Marin Cilic: Bola Naranja

Tras la sanción por doping que le mantuvo alejado de las pistas durante gran parte del 2013, el croata, entrenado por su compatriota y excampeón Goran Ivanisevic, se desentendió, obligado por las circunstancias, de un top-20 que había conquistado y hecho suyo con gran regularidad. De pulso más irregular y tembloroso cuanto más cerca le queda la gloria, su menor aval reside ahí: dar el salto en una ronda importante. Quien sabe si con el que fuera campeón de Wimbledon hace ahora casi 13 años, pueda hacer de esas arenas movedizas, piso firme y a explorar. Representante del ala más pegadora y plana del circuito, su ausencia de ritmo a la hora de tejer sus puntos fuertes pueden resultar un notable contratiempo. Ojo a los duelos posibles que pueda mantener con los Janowicz, Isner o Raonic. En esas se mueve con ligereza.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter