Serena corona Brisbane ante Azarenka

La estadounidense somete a la vigente campeona del Australian Open a una semana del Grand Slam aussie

Serena Williams comenzó su temporada 2014 igual que en 2013: ganando el WTA Premier de Brisbane. Esta vez tras derrotar a Victoria Azarenka (6-4 7-5) para alzar el título 58 de su carrera. Con el Australian Open a nueve días vista, la número 1 del mundo revalidó su corona en Queensland ante la vigente campeona del major de Melbourne. Tras completar la temporada más solvente de su carrera a nivel de victorias y títulos, Serena volvió a mostrar esa virtud tan pulida en esta etapa de su carrera: la normalización continuada del triunfo.

La final careció del carácter electrizante de otros encuentros entre las dos primeras raquetas WTA. La iniciativa marchó por bandos de manera alterna (Serena dominó hasta el 6-4 2-0, Azarenka volteó la situación hasta el 6-4 2-4, para finalmente culminar Wiliams el 6-4 7-5), pero fueron escasos los momentos en que ambas hicieron coincidir el punto dulce. Serena volvió a ver reducidas a nada ventajas en el encuentro, una dinámica habitual en sus pulsos con la de Minsk. A diferencia de lo ocurrido en Cincinnati y el US Open, fue capaz de contener el titubeo del segundo set.

Williams marcó diferencias con el saque (11 aces) pero el vigor de Azarenka tras la línea le hizo guardar neutralidad en golpeo de fondo (30 winners, 30 errores no forzados). Azarenka, firme como siempre ante la número 1, hizo brotar los nervios en la campeona, llegando a desbordar a Williams en intercambio pero igualmente algo desdibujada en el cómputo global (15 ganadores, hasta 23 imprecisiones no forzadas).

Una máxima de competitividad reside en seguir ganando sin rayar al mejor nivel. Eso es lo que ha hecho Serena Williams en Brisbane, alzando el título además tras dejar en el camino a las dos mujeres con más presencia reciente a su vera en las alturas del tenis femenino: María Sharapova y Victoria Azarenka. En un cuadro que también le ha planteado a Andrea Petkovic y Dominika Cibulkova, nada de grano molido para abrir el año. Y ha culminado la semana sin entregar manga alguna. Abriendo a medio gas, pero suficiente para seguir gobernando.

Para Serena, las piezas llegan encajadas a nivel psicológico antes del primer major del año. Su triunfo sobre Azarenka, el tercero consecutivo en pistas duras desde el pasado US Open, hace que la estadounidense llegue a Australia habiendo ganado al menos los últimos tres pulsos ante el resto del top8. Las principales alternativas a Serena al cetro aussie (Sharapova, Li, Kvitova, Radwanska,... al margen de la bielorrusa) mirarán a la número 1 con el subconsciente plagado por recientes latigazos.

Algunas lecturas positivas guarda la semana para Victoria Azarenka. Tras disputar la final del US Open la bielorrusa atravesó la fase más baja de su temporada 2013, alegando lamentar su preparación para una gira asiática de resultado moderado y un WTA Championships donde quedó consumida en la fase de grupos. Llegar al primer evento del año con ese recuerdo, llegar al último partido y generar nervios en Serena Williams debe calibrarse con el debido mérito.

Azarenka no había cedido un partido en terreno australiano desde la temporada 2011. Algo más, hasta remontarse a 2010, desde que Serena conquistara por última vez Melbourne Park. El Grand Slam más esquivo recientemente para la numero 1. Allí se dirigirán ahora las dos primeras raquetas para abrir fuego en poco más de una semana.

Con ese destino como posible terreno de revancha Azarenka, reina de las últimas dos ediciones, lanzó el guante: "Espero que nos veamos en Melbourne". El único enfrentamiento posible tendría lugar en el séptimo partido sobre la Rod Laver Arena. En la final del primer Grand Slam del año. Serena llega preparada. Victoria, con ganas de decir la última palabra.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes