Li evita el precipicio

Hace dos temporadas salió de Australia entre un llanto desconsolado. Había perdido la cuarta ronda en Melbourne Park tras haber gozado de cuatro pelotas de partido ante Kim Clijsters en un pulso dramático. Oportunidades perdidas que le rasgaron el alma en su major favorito.

El año anterior había disputado en Australia su primera final de Grand Slam y en 2013 respondió colocándose de nuevo en el último partido. En 2014, cuando llega como top3 a Melbourne, el destino le ha devuelto parte de lo que le fue arrebatado en el pasado.

Salvó los muebles ante la checa Safarova (1-6 7-6 6-3) anulando una pelota de partido en el segundo set. La fotografía al término del encuentro, con radiante sonrisa, fue diametralmente opuesta a la de 2012. A veces hay que rozar el infierno para tocar el cielo. ¿Será un estímulo decisivo para su candidatura al título?

La bola de partido de Safarova fue cantada fuera y, a pesar del challenge, la repetición mostró que la bola se había ido por unos centímetros. "Creo que cinco centímetros han salvado mi torneo. Si hubiera entrado, todo el equipo estaríamos camino del aeropuerto", declaró la jugadora china tras salvar un partido disputado bajo el asfixiante calor un día más en las pistas de Melbourne.

Li Na aprovechó la rueda de prensa posterior al partido para anunciar que no participará en los Juegos Olímpicos de 2016 en Río, dejando paso a jugadoras más jóvenes.

Comentarios recientes