World Tour Finals 2013: partidos del día 3

Abordamos los encuentros que componen la tercera jornada de competición en el O2 Arena de Londres

La tercera jornada de competición en la Copa de Maestros 2013 puede servir para comenzar a aclarar el panorama del Grupo A. Este miércoles enfrenta a los dos vencedores de la primera rueda de enfrentamientos y a los dos hombres que entregaron el estreno. Como consecuencia directa, habrá quien quede al borde las semifinales y quien, por contra, deba comenzar a hacer números para estimar las opciones restantes de salvar el grupo.

Nadal y Ferrer compiten por segundo día consecutivo bajo la bóveda londinense, siendo los únicos jugadores que afrontan esta circunstancia en los primeros compases del torneo. El balear, único hombre que no ha cedido mangas tras la primera contienda, encara al suizo Wawrinka en un pulso que puede asegurarle el número 1 del mundo. El valenciano, tras el sonoro traspié de la apertura, tendrá delante a un Berdych tan necesitado como él de victoria para garantizarse opciones fuertes de clasificación en la última jornada del grupo.

En Punto de Break desgranamos ambos encuentros antes de que las primeras bolas crucen la pista a orillas del río Támesis.

Rafael Nadal v Stanislas Wawrinka (O2 Arena – 15.00h*)

Rodea el encuentro una circunstancia poco habitual, y es la naturaleza indoor que poblará el enfrentamiento. Una de las razones que incomodan sobremanera a Wawrinka en sus pulsos ante el mallorquín es la pelota liftada que genera Rafael. Continuamente el de Lausana se encuentra con esferas muy elevadas sobre su flanco de revés, debiendo impactar fuera de su área cómoda de golpeo con regularidad. Al abrigo de una cubierta, la variación de alturas es una de las circunstancias del juego atenuadas. Nadal encuentra más dificultades para imprimir centímetros al vuelo de la pelota, y ahí Wawrinka quizá pueda entrar con más frecuencia impactando su revés en zona cómoda para atacar y/o abrir la pista.

El historial de enfrentamiento directo arroja un balance deprimente: no solamente ha ganado Rafael los once pulsos previos, ni siquiera Stanislas ha sido capaz de anudar una sola manga ante el mallorquín. Y la rivalidad cuenta con 24 parciales competidos. En ese sentido, la losa mental es evidente al abrirse la contienda. Una circunstancia que puede derrumbar al aspirante, o soltarle los nervios ante el previsible final a encarar. Está por ver la aceptación psicológica de un renovado Wawrinka, que en el último enfrentamiento ante Rafael, sobre la pista dura de Shanghái, ya exigió un tiebreak de 20 puntos en el tramo de apertura – la manga más igualada del historial entre ambos.

Una de las lecturas del primer partido de Rafael viene en la frescura del tren inferior. Esa fracción de segundo anhelada al comienzo de la semana, no encontrada durante gran parte del Masters 1000 de Bercy, estuvo presente en el estreno ante Ferrer. Un activo realmente importante en un encuentro que se presume bastante rítmico ante el helvético. Teniendo en la pelea física opciones pero difícilmente una ventaja, la introducción de variedad por parte de Wawrinka será clave. Quizá el revés a una mano con el combo liftado/cortado más pulido del circuito, puede ser un incordio interesante al entregar un abanico de pelotas a Rafael. Evitando que el mallorquín encuentre el automatismo de golpeo.

En una pista más ralentizada que años atrás, se encontrarán dos auténticos portentos físicos orientados al desgaste. La lógica lleva a pensar en intercambios prolongados hasta encontrar el momento justo para apretar el gatillo. Un servidor notable, será importante para Stanislas mantener una autoridad en el primer impacto, evitando que Rafael aproveche el tempo extra que le otorgará la pista en la devolución. A la hora de tratar de gobernar la línea de fondo, sabe que debe guardar especial revés al abrir pista con el revés cruzado, que aterrizará directamente sobre la derecha de Nadal.

