El dilema de Fernando

Verdasco tiene como objetivo ser de nuevo top-10. ¿Podrá hacerlo siendo igualmente top en dobles?

Lejos quedan aquellos tiempos en los que John McEnroe, afincado en el top-3 de la clasificación ATP, compaginaba con igual éxito la disciplina individual y la de dobles, reduciendo al máximo las sesiones de entrenamiento, llegando a estar el número 1 de ambas disciplinas al mismo tiempo –único en conseguirlo en la historia, junto a Stefan Edberg-. Hoy en día es prácticamente imposible conseguir tal circunstancia, pues el single exige una dedicación absoluta, a todos los niveles, algo que hace incompatible con ser igualmente superélite del ranking de dobles.

De entre los que mejores posiciones presentan en ambas disciplinas, destacan dos españoles: Marcel Granollers y Fernando Verdasco. Si primero fue el catalán el que sin perder su estatus de top-30/40, consiguió afianzarse, junto a Marc López, entre los mejores especialistas del doble, consiguiendo plaza y posterior victoria en Londres, fue después Fernando Verdasco, quien sorprendentemente repitió hazaña junto a David Marrero. Pasada la treintena, Verdasco manifestó al término de 2013 que su objetivo para la temporada 2014 era volver al top-ten.

Su aclimatación al doble fue prácticamente inmediata, pues la velocidad y potencia de su drive se antojaba diferencial al resto y en los intercambios cruzados. Muchos especialistas manifestaron que su velocidad de bola no tiene respuesta, terminando siendo decisivo sobre el O2, en el pasado noviembre.

¿Puede mantenerse un estatus de top-10 en ambas disciplinas en un calendario tan exigente?

En declaraciones a Europa Press, el pasado diciembre, Fernando priorizaba el individual, sabiendo que el dobles será siempre la disciplina anexa.

"Ojalá que el año que viene en el individual recupere el nivel que tuve tanto en 2009 como en 2010. Mi objetivo es llegar a estar 'top 10' o cerca de ello a final de año. Y, por supuesto, quiero que en el dobles pueda seguir dando el mismo nivel que hemos demostrado en la Copa de Maestros".

“Mi prioridad siempre es el centrarse en el individual. El dobles es simplemente algo que acompaña".

"Es cierto que me encanta jugar dobles. Además, me están saliendo las cosas muy bien, y por supuesto voy a intentar seguir haciéndolas muy bien o incluso mejor el próximo año. Pero está claro que mi prioridad es el single y siempre lo va a ser".

Parece muy complicado que Verdasco pueda obtener los mismos resultados si su camino en el ranking individual mejora en este principio de año, en un Australian Open donde solamente defiende la tercera ronda. Si añadimos que solamente obtuvo una 2ª ronda en París y cayó en 1ª en Nueva York, el rendimiento en los cuatro grandes puede salir positivo aún defendiendo los 1/4 de Wimbledon.

La carga física y psicológica de un jugador que obtenga posiciones altas y similares en ambas disciplinas parece francamente complicada de sostener un año entero, pero luchando por ser la pareja de dobles en Copa Davis en la primera eliminatoria, en tierras germanas, que Carlos Moyá capitaneara en 2014, puede hacer que Verdasco imprima el mismo ritmo en Australia y torneos previos al duelo con Alemania.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter