Australian Open 2014 | Partidos a seguir del día 10

Abordamos los partidos más interesantes de la décima semana de competición en Melbourne Park

Segunda jornada de cuartos de final en la pista central de Melbourne Park con cuatro hombres y cuatro mujeres buscando acompañar a Tomas Berdych, Stanislas Wawrinka, Na Li y Eugenie Bouchard en las semifinales del primer Grand Slam del año. La emoción y el espectáculo están asegurados.

Simona Halep v Dominika Cibulkova (Rod Laver arena – primer turno): abren fuego dos auténticas gladiadoras. Halep está confirmando las magníficas sensaciones que dejó el año pasado y se postula como una alternativa a tener muy en cuenta en los torneos importantes. Ya no es aquella chica irregular que solo jugaba bien unas semanas al año y, casi siempre, sobre tierra batida; en 2013 conquistó títulos sobre todas las superficies y comienza un nuevo curso firmando su mejor participación en un Grand Slam. Superó con nota el primer gran escollo que le deparaba el cuadro, venciendo a Jelena Jankovic, con rosco incluido en el último parcial, y aun deberá aumentar sus prestaciones si quiere deshacerse de una Dominika Cibulkova plena de confianza tras derrotar a Maria Sharapova. La eslovaca es como un pequeño torbellino sobre la pista: se mueve a una velocidad endiablada, no especula y busca jugar a dos o tres golpes siempre que puede, algo que puede incomodar sobremanera a la rumana, una tenista más de ritmo, que pasa más bola y se trabaja mucho más los puntos. Los pulsos precedentes nos dejan un balance de 2-1 favorable a la eslovaca, vencedora en la única ocasión que se midieron en pista dura (Indian Wells 2013, 7-5 7-6). Difícil pronosticar quién se llevará el gato al agua esta vez.

Agnieszka Radwanska – Victoria Azarenka (Rod Laver Arena – segundo turno): más desigual, a priori, se presenta la segunda cita del día. Se miden dos chicas que se conocen a la perfección: nada menos que 16 veces se han enfrentado y el panorama no puede ser más desolador para la polaca, que solo fue capaz de alzarse vencedora en tres ocasiones, la última de ellas en 2011. Desde entonces, siete derrotas consecutivas y, las cinco últimas, con resultado abultado. Aga dispone de un gran arsenal de recursos tácticos y técnicos que pueden desesperar a más de una, como bien puede atestiguar Garbiñe Muguruza, su última víctima, pero la pegada de Azarenka es mortífera y, por muchas bolas que recupere, normalmente acaba cediendo ante ella. Vika con confianza es una apisonadora; le encanta dominar, repartiendo tanto de derecha como de revés y buscando el winner a las primeras de cambio. Radwanska intentará tenderle una trampa, con sus dejadas y sus cambios de altura, y la bielorrusa esquivarla a base de palos. Es complicado, pero ya sabemos que, algunas veces, la maña puede con la fuerza.

Rafael Nadal v Grigor Dimitrov (Rod Laver Arena – tercer turno): después de que el joven Nishikori le pusiera en bastantes más apuros de los previstos, al número uno mundial le aguarda otro de esos talentos llamados a copar el top ten en los próximos años. El búlgaro Dimitrov empieza a dar la medida de lo que se espera de él y, por fin, se planta en cuartos de final de un grande. Talentoso como pocos, en Melbourne está mostrando un tenis muy efectivo, habiendo cedido sólo 4 breaks en lo que va de torneo, tantos como cedió Nadal ante Nishikori en octavos. Grigor nunca ha podido con Rafa, pero es de los pocos que pueden presumir de haber ganado un set en todos sus enfrentamientos con el de Manacor. Por su forma de jugar, las comparaciones con Federer son inevitables y, como al suizo, frente a Nadal le va a tocar lidiar constantemente con las bolas altas que le van a llegar a su lado del revés. Ahí puede estar una de las claves del partido. Otra, seguro, en la mentalidad: hacerle un set a Nadal puede ser muy meritorio pero, a cinco sets, hace falta mucha paciencia y mucha entereza para superarlo y está por ver que Dimitrov esté preparado para un partido de estas características. Si Rafa recupera el nivel que exhibió frente a Monfils y el tema de las ampollas en su mano izquierda no va a más, en su mano está alcanzar una nueva semifinal de Grand Slam, y van…

Andy Murray – Roger Federer (Rod Laver Arena – cuarto turno): el plato fuerte del día, sin duda alguna. Todo un clásico de los últimos años, un choque entre dos súper clase que buscan volver por sus fueros tras superar diversas adversidades. Andy alcanzó su madurez tenística de la mano de Ivan Lendl, pero los problemas de espalda le han mantenido parado unos meses y aún trata de recuperar sensaciones. Que se deje un set con Stephane Robert quizá no dice mucho en su favor, pero su clase está fuera de toda duda y esas lagunas transitorias las ha mostrado a lo largo de toda su carrera. Quizá no esté todavía al 100% pero tener en frente a Federer, a buen seguro le motivará y aumentará su tensión competitiva. El suizo, al que se ha dado por muerto y enterrado en más de una ocasión, está de vuelta y viene de impartir una de sus clases magistrales ante Tsonga, al que pasó por encima. Cierto es que el francés se mostró mucho más blando de lo que en él es habitual, sin su característica agresividad, pero no menos cierto es que Roger jugó un tenis de altísimo nivel. Andy no va a regalar tanto, es capaz de devolver muchísimas bolas e incomodar a Federer, al que los largos peloteos no benefician en absoluto. Ante Tsonga vimos a un Roger agresivo, que no dudaba en acabar los puntos en la red siempre que podía, y esa puede ser su mejor arma para cortar de raíz el ritmo cansino que intentará imponer el escocés. Dos formas muy distintas de jugar al tenis, un duelo táctico de altos vuelos que nos dará la medida de las posibilidades de uno y otro para poner en jaque la hegemonía que ejercen Nadal y Djokovic en los últimos tiempos. Tenis de alta escuela.

Por Fernando Arribas

LA APUESTA del día

Comentarios recientes