La España de Sevilla, a examen

España se inclinó ante República Checa en Sevilla, la primera derrota en la Era Conchita

España quedó eliminada de la Copa Federación en Sevilla a manos de República Checa. En el primer contacto de Conchita Martínez con el Grupo Mundial, el equipo quedó tendido en la lona. Un grupo de auténtica élite, aun privado de armas importantes, mostró la realidad: cualquier pequeño detalle acaba marcando diferencias entre las mejores. Una mínima duda, una pequeña indecisión, termina equilibrando la balanza. España no compitió con el margen que en 2013 ofrecían rivales como Ucrania o Japón. Delante estuvo un grupo que coronó dos de las últimas tres ediciones. La penitencia: forzar a España a garantizar su permanencia entre los ocho aspirantes a título en 2014.

La labor de relanzar el tenis femenino pasa por curtirse en este tipo de semanas. Mal tiempo, rival duro, desenlace dramático. Una experiencia que conjugó el primer trago amargo en la Era Conchita. Una derrota sufrida, en ocasiones, vale más que una victoria casual.

Tiempo para valorar lo sucedido. Procedemos a desgranar la eliminatoria desde varios frentes:

Actitud | Un ejemplo de cómo encarar una eliminatoria de grupo. Anteponiendo intereses comunes a las prioridades de cada uno. En este sentido, es de justicia romper lanzas en favor del equipo por su verdadera demostración de compromiso.Luchando hasta el final sin dejarse nada dentro. Carla Suárez ha acudido una serie a la que podía haber renunciado con argumentos. Se ha volcado como nunca, ganando los dos puntos de España, peleando en hasta tres partidos y debiendo renunciar a Doha (uno de los 9 torneos WTA más importantes del año) para estar con España. Siendo top16, ¿cuántas tenistas harían eso? Tita Torró estrenó galones de individual en primera jornada, y ofreció una reacción cuando la circunstancia (set y break abajo) podía forzar a bajar los brazos. Silvia Soler forzó la tercera manga ante la teórica número 1 checa, jugadora con mucha más experiencia. Lara Arruabarrena se mantuvo cada minuto pegada a sus compañeras, ya fuera entre lluvia o un frío que calaba en la sombra del banquillo. Del primer al último punto, en su primera convocatoria desde la lateral. Obrservando, aprendiendo. El doble se escapó en un set point rarísimo, caña imposible de Hlavackova, en primera manga. Teniendo delante campeona de Grand Slam, hasta ese punto se tensó la cuerda. Partidos todos apretados, entregados por detalles y nunca siendo arrolladas. Un equipo derrotado, lejos de ser un equipo perdedor.

Resultado | Derrota. El primer pestañeo en la Era Conchita. Ante un equipo campeón en dos de las últimas tres ediciones, nada menos. Hay que situar circunstancias para valorar: República Checa careció de su principal figura (Petra Kvitova) y pudo contar con su segunda baza (Lucie Safarova) menos de los esperado. Aún así, tuvo mimbres para cerrar la eliminatoria a domicilio ante España. Es el precio a pagar en Grupo Mundial, un club reducido a ocho naciones donde hay mandíbulas con superávit de colmillos. Es un golpe para la reflexión. No obstante, el grupo supo mantener la cara. En todos los individuales hubo victorias o pulsos estirados hasta la manga definitiva, factor que el azar negó hacer válido en el punto por parejas. La predisposición a la pelea del equipo, la voluntad e ilusión por no desistir, ese sentido de pertenencia estuvo ahí. Por momentos hubo complejos, inconsistencia de ideas para asentar inercias (Torró tras hacer parcial 6-0 y abrir tercer set) o pestañeos terminales (Soler incapaz de consolidar roturas al comienzo de segundo y tercer set). Pequeños detalles que reflejan grandes márgenes de mejora. Pero sólo muestra miedo a las alturas quien ha subido unos cuantos peldaños.

Convocatoria | Quizá uno de los grandes logros de Conchita. Ser capaz de reunir un grupo de garantías desde la primera convocatoria. Llevar a perfiles que bien podría eludir la competición priorizando el plano personal. Mérito por mantener el buen ambiente y acercar a Carla Suárez, con físico exigido y calendario de gran altura. Por saber dar minutos a Torró, con apenas dos sets jugados en toda la temporada, pero siendo parte importante en la convocatoria. Ya le dio el debut en 2013 y esta vez volvió a llamar en un momento delicado haciéndole sentir parte importante. Por mantener la fidelidad de Silvia Soler, presenta ya en las últimas cinco eliminatorias -- siendo la única española con tal grado de regularidad. No se ha perdido una serie con Conchita, importante en su crecimiento. De nuevo pensando a futuro, bien por llevar a Lara Arruabarrena, descartada por enfermedad en Barcelona 2013 pero de nuevo reclutada a la causa, ganando experiencia de grupo de cara a un futuro donde debe ser parte fundamental. Conjugando veteranía con proyecto a medio plazo. Crear ese compromiso, ese espíritu de grupo con recorrido, casi tan importante como el puntual resultado. Unas caras larguísimas en rueda de prensa tras ceder el punto decisivo, el mejor legado de la eliminatoria. Muchachas alegres con ganas justas de expresar ante micrófono. Si una derrota duele, una derrota importa.

Capitana | El primer tropiezo como capitana de la aragonesa, ante una de las rivales más potentes que se podían encarar en Grupo Mundial (ganadoras en 2011 y 2012). El resultado, en condiciones muy complicadas de preparación, ha sido una eliminatoria decidida en quinto punto. Lluvia, frío, viento, sin luz artificial,... Días de perros pero ambición intacta en las jugadoras pese a todo. En una primera ronda donde multitud de equipos han presentado convocatorias desangeladas (Estados Unidos, Italia, Rusia,...) España ha acudido con cuatro de sus primeras seis raquetas, incluyendo su top2 convocable. La bisoñez del grupo en una eliminatoria tan importante quizá facilitase la llamada, pero la unión del grupo con su capitana parece fuera de toda duda. Con el seguimiento realizado desde la cercanía, viajando a Australia, a París, se muestra un esfuerzo continuado por conocer el estado presente de cada jugadora. Sin caérsele los anillos para alterar jerarquías en el individual en la primera jornada. Liderando desde la experiencia, dejando hacer a técnicos propios de jugadoras en las prácticas, entendiendo la fuerza como el fruto de una suma de partes. Con Conchita España logró un ascenso y con ella en el banquillo se ha peleado con honor una serie de Grupo Mundial hasta un equipo de gran altura. Un sentido de pertenencia que sólo puede lograrse con el nivel de compromiso subrayado por la aragonesa.

Comentarios recientes