su jugadora para Punto de Break

Garbiñe Muguruza tuvo un retorno soñado. Tras estar alejada seis meses de las pistas por una operación en el tobillo derecho volvió a la competición y superó todas las expectativas marcadas. Ganó su primer título WTA individual en Hobart y alcanzó la segunda semana en el Australian Open quedando entre las 16 mejores.

Alejo Mancisidor, su entrenador, se sentó con Punto de Break para analizar al detalle el trabajo realizado por Garbiñe en la gira asiática y el futuro más próximo. Muguruza y Mancisidor forman una dupla con mentalidad ganadora y ambición. No desvelan los objetivos marcados pero avanzan a pasos agigantados dejando huella en el circuito.

En diciembre me dijo que los resultados no llegaban en enero… ¿qué tiene para decirme ahora?

La verdad es que es una gran sorpresa que sean resultados tan buenos. Yo no me imaginaba esto. No sabes cómo vas a reaccionar después de seis meses lesionada. Era un poco una incógnita. A corto plazo es muy difícil poder imaginarse que podía empezar tan bien como sucedió

¿Qué fue lo que más le sorprendió de Garbiñe en esa gira por Australia?

El nivel que fue capaz de dar después de tanto tiempo sin competir. Es muy difícil después de tanto tiempo sin jugar y volver prácticamente a su mejor nivel es realmente complicado. Gracias a Dios ocurrió.

¿En algún momento sintió o vio que iba a hacer algo grande como lo que hizo?

Siempre ves la posibilidad pero no es fácil. Más a largo plazo sí que la veo con cosas muy importantes. Cuando ya en el Australian Open subió el nivel y le ganó a Wozniacki, se metió en las últimas 16 ahí pensé “ostras, que a ver si la lía de verdad”. Ahí podía ganarle a cualquiera…

¿Le sirvió el parón de seis meses para modificar o madurar en ciertos aspectos?

No quiero ser ventajista ahora pero para su futuro eso que le ha pasado eso ha sido bueno.

¿Por qué?

Porque le ha enseñado muchas cosas. Apreciar lo que hace. A darse cuenta que lo que realmente es duro es no poder entrenar. Poder venir a entrenar es un lujo. Esto le ha hecho madurar de cabeza de una forma mucho más rápida que si hubiese acabado 20º el año pasado. Para mí ha sido bueno.

El patrón de juego es claro: dos o tres tiros y se acabó el punto. ¿No tiene demasiado riesgo este estilo de juego?

Una cosa es que el patrón sea a dos o tres tiros. Pero luego hay que adaptarlo al sitio y al rival. Aunque su patrón sea jugar muy rápido, hay jugadoras como Radwanska o Wozniacki que ganar tan rápido es muy difícil.

A esas jugadoras hay que jugarle a siete, ocho e incluso diez golpes…

¡Claro! Garbiñe tiene que saber adaptarse al día y al rival. Lo difícil es saber leer el día que tienes que usar más tiros o menos tiros. Pero siempre partiendo desde la base que su patrón es muy rápido.

¿En un partido como el de Radwanska se toma menos riesgos, se juega con más margen y se aprieta en la bola que realmente hay que apretar?

Sí. Exacto. Lo que tienes que hacer es cuando tienes la bola para acabar el punto. No puede volver la bola.

Como se dice en el tenis…¡partirla!

Sí. Tienes que partirla. Esta gente te hace muchas veces elegir mal los tiros. Justamente eso es lo que no tienes que hacer. Es esperar el momento oportuno. Tienes que saber marcar la diferencia entre la pelota que es para acabar el punto o cuando tienes que saber jugar y decir “otro más y otros más”…

¿Qué es lo que Garbiñe tiene que mejorar de manera más urgente?

La madurez en pista. Es muy joven todavía. Mantener el nivel alto durante más tiempo. Ser más regular.

Me dio la sensación de que en el último partido del Australian Open frente a Radwanska falló un poco la actitud. Se vio desgano…

Llevaba muchos partidos. De estar seis meses sin competir hasta ahí creo que llevaba unos 14 partidos jugados en 18 días. Era un sacrificio cada día… además, cada día también partidos más y más duros. Llego Radwanska y el problema fue que el 4-1 duró 42 minutos. Fue durísimo. Y se sumó que esos 40 minutos para tan pocos juegos, con todos los partidos que llevaba jugados, la posibilidad de ir por delante en el marcador y resulta que estás 4-1 abajo, el desgaste mental… sumas todo y ahí pues se vino abajo y le costó mucho seguir dando el nivel.

En una entrevista con Garbiñe ella misma me dijo que “se volvió loca y que le afectó muchísimo” la presión mediática. ¿Teme que le pase algo parecido post Australia?

En esta vida siempre se aprende de las cosas y yo lo que creo es que las cosas te tienen que pasar. Gracias a que le pasó eso en Miami espero que no le pase aquí. Es la misma situación. Al final es lo de siempre… ha jugado bien, la gente habla de ella… es exactamente lo mismo que pasó en Miami. Ahora mi trabajo es mentalizarla para que no le pase eso. Hay que evitarlo porque la situación es exacta.

¿Cómo se trabaja eso?

Para empezar ya le ha pasado. No es algo nuevo. Ella tiene que estar mentalizada a que no le pase lo que ya le ha pasado, je. Es un tema que no es nuevo y enfocarlo mucho en el día a día. Todo el tema de prensa el año pasado fue nuevo, ahora ya lo conoce. Son cosas que ya ha visto y sobre todo enfocarse en el trabajo diario y en la humildad. Hemos enfocado mucho a que estas tres semanas son clave a todo lo que le viene después.