Wawrinka llega con el impulso moral de haber derribado a Tomas Berdych en el estreno. Toda una declaración de intenciones en su debut como maestro en un torneo broche de temporada. Ese sentido de pertenencia a la élite y renuncia al miedo escénico plasmada en resultado. Encarando el encuentro, sobre el papel, más complicado del grupo, el suizo tendrá licencia para soltar la mano a sabiendas de tener parte del trabajo hecho. Stanislas no se ha escondido durante la temporada al encarar a la élite, sumando mangas en 15 de los 18 partidos jugados ante el top10. Lograr esa muesca ante el mallorquín sería un paso muy importante de cara a pensar en salvar el grupo. Aunque siquiera herir a Nadal es una tarea pendiente.

Si Nadal sella su segunda victoria en Londres, asegurará el número 1 del mundo a final de temporada. ¿Presión extra o estímulo definitivo? ¿Puede Wawrinka detener una dominación sin paliativos?

David Ferrer v Tomas Berdych (O2 Arena – 21.00h*)

La fatiga del valenciano se presenta como uno de los grandes condicionantes que rodean el encuentro. Finalista en Bercy, David disputa su segundo encuentro en Londres durante la jornada del miércoles. Eso significa que habrá atravesado cinco encuentros ante el top10 en apenas seis días. Para un hombre que ha competido sin excepción durante las últimas siete semanas, una auténtica barbaridad, la exposición a pulsos de gran exigencia psicológica y física pueden llevarlo a un punto de saturación cercano a lo insalvable. En el estreno ante Rafael Nadal se vio a un competidor privado de las mínimas condiciones exigibles para abordar unas labores de la altura requerida en Copa de Maestros. “No ha dado la talla” resumía nítidamente tras su primera contienda.

Ante Berdych no encontrará el español un respiro notable. Cierto es que el checo no tenderá a exigir unos intercambios tan prolongados como los que pueda proponer Nadal, pero la necesidad de correr para atemperar las embestidas del centroeuropeo poco descanso aportarán en un tren inferior erosionado. Para dominar el checo, para entrar con la derecha y negar el apoyo a un Berdych que golpea con la limpieza de los elegidos, Ferrer necesita llegar bien a la bola. Sin estar permanentemente en posición forzada. Esas décimas de segundo quizá pueda no tenerlas, y eso es un peligro evidente ante el checo.

Llega el encuentro con el precedente fresco de Bercy, una remontada de Ferrer en los cuartos de final. Allí, bajo unas condiciones ligeramente más veloces que las encontrada en Londres, David tuvo la estabilidad mental suficiente para voltear un encuentro de inicio adverso. Achacó Ferrer la jornada nocturna, la larga espera tras haber competido días atrás siempre en turno de mañana, para mostrarse deshecho en los primeros compases. Circunstancia que terminó por costarle la manga de apertura. Derivado de su fatiga acumulada, la pregunta reside en si podría ser capaz de resistir un inicio gris de nuevo ante Tomas.

El historial de enfrentamientos directos muestra un horizonte de esperanza para el español, habiendo gobernado ocho de los once pulsos disputados y presentando un interesante dominio en los eventos competidos bajo bóveda. Incluyendo un recital en la final de Copa Davis 2012 en Praga. No obstante, los últimos tres precedentes indoor en formato a tres mangas alcanzaron el parcial decisivo, un escenario que podría encontrar el nivel crítico de David vistas las circunstancias.

Habiendo entregado el pulso de apertura en la fase de grupos, la brega se antoja vital para ambos si quieren mantener generosas opciones de clasificación. David tiene el inconveniente de haber encajado un resultado abultado, dañino para posibles triples empates. Tomas guarda la losa de tener derrotas sin haber enfrentado aún a Nadal, un horizonte oscuro. Ambos cargan con mantras psicológicos a manejar.

¿Podrá Ferrer imponer la necesidad al cansancio? ¿Encontrará Berdych, cuya única victoria indoor ante Ferrer se produjo en Copa de Maestros, una ventana de aire fresco?

Comentarios recientes