Nadal, a escena sin dolor

El mallorquín, que abre la temporada, desvela un tratamiento que le ha quitado las molestias articulares por primera vez en dos años

Es el león a las puertas del coliseo. Rafael Nadal, número 1 del mundo, abrirá en Doha de manera oficial la temporada 2014 en circuito individual. Después de debutar con victoria junto a su entrenador Francis Roig en modalidad de dobles, le espera el primer envite particular. Lukas Rosol, su verdugo en Wimbledon 2012, al que ya derrotó el lunes en el pulso por parejas, será el estímulo para tomar temperatura.

Las sensaciones a principio de año no podrían ser más diferentes. A finales de 2012, atravesando la penitencia por la rotula parcial del tendón rotuliano y una hoffitis en su rodilla izquierda, el balear renunciaba a Doha y al Australian Open convirtiendo su baja en la más larga de su vida. Al cierre de 2013, en la víspera del nuevo año, el mallorquín afirma que la articulación no le produce dolores en el día a día.

La razón, según indicó a la agencia DPA, un tratamiento con células madre completado durante la pretemporada. "Es pronto para saber hasta qué punto es un tratamiento definitivo, porque sólo llevo trabajando tres semanas. Pero es la primera vez que no tengo dolor en la vida cotidiana desde hace más de dos años".

En fases anteriores de su carrera, el de Manacor ha recurrido a factores de crecimiento, plasma enriquecido para salvar los tejidos articulares, para tratar sus castigadas rodillas. Un movimiento que el número 1 tacha de "posiblemente decisivo" para salvaguardar su carrera deportiva. En esta ocasión el uso de células madre sería un movimiento para tratar sus cartílagos, decisión tomada en noviembre y cuya respuesta por el momento sería satisfactoria.

"Para mí es muy importante poder estar activo. Practicar otros deportes, por ejemplo. Mientras que en este tiempo sólo pude jugar al tenis y luego descansar".

Después de una temporada recargada de actividad, con una decena de títulos en el zurrón, incluyendo cinco Masters 1000 y dos Grand Slam, Rafael encara una circunstancia imposible en 2013: abrir una temporada por el trazado habitual, Eso conlleva visitar cementos pérsicos y australianos. En Doha, plataforma de lanzamiento habitual durante los últimos años, tiene su primera toma de contacto.

"Es una buena sensación volver a Catar. Quiero competir desde el principio, pero lo cierto es que sólo llevo entrenando dos semanas y media, la primera sin desplazarme, y no sé hasta dónde podré llegar con la preparación que llevo", estima el mallorquín, que tiempo atrás subrayó su objetivo de emplear este evento como base para llegar al 100% a Melbourne.

El número 1 abre el camino en Doha. Tras un 2013 memorable, llega la primera reválida sin apenas tiempo para disfrutar lo logrado.

Comentarios recientes