Cuando pasó lo de Miami el año pasado ella dijo que “bajó la intensidad y se relajó”. ¿Vio algún síntoma de esto por ejemplo en Pattaya?

No. Para nada. Se dejó la vida. Es el partido que más a luchado. Mucha gente se guía por los resultados pero precisamente pasó lo contrario. Se dejó la vida.

Usted habla de objetivos a corto y largo plazo con su jugadora. ¿Se refiere a ranking?

Yo tengo mis objetivos de ranking que me los guardo para mi que no lo sabe ni ella. Espero cumplirlos. Los tengo clarísimos pero no los quiero decir porque es una cosa que tengo yo y si no me van a machacar. Yo sí que los tengo pero con ella jamás hablo de ranking.

¿Entonces cómo son esos objetivos?

Claramente el día a día. Entrenar e ir partido a partido. Son frases muy típicas pero que ella jamás ha hecho. Ella era una montaña rusa. Si tú consigues que esa montaña rusa, con el nivel que tiene, sea más regular, consigues muchísimo. Es lo que hemos conseguido. Le costaba mucho trabajar, jugar tres partidos seguidos…

Vio que siendo más regular y estable, los resultados llegan.

Ella está viendo que jugar cada partido al cien por cien, que entrenarse al cien por cien le está dando muy buenos resultados. Esto es buena señal.

¡Va creciendo y madurando!

Nosotros salimos (de Barcelona hacia la gira australiana) diciendo “cada partido y cada entrenamiento hay que competir a muerte”. Ahora se ha dado cuenta que compitiendo cada partido fíjate lo que ha pasado… La verdad que viendo los resultados le animará a seguir haciéndolo. No vamos a cambiar nada.

A las personas con talento, el trabajo diario les cuesta más. Parece que hizo un cambio a la hora de afrontar el esfuerzo y sacrificio diario.

¡Esa es la clave de su cambio! Justamente esto. Ella se ha dado cuenta y va madurando y viendo que esa es la clave. Ahora lo ha visto.

A Garbiñe le gusta mucho el tema de la imagen. Próximamente es probable que le lluevan más contratos y tenga todavía más repercusión social, ¿le da miedo que estos temas la desconcentren del tenis?

Mira, yo creo que cualquier deportista debe tener vía de escapes. Tú lo que no puedes estar solo con tenis, tenis y más tenis. Esa es la parte que a ella le gusta. Entonces no me da miedo porque para eso estoy yo. Porque mi labor es decirle: “hasta aquí sí”, “ahora no”, “ahora sí”. De momento no me da miedo, más adelante ya te lo diré. Pero ahora veo que tiene claro lo que quiere. El tema de dar entrevistas y el tema prensa le gusta y ya va bien también.

¿Cómo es la relación entre Alejo Mancisidor y Garbiñe Muguruza?

¡Es como un potro desbocado! Le suelo decir que el potro no esté por la alta montaña, que esté por la praderita (risas). Entonces para ella tienes que estar encima todo el día. Yo con ella tengo un trabajo mental desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la noche. Si quieres sacarle el cien por cien no puedes despistarte ni un minuto.

Cuéntenos cómo es ir a una gira tan larga con solo una jugadora. Cómo son los espacios de tiempo, cómo trabajan…

Procuramos dejarnos un poco nuestro espacio también. Hay veces que con los días más relajados vamos a centros comerciales… pero la verdad es que procuramos hacer cosas que nos gusten a los dos. No hay nada especial que hagamos.

¿Está recuperada al cien por cien del tobillo o sintió molestias en algún momento?

Perfecta. Un día un pelín de molestia pero nada… todo normal. Perfecto.

Estamos en semana post Copa Federación… ¿hay alguna novedad en cuanto a la decisión de qué país representará?

No. De momento el tema está parado. Ya retomaremos el tema porque supongo que acabará decidiendo en algún momento…

¿Van hablando sobre o es algo aparcado?

Decidimos no darle mucha ‘bola’. Siempre está en el aire pero procuramos no hablar del tema.

A Conchita Martínez se la vio muy cercana en Melbourne estando siempre pegadas a las jugadoras, ¿qué les dijo?

A mi me sacó el tema y me dijo como riéndose: “Hay opciones para esta Fed Cup, ¿verdad?”. Conchita es una gran persona. Yo hablé con ella y con Albert en diciembre, quedó todo muy claro y aún así ha estado muy atenta. Ha venido a ver los partidos… ¡es un diez! El tema está clarísimo. Sí que hay que estar detrás pero con mucho respeto.

¿Qué piensa de la gente que se toma esta elección de Garbiñe como algo tan pasional y como si fuera fútbol?

Creo que hay que respetar un poco la decisión de la persona. No es lo mismo alguien que ha nacido en un sitio que su situación. El padre de Euskadi… la madre de Venezuela…Garbiñe nació allí…vino a vivir a Barcelona… al final no tiene unas raíces de un sitio de toda la vida. Es normal que sea más difícil tomar la decisión. Es una cosa de cajón. Entiendo que haya gente que pueda pensar que le va la vida en esto. Pero ella es una ciudadana del tenis. Creo que esa gente tendría que entender un poco más su situación y lo que ha pasado.

Comentarios recientes