World Tour Finals 2013: el test de Federer y Del Potro

Argentino y suizo se enfrentan en una colisión decisiva por el acceso a semifinales: un billete para abordar a Rafael Nadal

Es un encuentro sin margen de error. Un clásico del otoño de 2013. El pulso indoor más repetido de la temporada. Roger Federer y Juan Martín del Potro colisionan bajo la bóveda de Londres con las fauces abiertas. Un todo o nada en la Copa de Maestros. El hombre más laureado de la competición contra el impacto más severo del circuito. Son, de facto, unos cuartos de final. Ambos liberados de calculadoras o margen para reservas. La evolución del grupo, sometidos por un Djokovic invicto, verdugos de un Gasquet eliminado, les deja entre las manos toda la responsabilidad. Un cuerpo a cuerpo a orillas del Támesis con un tesoro al término de la pelea: un billete a semifinales para enfrentar a Rafael Nadal.

Juan Martín del Potro v Roger Federer (O2 Arena – 15.00h*)

El torneo ejerce como prueba de algodón entre las mejores raquetas del circuito. Los tres jugadores con mayor número de victorias sobre top10 en la temporada (Nadal, Djokovic, Wawrinka), han clasificado a semifinales. Casualidad o no, quienes mejor han gestionado el pulso directo durante el presente curso ya han sellado el billete. El siguiente en discordia es el argentino Del Potro. Sus seis triunfos ante élite, incluyendo la victoria sobre Federer en la final de Basilea, le colocan como el inmediato candidato en ese sentido.

El argentino, que quedó a un set de pisar la final el pasado año, camina como principal alternativa a los grandes favoritos. El finalista de 2009 acude a una prueba de realidad ante Federer. Cuenta por victorias sus dos encuentros previos ante el helvético en Copa de Maestros, ambas en fase de grupos. Pero esta vez la pelea, a diferencia de las anteriores se juega sin margen de error.

Y llega con un plan evidente entre las manos. Sin complicaciones. “Intento jugar igual en cada superficie: impactar buenas derechas y buscar tiros ganadores” comenta el argentino sobre la vía directa con que abordará la gestión bajo el techo londinense. “Es duro jugar intercambios largos. Acabo de salir de tres sets por debajo de las dos horas. Eso significa que las canchas son rápidas” replica al ser cuestionado sobre el tempo del suelo. Juego recto, sin contemplaciones, buscando acribillar el muro. Apretando el gatillo a las primeras de cambio. Con eso recibirá Juan Martín a Roger Federer. Una receta con la que gobierna (4-3) el expediente bajo cubierta al suizo

El único hombre en la temporada capaz de batir a cada miembro del big4 juega con vistas a 2014. Sabe que si logra alcanzar la final alcanzará el número 3 del mundo por primera vez en su vida. Es consciente de tener a dos partidos dar el paso adelante y marcar en las listas el sentido de pertenencia al gran grupo. Y es un terreno que ya ha pisado. Eso es gasolina en un cuerpo de fatiga acumulada. “Es el último esfuerzo. Podría ser el último esfuerzo del año. Disfrutaré dando todo lo que me queda” advierte antes de llevar sus dos metro a orillas del Támesis.

Se encuentra Federer ante una encrucijada. Retenido contra una pared habitualmente hecha camino. En una temporada donde, tendencia natural, todo se ha vuelto más duro, la competición que reúne a los mejores ajusta con coherencia la soga. Si Roger necesitó acudir al último evento de temporada regular para clasificar, Londres le observa caminar al último partido con el pase por sellar. Solamente en una de sus once participaciones cayó Roger eliminado en fase de grupos. Es un riesgo que asume en 2013.

Camina el pulso con dos precedentes de callos aún marcados. Sendos pulsos en Basilea y París, repartidos entre argentino y suizo, dejan las armas veladas de cara a una brega decisiva. El precedente bajo la bóveda de Bercy, primer triunfo top5 desde enero para Roger, supuso un soplo de aire fresco en una mente ambiciosa necesitada de alimento.

“Estoy contento por haber ganado ese encuentro en París, porque era consciente de que podríamos volver a vernos en fase de grupos. Ese triunfo en París, a nivel psicológico, era muy importante para mí. Me demostró que puedo batir a top10. Vencí a Richard y a Juan Martín esa semana”.

“El triunfo en París era importante porque me había batido tres veces consecutivas en indoor. El año pasado, cuando nos enfrentamos aquí, ya estaba clasificado. Es complicado gestionar ese tipo de partidos”.

Llega Federer al partido con sentimientos encontrados. Una desajuste en los pies que puebla los pensamientos del helvético. “Se trata del movimiento. No tengo la coordinación que me gustaría. Me estoy ajustando a las condiciones” declara tras batir a Gasquet, todo un desafío para la movilidad por su carácter imprevisible. Menos margen si cabe podría encontrar en Del Potro, un hombre de golpeo terminal que obliga a la reacción enérgica para producir la réplica.

Camina el helvético en un entorno idóneo para su despliegue. Sabe que el recinto cubierto es el último parapeto de autoridad. El formato, las tres mangas, un medio fondo donde los rivales aún pueden notar su aliento. Y una inercia reciente al abrigo de los techos, como para pensar en la victoria. “Realmente pienso que mi confianza está en alto nivel, y eso es lo que necesito para batir a los mejores. Y Juan Martín, honestamente, forma parte de ese grupo”.

Novak Djokovic v Richard Gasquet (O2 Arena – 21.00h*)

Partido sin alicientes. Novak Djokovic está clasificado como primero de grupo. Richard Gasquet fue eliminado de la Copa de Maestros.

*hora española

LA APUESTA del día

Comentarios recientes