Wawrinka marca el límite a Robredo

El de Lausana frena al gerundense y reeditará con Djokovic el épico encuentro de 2013

Tommy Robredo, el luchador incansable, se prepara para la batalla nocturna en el Rod Laver Arena. Le espera Stanislas Wawrinka, a quien ha vencido en 6 de los 7 enfrentamientos previos, pero la mayoría ve al suizo como favorito en esta ocasión.

Tommy, un competidor nato con sangre española en sus venas, vuelve a desafiar los pronósticos. Hace de la lucha contra la adversidad una rutina. No se pone límites, y por eso ha saltado barreras. Tiene 31 años, pero celebra cada punto con la ilusión de un chico de 18.

El tímido Wawrinka, ensombrecido en Suiza por Roger Federer, habla muy alto con su raqueta desde el principio. Domina con el servicio, y sus latigazos de revés a una mano castigan a Robredo. Tiene claro que necesita ser más agresivo que nunca para doblegar al guerrero de Hostalric. El suizo cumple su guión, incluso sube a la red con frecuencia, y manda sobre el azul de Melbourne (4-1).

Una derecha de Robredo provoca el fallo de Wawrinka y el primer “vamos” del español. Pero el suizo se mantiene sólido con su saque. Sin más sobresaltos, se lleva el primer set (6-3) con sólo 30 minutos de desgaste. El servicio y la agresividad de sus golpes desde el fondo de la pista le permiten acortar los puntos. Es lo que necesita contra un gladiador como Robredo, casi siempre vencedor cuando el duelo en la pista se convierte en una lucha física.

El infatigable Tommy no recurre al saque abierto para dominar con su derecha como en otras ocasiones. La potencia de los golpes del suizo le desborda. De este modo, Wawrinka logra un break tempranero en la segunda manga que ensombrece más el camino de Robredo hacia los cuartos de final.

El tenista español evita otro break que le condene a dos sets en contra. Apenas sobrevive en el partido. Wawrinka manda en la pista con más claridad de la que indica el marcador. La contundencia de sus golpes paralelos desmonta el armazón de Tommy.

El suizo casi celebra el segundo set con un primer saque a la esquina, pero el resto de revés de Robredo le niega la gloria. En ese momento, Wawrinka acusa la tensión y comete dos errores que resucitan al guerrero. Por primera vez, el partido entra en el terreno de Robredo y la segunda manga se resuelve en el tie-break. Un ‘passing shot’ magistral da ventaja al español (0-2), pero el suizo se repone de inmediato, favorecido por algunos errores de Tommy, y gana el desempate con claridad (7-3).

Robredo no baja los brazos en el tercer set, pero apenas tiene opciones al resto. Con empate a cuatro juegos, el saque de Wawrinka le da una tregua. Tiene un 15-40 que le permite ver la luz, pero el suizo vuelve con fuerza. La lucha se iguala y lleva a otro tie-break. El tenista español logra una valiosa ventaja (2-4), pero dos errores desde el fondo le alejan del campo de batalla. El suizo gana 6-3, 7-6 (3) y 7-6 (5) en dos horas y 23 minutos. La fe de Tommy Robredo mueve montañas, pero Stanislas Wawrinka fue una roca demasiado dura para él. El guerrero descansa en paz con orgullo tras un meritorio torneo.

Wawrinka contra Djokovic, un duelo que promete

Stanislas Wawrinka y Novak Djokovic protagonizarán un cruce de cuartos de final que promete ser espectacular si ambos mantienen el nivel de partidos anteriores. A pesar de que el serbio domina claramente los enfrentamientos directos (15-2), dos partidos del año pasado entre ambos quedaron en el recuerdo del mundo tenístico por su igualdad y calidad. En la cuarta ronda del último Open de Australia, Djokovic necesitó más de cinco horas para ganar un partido que resolvió por 12 a 10 en el quinto set. Una batalla similar se libró unos meses después en las semifinales del Open de Estados Unidos, donde el serbio venció en la quinta manga por 6 a 4 tras más de cuatro horas. La agresividad de los golpes del suizo, con un saque potente y unos paralelos letales, llevó al límite la consistencia del serbio en ambas ocasiones.

Por Juan Manuel Muñoz

LA APUESTA del día

Comentarios recientes