Rafa Nadal, vacaciones entre exhibiciones, golf y póquer

Rafa Nadal afronta el final de 2013 cargado de exhibiciones a lo largo y ancho del planeta. ¿Se contradice cuando reclama un calendario ATP menos apretado?

El número uno del mundo no para ni descansa. Rafa Nadal está sumergido en una gira por Sudamérica junto a jugadores como Novak Djokovic, David Ferrer y dos exjugadores, David Nalbandian y Nicolás Massú. El manacorí, con tantos compromisos de por medio, ve como sus vacaciones se van reduciendo y el tan cotizado descanso, no termina de llegar. Exhibiciones en el Caribe, Perú, Chile, Argentina y Abu Dhabi, golf en Mallorca y póquer en Praga, componen la hoja de ruta del número uno del mundo antes de comenzar oficialmente la temporada 2014 de tenis.

El 2013 ha sido, tras siete meses sin competir, uno de los años más exigentes física y mentalmente para Rafa Nadal. El número uno del mundo ha disputado 89 partidos entre individual y dobles en tan solo diez meses. Una abultada carga de partidos para un jugador que dejaba atrás una lesión que lo apartó de las pistas de tenis por más de siete meses.

Dado el desgaste producido durante el año, la dureza de la competición y las constantes críticas al calendario tenístico, puede resultar contradictorio que algunos tenistas aprovechen el descanso final de temporada para jugar exhibiciones a lo largo y ancho del planeta.

A continuación desglosamos la agenda de Rafa Nadal para este tramo final de temporada:

- Del 12 al 16 de noviembre: torneo benéfico en las Islas Necker

- 17 de noviembre: exhibición con David Ferrer en Lima, Perú.

- 20 de noviembre: exhibición con Novak Djokovic en Santiago, Chile.

- 21 de noviembre: exhibición con David Nalbandian en Córdoba, Argentina.

- 23 de noviembre: exhibición con David Nalbandian en Buenos Aires, Argentina

- 24 de noviembre: exhibición con Novak Djokovic en Buenos Aires, Argentina.

- Del 30 de noviembre al 1 de diciembre: torneo benéfico de golf en Mallorca.

- 12 de diciembre: torneo benéfico de Póker en Praga.

- Del 26 al 28 de diciembre: torneo exhibición en Abu Dhabi.

"Hay quienes nos acusan de que pedimos más vacaciones y después jugamos exhibiciones; los que opinan así no tienen ni idea de lo que es el deporte” comentaba Rafa Nadal en Londres. El número uno del mundo ponía su discurso sobre la mesa a un tema que podría ser cuestionado por los aficionados.

“Nos da la ilusión de conocer gente y lugares, de jugar con una presión diferente, y por eso no nos perjudican físicamente. Yo nunca me quejé del calendario largo sino de lo largo de los torneos obligatorios. Eso es lo que crea un desgaste que no nos permite alargar la carrera" zanjaba la mejor raqueta del planeta.

Por una parte, parece una carga elevada en cuanto a viajes, compromisos, ruedas de prensa, actos televisivos, promociones con los patrocinadores y un sin fin de obligaciones que jamás dejan descansar al jugador. Además del cansancio mental que supone no estar estabilizado en un lugar de residencia con la consecuente cantidad de viajes, aeropuertos, y pernoctaciones en diferentes ciudades. Una apretada agenda pero bien compensada económicamente.

Desde otro punto de vista, puede parecer ridículo comparar exhibiciones con el circuito profesional. El desgaste físico y mental que genera éste último, no se aprecia en partidos distendidos como suelen ser las exhibiciones.

Parece complicado resistirse a participar en este tipo de eventos. La vida de los tenistas es corta y es lógico que se busque optimizarla. Millones de dólares por un partido jugado, suena a negocio redondo. Sacrificio, entrenamiento y lucha durante toda su vida, hace que hoy recojan sus frutos. Son las mejores raquetas del planeta y el prestigio que tienen, hay que pagarlo.

Sin embargo, cada año que pasa, son más los jugadores que optan por acudir a este tipo de exhibiciones. Cuando, curiosamente, también son los mismos tenistas que se quejan de que necesitan más descanso. Se insiste en la necesidad de no llevar el cuerpo al límite, de preparar bien los torneos y la temporada, con el descanso suficiente, y cuando tienen la oportunidad de hacerlo, son los propios jugadores los que se embarcan en viajes por diferentes latitudes a cambio de una suculenta cuantía económica.

Lógico o no lógico. Contradictorio o no contradictorio. Es la tónica que se viene repitiendo año tras año y que cada vez escogen más tenistas.

¿Los jugadores desean e insisten en tener más tiempo de vacaciones para descansar o para incrementar sus posibilidades de organizar esta serie de acontecimientos de carácter lúdico en donde obtienen enormes beneficios económicos?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes