Paire o no Paire

El francés, un volcánico carácter situado ya en top30, es uno de los grandes atractivos para la nueva temporada

Estando en fechas tan señaladas, donde se olvida un poco la dieta y viendo como se toma las derrotas el protagonista de esta entrada a tenor de las instantáneas que ha ido compartiendo en las redes sociales durante el último año, seguramente sean días felices para Benoit Paire, tenista de una personalidad y ánimo tan peculiares como comentados. Inmerso en plena preparación para el Australian Open, podremos comprobar el inicio de año de un jugador cuyo espíritu siempre deja abierto a debate.

El propio Paire se hacía eco, hace escasos días, de la opinión de otro seguidor suyo en la red social Twitter, informando de la progresión que el tenista francés había tenido en sus años en el World Tour, comentando las posicionales finales del galo a final de cada temporada:

2010 -> 152

2011 -> 95

2012 -> 47

2013 -> 26

Los saltos en el mapa de progresión de Paire no dejan lugar a dudas en cuanto a sus pasos al frente, quedando aún por delante lo más difícil. Con victorias ante Marin Cilic o Juan Martín Del Potro, Paire logró durante 2013 unas semifinales en Roma, Chennai y final en Montpellier –segunda de su carrera-, sin aún conocer la segunda semana en un Grand Slam. A sus 24 años y englobado en el grupo de pasadas promesas que intentan convertirse en realidades del top-20, el francés aún debe despejar ciertas dudas sobre su juego.

Potencia y facilidad para golpear no están entre ellas, pero ordenar todo su juego de ataque es lo que puede acercarle a lograr victorias más continuadas, dejando atrás la discontinuidad de sus resultados. Con 32 victorias en 2013 –récord personal- el de Avignon tendrá que domar un carácter intermitente y proclive al despiste y la negación.

Tras su derrota en Wimbledon, ante Lukasz Kubot, Paire sacó a pasear su volcánico carácter, aireando todo su fuero interno tras conocer la derrota. Convertir la costumbre en excepción y controlar su proceder es una asignatura pendiente de mejorar para asaltar los puestos que le preceden; los de mayor privilegio. Ya en Bercy, incluso respondió al ánimo de la grada. No es un tenista lineal, ni en su juego ni en su carácter. Pero por condiciones debería de tenerse muy en cuenta.

Necesitado de un mayor equilibrio, Paire puede responder en 2014 a ciertas preguntas que están siendo contestadas en ambos sentidos: los que presentan dudas por su modelo de juego y su actitud o los que confían en su potencial y su progresión.

¿Ser animador del circuito, sin grandes responsabilidades ni ambiciones o ser el encargado de seguir dejando atrás a esos mismos animadores que vienen por detrás? ¿Dejar de ser el enfant terrible de la escuela francesa, repleta de perfiles, velocidades y pensamientos, o demostrar ser el mayor talento de la realidad gala?

Paire o no Paire. Esa es la cuestión de Benoit.

También puede interesarte:

http://www.puntodebreak.com/2013/10/29/benoit-paire-son-unos-idiotas

http://www.puntodebreak.com/2013/06/29/la-ira-de-benoit-paire

LA APUESTA del día

Comentarios recientes