World Tour Finals 2013: Nadal se asegura el número 1

Rafa Nadal vence a Wawrinka, 7-6 7-6, clasifica para semifinales del Masters y terminará el 2013 como mejor jugador del ránking ATP.

Por primera vez en los últimos años el número uno del mundo, el mejor tenista a final de año, ha de ganárselo sobre la pista de las Finales ATP. Con una atención dividida, el propio torneo y la cima del ránking, Nadal derrota en dos tie breaks a Stan Wawrinka, para aumentar a 12-0 y 26-0, en duelos y sets, la distancia con el tenista suizo. Sin realizar de nuevo un buen partido, el embrujo psicológico que Nadal proyecta a su oponente es gran parte del análisis en el primer turno del tercer día de competición. Pero primero nos vamos a la última bola.

Un drive invertido de Stan se queda en la red, y Rafa, a medio camino entre tirarse al suelo o festejar con su puño, celebra un estatus labrado en un año realmente memorable. Como en 2008 y en 2010, el tenista balear dormirá y descansará por encima de las nubes del universo deportivo. 17 torneos –contando el Masters- que resumen lo que ha sido otra de esas temporadas para elegidos. Seis derrotas en 10 meses; 13 finales, 10 títulos. Más de 70 victorias. Y todo tras la lesión que más tiempo le ha tenido apartado de las pistas. Rafa Nadal juega para la historia. Desde hace tiempo, pero se reafirma el pensamiento. Compite por ser lo que estás pensando.

Dice Toni Nadal que su sobrino es el jugador que más partidos gana jugando mal. Uno de los mejores competidores que ha definido el tenis desde su vertiente más psicológica a buen seguro que estaría de acuerdo. Su dominio emocional de los encuentros no tiene parangón. En otra demostración de sometimiento mental, Nadal vuelve a jugar con la fiabilidad más alta posible todos los puntos importantes, en los que el aire, cargadísimo, se corta con un cuchillo. Sin encontrar las claves que le aporten claridad a su mano y a sus piernas, Rafa lleva los partidos al barro. Bolas altas, defensas imposibles a pesar de jugar corto y sin profundidad. Máximo aprovechamiento de las bolas de break a favor y agradecimientos por los fallos que su figura produce a Wawrinka. No hay quicio posible con él al otro lado.

En un primer set demasiado gris, Nadal sirve para cerrarlo en el 5-4. Lo que viene ahora es una de las grandes constantes en multitud de jugadores. Y Wawrinka es uno de ellos. Con 4-5 en el primero, 1-4 en el segundo y caminando por debajo en ambos tie breaks (1-4 en el TB del 2º), Stan compite jugando. Fluye la paz de saberse despreocupado por una renta que no le es suya y que no tiene que defender. Y ataca. Como atacando es buenísimo, iguala el marcador en ambos sets. Con todo ajustado, dos párrafos previos a este subrayan que eso es terreno de Rafael Jordan Parera. Wawrinka concede la primera manga con un resbalón metafórico de lo que sucede en pista en los puntos que definen el destino de un partido.

En el grueso del encuentro, Wawrinka pega más limpio que Rafa, con más prestancia y claridad. ¿Cómo un jugador de swing tan largo en ambas alas, como Stan, juega con tanta velocidad en pista cubierta? Las pistas de bote bajo y gran velocidad le piden al tenista recorridos más cortos pero Stan no los necesita. Dejando a un lado la velocidad de la pista, el de Lausana ha mejorado ostensiblemente su juego de pies y por eso llega cómodamente a un mayor número de pelotas, también que su posición es más retrasada, a un metro de la línea de fondo, lo que le permite espacio y tiempo para armar su larga palanca. Y también Rafa, con su toque envolvente, le posibilita golpear con comodidad.

Los tie breaks son otro buen resumen de esta relación tenística tan desigual. La pelota puede tocar 50 veces en la red que hasta nueva orden, que por probabilidad ha de llegar si Stan sigue trabajando, caen del mismo lado. El bajo porcentaje de ambos con el primer servicio deja claro que no es un buen partido y que en el cuerpo a cuerpo, Nadal tiene más argumentos. Wawrinka consigue más puntos que Nadal, 83-80, pero la idoneidad y puntualidad con la que el mallorquín llega para despejar las dudas, no tiene respuesta posible. Sólo le queda Londres para coronar una carrera inmaculada y en permanente actualización.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes