World Tour Finals 2013: partidos del día 1

Abordamos los partidos que componen la primera jornada de competición bajo el techo del O2 Arena de Londres

La primera jornada de las ATP World Tour Finals 2013 queda expuesta. Bajo el O2 Arena de Londres todo está preparado para comenzar a cincelar el broche de la temporada. Las ocho mejores raquetas del circuito constreñidas bajo la bóveda británica para desenmascarar al último campeón del curso. Este lunes darán el pistoletazo de salida dos pulsos con, sobre el papel, más outsiders que favoritos. No obstante, será interesante observar las circunstancias de cada uno de ellos. Alguno con más cosas que decir de las aparentes.

Se abre la veda en la Copa de Maestros. Después de diez meses de competición solamente queda espacio para los más fuertes. Es un auténtico reto de supervivencia. Con el esfuerzo acumulado en las piernas, un horizonte deportivo con el oxígeno justo: colisiones sin excepción ante la élite de la disciplina.

Stanislas Wawrinka ante Tomas Berdych y Juan Martín del Potro ante Richard Gasquet componen el menú de una primera jornada apasionante. En Punto de Break abordamos ambos encuentros antes de que la primera esfera cruce el aire bajo a orillas del Támesis.

Tomas Berdych v Stanislas Wawrinka (O2 Arena - no antes de las 15.00h*)

El único debutante en la competición camina en Londres con la ilusión del estreno. Abre la experiencia Wawrinka anudado a un factor psicológico a considerar: colisiona de entrada frente al único maestro frente al que presenta balance positivo, y al único frente al que presenta una inercia reciente (gobernados dos pulsos más frescos en el historial, ambos en 2013 – Madrid y US Open).

Al abrigo de las cubiertas, el planteamiento más directo del checo debe de encontrar un acomodo especial. Berdych siempre ha manejado los pulsos competidos ante el de Lausana en entornos indoor, incluyendo un pulso da Davis en territorio suizo este año, quedando los cuatro capítulos de la rivalidad disputados a la sombra bajo su dominio. Su servicio debe marcar diferencias, aunque tiene en Wawrinka a un restador avezado frente al cual la variedad en esa primera pelota será importante.

Un auténtico portento físico, Wawrinka es capaz de exigir a Tomas esa pelota extra donde el checo tiende a la imprecisión. Empleando con criterio el revés a una mano, Stanislas es capaz de introducir variantes cortadas. Aprovechando un entorno que atenúa las alturas, con ese efecto puede bajar aún más las esferas fuera del área cómoda de impacto de un rival que ronda el segundo metro. Asimismo, puede abrir ángulos para situar a Berdych en carrera, negándole un apoyo donde el número 6 del mundo se convierte en un limpísimo pegador.

Berdych, que llega a la capital británica en calidad de sexto hombre, también lo hace como el único maestro que no alzó un título en la temporada. Eso le descubre carencias en el pulso directo. Y bajo el artesonado del O2 Arena no habrá lugar a excusas. Tomas fue incapaz de superar la fase de grupos en dos de sus tres presencias, y sus victorias están plagadas de partidos ganados en set decisivo. Están los mejores y la mentalidad debe de estar a la altura. Nunca, tampoco, ganó Berdych el primer partido de la Copa de Maestros. Es el hombre con más experiencia del partido, pero también con más experiencias amargas en la bolsa.

Debido al estilo de Wawrinka, es importante que Tomas dé un paso adelante con los patrones paralelos. Menos explosivo pero más solvente tras la línea, el helvético puede gestionar un elevado ritmo de bola si Berdych no madura el punto y aprieta el gatillo en el momento oportuno. Es un encuentro de los que exigen paciencia a un pegador que contempla en su raqueta, desde ambas alas de golpeo, los impactos más determinantes del encuentro. Va a ser un camino de tentaciones para Berdych, que debe saber seleccionar el fuego a derramar.

Está por ver la aceptación mental que Wawrinka muestre en el evento. Pero el sentido de pertenencia a la élite masculina, al menos en su formación de retaguardia, es algo mostrado durante 2013. No tendrá un balance positivo, pero en 14 de los 17 pulsos competidos en la temporada ante el top10 sacó al menos una manga. No se ha escondido ni ha mostrado un complejo de inferioridad, algo muy achacado en etapas más tiernas de su carrera. Hasta el otoño, el único pulso donde se privó de tal privilegio fue sobre arcilla ente Nadal. Junto a Magnus Norman, Stanislas se ha hecho ‘hombre’ deportivamente hablando. Y, en Berdych, probablemente tenga delante al carácter más voluble entre maestros.

Pulso equilibrado.

Juan Martín del Potro v Richard Gasquet (O2 Arena - no antes de las 21.00h*)

Del Potro afirma tener sensaciones incluso mejores que las de 2009. Decir eso es rememorar el año en que ganó su primer y único Grand Slam, una temporada en que pisó la final en la Copa de Maestros. Si el argentino tiene intenciones de emular aquel papel, sin duda el encuentro ante el galo representa una baza capital en sus aspiraciones. Teniendo choques ante Roger Federer y Novak Djokovic en el horizonte, únicos dos tenistas presentes en Londres que saben lo que es ganar la competición, el pulso ante Richard se presenta imperdonable. Salvo en su primera participación, Juan Martín siempre ha superado la fase de grupos, quedando en 2012 a un set de volver a disputar el último partido.

Arriba el tandilense a Londres montado en una inercia tan sólo comparable al de los hombres que gobiernan el ranking. Con tres finales en los últimos cuatro partidos, solamente Federer en circunstancia indoor –nada que reprocharse- fue capaz de detenerlo en fase prematura desde el US Open. Juan Martín con el brazo caliente y las ideas frescas, en un entorno que premia la agresividad controlada, es una bomba de relojería.

El historial de pulsos directos (5-1 favorable a Del Potro) muestra una evolución meridiana en el peso específico de ambas raquetas en el circuito. Si Gasquet manejó su primer pulso en 2007, único año en que el galo había pisado la Copa de Maestros, desde entonces ha sido Juan Martín quien ha llevado la pauta, ganando cinco encuentros al hilo ni ceder un solo set al abordar la tarea. Y eso incluye dos colisiones al abrigo de bóvedas, donde el planteamiento atronador de Juan Martín puede ganar especial contundencia.

Se plantea capital para Richard mantener una regularidad importante al servicio, habida cuenta del cañón que deberá gestionar desde la devolución. Tratar de bajar pelotas con el revés cruzado puede ser una forma de negar impactos cómodos al argentino, así como las subidas a la red para un hombre con buenas manos en la cinta, evitando que Juan Martín encuentre una y otra vez la opción de romper la bola desde el fondo.

La derecha en carrera del argentino puede ser un tormento. Cuando Gasquet se vea forzado a repartir juego con su forehand –previsible que Del Potro busque con frecuencia el ala con menor capacidad de reparto del francés- deberá guardar especial cuidado en lanzar trayectorias cruzadas. Del Potro tiene un olfato privilegiado para capturar bolas no excesivamente anguladas para llegar, clavarse y enviar una réplica inabordable con su derecha al trote. Es vital para Richard generar profundidad permanente, siendo Del Potro incontenible al encontrar bolas cortas.

Uno de los temperamentos más inestables de la competición londinense, Gasquet debe dar un paso adelante a nivel mental. El altibajo deportivo está muy penado entre la élite. Sobre la capital británica se reúnen los radares más sensibles del circuito. Las debilidades se van a pagar. Y Del Potro, capaz de jugar a tres golpes y acelerar el partido a placer, tiene armas para encarecer bastante la factura.

*Horario español

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter