La magia de Nadal en Londres

El balear reaccionó en décimas de segundo para ejecutar el golpe del partido

Rafael Nadal protagonizó uno de los mejores puntos en la Copa de Maestros durante su encuentro de round robin ante el suizo Stanislas Wawrinka. El mallorquín, que bregaba con el aliciente de asegurar el número 1 del mundo a final de temporada en caso de victoria, caminaba bajo la bóveda británica con especial fulgor.

Inmediatamente después de conseguir la primer rotura del encuentro (*3-2) y camino de consolidarla (30-0), el de Manacor se vio forzado en una espectacular acción. Llevando la iniciativa del intercambio desde el primer impacto al dominar con su derecha, Rafael camina hacia delante para tratar de cerrar el punto en la red.

Aprovechando una bola corta de Wawrinka, decide ejecutar una volea cortada de revés. Es prácticamente una dejada que fuerza a Stanislas a correr aceleradamente hacia los nudos. El suizo, un portento físico, llega con cierto margen a la esfera. No sólo se coloca en disposición de tocarla, sino que le imprime una dirección venenosa con un revés cruzado.

Nadal se ve sorprendido por el ángulo cerrado que describe la pelota, que llega a superar su posición hasta forzarle el retroceso. El balear, corriendo en diagonal y alejándose de la red logra atrapar una pelota que se marchaba hacia el banquillo. Sin mirar la cinta logra devolverla. Wawrinka se espera una mansa respuesta paralela. Pero Rafael imprime un toque de muñeca en la terminación del golpe para crear el patrón cruzado. Deja clavado a Wawrinka, que mira cómo la pelota aterriza en el área de pista.

El público entregado, Stanislas cariacontecido y Rafael con el puño apretado en una de las celebraciones más efusivas del partido.

También te puede interesar:

Nadal se asegura el número 1

Nadal: "Soy el campeón de Liga"

LA APUESTA del día

Comentarios recientes