Nadal: "Soy el campeón de la Liga"

El balear hizo balance tras volver a asegurarse el ático a final de curso tres años después

Tres años después, como hiciera por última vez en 2010, Rafael Nadal recuperó aseguró el primer peldaño del escalafón masculino a final de temporada. Es algo que nadie había logrado antes, un resurgimiento competitivo sin precedentes desde que los rankings oficiales se instauraran a principios de los años 70. En rueda de prensa posterior al encuentro el mallorquín hizo balance de lo conseguido. En declaraciones recogidas por Tennistopic, Nadal ofreció su visión sobre la confirmación del número 1 del mundo a final de temporada.

Sobre si es la mejor temporada deportiva de su vida.

"Ser capaz de volver y conseguir lo que se ha conseguido evidentemente conlleva trabajo. No sé si es la mejor temporada de mi acerca a nivel de resultados. Está ahí. Pero a nivel de dificultad, no tengo ninguna duda".

Sobre el significado de volver a ser 1 a final de año tres temporadas después, algo sin precedentes.

"Creo que es algo especial. Creo que significa que durante toda mi carrera he amado este deporte, la competición. Siempre he luchado para estar competitivo, para disfrutar de todas las cosas que me han pasado. Gracas a la pasión y al equipo que estás detrás, y al apoyo de mucha gente he podido conseguir algo que no se había conseguido antes. Evidentemente es algo especial".

Sobre la mayor sorpresa: ganar ocho Roland Garros o volver a ser número 1.

"Estoy más asombrado de ganar ocho veces Roland Garros. Si me preguntas qué veía más difícil cuando empecé esta temporada, si ganar Roland Garros o ser número 1, evidentemente veía más difícil ser número uno".

Sobre la manera de gestionar el torneo tras el objetivo logrado.

"Después de todos los años que llevo de carrera, de todo lo que he podido vivir no creo que lo maneje ni con un exceso de euforia ni con relajación. De ninguna manera. Objetivo cumplido en ese sentido. Muy feliz. Pero eso no quita que estoy jugando un Masters. Que estoy en semifinales y me queda un partido de grupo por delante. Intentar seguir lo mejor posible. Jugar lo que me queda. Al final del partido he jugado más a lo que necesito jugar si quiero tener alguna opción. Si lo repito iré mejor. Porque la repetición te da automatismos, y lo automatismos te dan el éxito".

Sobre lo especial de volver a la cúspide del deporte.

"Cada momento es diferente. Cada momento tiene sus emociones. Hoy era importante. Había tensión. Llevaba semanas a punto de conseguirlo y no lo consigo. Al final llegas al último torneo del año con un poco más de presión. Porque sabes que quien te puede quitar el número al final de año está jugando bien, ganando muchos partidos. Miro mi historial en Masters y pocas veces he ganado los dos primeros partidos. Esta vez se ha conseguido. A parte con un objetivo distinto al de otras veces. Nunca me había visto en esta situación. Necesitaba ganar estos dos partidos para lograrlo y lo he conseguido. Cuando uno consigue lo que necesita hacer para cumplir el objetivo es motivo de satisfacción. Ahora toca pensar en el torneo. Y creo que debo jugar mejor de lo que lo he hecho. Estoy un poquito mejor que en París. Pero sé que necesito jugar mejor. Espero que estas dos victorias me den ese extra de confianza para afrontar lo que queda de torneo".

Sobre el momento en que tomó consciencia de poder cerrar el año como número 1.

"Después del US Open. Antes no. En la gira americana clavé 4.000 puntos en tres semanas. Eso es muchísimo. Después de haber ganado un Grand Slam y tres Masters 1000, ganar 4.000 puntos en una gira que nunca es fácil para mí. Es cierto que en Nueva York llevo años jugando bien pero Montreal y Cincinnati siempre me han costado más, también es cierto que vengo de un parón después de Wimbledon. Cuando se consiguen ganar los tres torneos uno siente que está cerca de conseguirlo. Lo bueno que es Djokovic hace que no lo haya conseguido hasta hoy".

Sobre el significado de ser 1.

"Sinceramente mi única emoción de ser número uno fue la primera vez que lo conseguí. Quiero decir, serlo a mitad de temporada. En 2008 sentía que llegaba prácticamente tres años y medio jugando a un altísimo nivel, con mejores números uno anteriores, y sin embargo no había conseguido serlo. Estaba Federer y, al margen, apareció, Djokovic. Se antojaba complicado llegar a ser número 1 alguna vez. Pero lo conseguí. Ser número 1 no es algo que me produzca una gran emoción, porque ni me acuesto ni me levantó pensando si soy 1, 2 ó 5. Me levanto pensando en ir a entrenar con ilusión. En in a entrenar para intentar mejorar algo. Sinceramente, me levanto con la misma ilusión y determinación si soy 3 ó 4. Ahora bien, no es lo mismo ser número 1 que terminar número 1. Al fin y al cabo esto es una liga que empieza en enero y en este caso, en 2013, soy el campeón de la liga del tenis. Porque he conseguido terminar número 1 al final del año. Ser número 1 desde Pekín no es algo que me importara mucho. Me importa serlo al final".

Comentarios recientes