Jerzy Janowicz

Janowicz ya está en cuartos de final.

Tras su eclosión en el Master 1000 de París 2012, el polaco se convirtió en uno de los jugadores a seguir para esta temporada recién concluida. Un saque temible, una derecha potentísima y un desparpajo espectacular, variando su juego con golpes cortaditos y dejadas de muy bella factura, le han convertido, en muy poco tiempo, en uno de los preferidos del público.

Sin duda, es uno de los jugadores con más potencial del circuito. Su pirnicpal arma es el saque: tiene una variedad increíble, la pone donde quiere y a velocidad de vértigo. Juega bien desde el fondo pero adolece de bastante precipitación. Lo de pasar la pelota no va con él, se la juega a las primeras de cambio y eso, contra jugadores top, es sinónimo de fracaso.

Si consigue corregir eso y alcanzar más equilibrio en su juego, será un tenista muy difícil de batir, sobre todo en pistas rápidas.

Las semifinales de Wimbledon, con derrota ante el campeón, Murray, fueron su mejor resultado del año. Los continuos problemas de espalda sufridos desde entonces, lastraron su juego y le llevaron a caer en primera ronda de Cincinnati, ante Blake, y del US Open, ante Máximo González.

Tras unos meses apartado de la competición, regresó para el tramo final de la temporada de pista dura, dejando momentos de gran tenis ante Ferrer y Nadal, pero notando la falta de ritmo competitivo.

Si las lesiones le respetan y la cabeza no le traiciona, candidato a todo en los próximos años.

Por Fernando Arribas

LA APUESTA del día

Comentarios recientes