Bouchard: "Me gustaría ser controlador aéreo"

La canadiense expresa una curiosa inquietud al margen de su labor como jugadora WTA

Eugenie Bouchard ha mostrado una de sus pasiones ocultas: ser controladora aérea. La joven figura canadiense, uno de los rostros de mayor potencial futuro en el circuito femenino, ama el desafío de lidiar con la presión y no dudaría en seguir por ese camino al margen de la competición profesional en el tenis.

La norteamericana, que abrirá su temporada oficial en el WTA Premier de Sidney, fue entrevistada por el Sydney Morning Herald acerca del inminente curso deportivo. Número 32 del mundo tras su primera temporada a tiempo completo, el futuro parece brillante para la teenager mejor clasificada del top100.

Una mujer que ha tenido claro desde muy joven su voluntad por ganarse la vida como tenista profesional, muestra alternativas en mente en caso de que el camino abordado no diera los frutos esperados. "Sé que va a sonar un poco extraño, pero me gustaría ser controlador aéreo" indicó Bouchard antes de razonar su respuesta. "Paso bastante tiempo en los aeropuestos y en aviones. Siempre ando sentada por allí mirando hacia las torres y suelo preguntarme: ¿Qué estarán haciendo allí arriba?"

Sometida a una expectación creciente, etiquetada como una de las grandes figuras de futuro a seguir e incluso etiquetada por Martina Navratilova como "futura campeona de Grand Slam", Bouchard camina con muchos ojos plantados sobre sus hombros. Una presión externa que parece aceptar con ganas una adolescente de carácter maduro, dispuesta a aceptar un rol donde pondría en sus manos centenares de vidas.

"He escuchado que es un trabajo con semejante nivel de estrés que sólo puedes trabajar en ello durante dos años y después tienes que parar para no hartarte. A mí me encanta eso" indica Eugenie, mostrando aprecio por la exigencia. "Esos ambientes de gran nivel de estrés, situaciones de altísima presión. Disfruto esos momentos. Sería interesante estar allí arriba a hacer aterrizar un 747 procedente de Japón o de donde sea".

El interlocutor le indica que ni siquiera tiene carnet ni coche. "Exactamente. No podría conducir hasta el trabajo pero podría hacer aterrizar un Jumbo de vuelo intercontinental. Así soy yo".

Una mujer que, con apenas 19 años, ya ha batido a Ivanovic en la Pista Central de Wimbledon, ganado sets a ambas hermanas Williams o derrotado a perfiles como Samantha Stosur y Jelena Jankovic parece no tenerle miedo a las alturas.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes