Final de Copa Federación 2013: Italia v Rusia

El cuadro azzurro parte como claro favorito ante una escuadra rusa diezmada por la ausencia de sus primeras once raquetas

Las pistas de tierra batida del Tenis Club Cagliari, en la isla de Cerdeña, acogerán este fin de semana la gran final de la Copa Federación 2013, el más importante certamen por equipos del tenis femenino. Mientras el combinado local presenta a todas sus figuras, Rusia acude a la cita con un sorprendente e inexperto equipo, encabezado por Alexandra Panova, número 136 mundial.

Si bien las locales partían como favoritas, se presumía una final igualada, emocionante, entre dos de las selecciones dominadoras de la competición en los últimos tiempos, con el permiso de la República Checa, vencedora de las dos últimas ediciones. No en vano, entre ambas acumulan siete títulos en los últimos diez años.

Sin embargo, no hay más que echar un rápido vistazo a las cuotas que ofrecen las casas de apuestas para darnos cuenta de lo desequilibrada que, a priori, ha quedado la final tras conocerse las integrantes de ambos seleccionados: si apostásemos por Italia, apenas obtendríamos 7 céntimos por euro apostado, en caso de victoria. Por contra, de hacerlo a favor de Rusia, nos pagarían unos 7 euros por cada euro invertido.

¿Cómo es posible que un país que tiene a 6 jugadoras clasificadas entre las 30 mejores del ránking WTA presente a la número 136 del mundo como primera espada? Analicemos un poco la situación:

Por razones obvias, el capitán ruso, Shamil Tarpischev, no puede contar con Maria Sharapova, convaleciente de una lesión de hombro que la mantiene apartada de las pistas desde el torneo de Cincinnati, ni con la heroína de la histórica remontada de semifinales ante Eslovaquia, Ekaterina Makarova, aquejada de problemas en su muñeca derecha.

Pero lo interesante viene ahora. Maria Kirilineko, Elena Vesnina y Anastasia Pavlyuchenkova se encontraban en disposición de jugar esta misma semana en Sofia el WTA Tournament of Champions, ese invento que la WTA nos ha metido con calzador desde la temporada 2009 y que reúne, junto a dos wildcards, a las seis jugadoras mejor rankeadas que hayan ganado, al menos, un torneo WTA y que, a su vez, no hayan participado en el WTA Championships.

El evento en cuestión tiene un interés bastante escaso, pero reparte una cantidad de dinero lo suficientemente interesante como para que muchas jugadoras se lo quieran tomar en serio. Así, las tres chicas de las que hablamos, aceptaron participar en la cita búlgara en detrimento de la Copa Federación.

Mientras Kirilenko tomó la decisión a última hora, Vesnina y Pavlyuchenkova ya habían declarado que, pese a disfrutar jugando para su país, este año preferían atacar el torneo búlgaro.

Distinto es el caso de Svetlana Kuznetsova, que se mostraba visiblemente molesta con el equipo técnico de su selección: “Hablé con ellos y me dieron a entender que no contarían conmigo, así que hice planes importantes para mi calendario. Y ahora me piden que juegue. Si lo hago, varios factores de mi vida personal se verán afectados”.

Tarpischev decidió prescindir de otras jugadoras de experiencia contrastada, pero cuyo nivel ha conocido tiempos mucho mejores, como Petrova o Dushevina, y presentará en Cagliari un equipo con tres debutantes y una chica que vuelve al equipo después de tres años:

Alexandra Panova: 24 años, número 136 del ranking. Poseedora de 7 torneos ITF, no sabe lo que es ganar un título a nivel WTA y nunca pasó la primera ronda de un Grand Slam.

Alisa Kleybanova: 24 años, actual número 183, debe ser la auténtica líder de este equipo. Todo un ejemplo de superación, esta ex top 20 ha regresado al circuito tras recuperarse de un Linfoma de Hodgkin que la ha mantenido más de dos años alejada de las pistas. Después de ganar hace pocos días a Lepchenko y Carla Suárez en Moscú, la cita de Cagliari supone un premio para ella que no dudará en intentar aprovechar, pero quizá le llega un poco pronto.

Es la única integrante del equipo que ya ha participado en Copa Federación, aunque su última aparición data de febrero de 2010. Ostenta un balance de 3 victorias y 1 derrota.

Irina Khromacheva: 18 años, número 236 del ranking y ex número 1 junior. Excelente doblista y una de las más firmes promesas del tenis ruso, todavía no ha pisado un cuadro final de un torneo WTA. Su palmarés acoge 4 títulos ITF pero carece de experiencia a estos niveles.

Margarita Gasparyan: 19 años, número 315 del escalafón. Su única participación a nivel WTA se saldó con una derrota en tres sets ante Lucie Safarova en la edición de 2012 del torneo de Moscú. Atesora en sus vitrinas 4 entorchados ITF y su mejor tenis lo ha mostrado en pistas rápidas. Otra promesa con todo por demostrar.

Pese a que el historial de enfrentamientos entre Rusia e Italia en Copa Federación arroja un balance de 5-1 favorable al equipo del Este, todo parece indicar que el equipo trasalpino acortará las distancias en esta ocasión.

Para ello su capitán, Corrado Barazzutti, cuenta con todo el arsenal disponible:

Sara Errani: 26 años, número 7 del ranking. Qué decir de ella. Una de las mejores jugadoras de tierra batida de la actualidad, con 7 títulos en su palmarés y un balance de 16 victorias y 8 derrotas en Copa Federación. Junto a Roberta Vinci, conforma la mejor pareja de dobles del circuito.

Roberta Vinci: 30 años, número 13. Parece que por ella no pasen los años, lleva cinco temporadas consecutivas ganando, al menos, un torneo WTA. En total, cuenta con nueve y, en Copa Federación, ostenta un increíble 22-4 en victorias/derrotas, con especial protagonismo en la modalidad de dobles junto a Errani.

Flavia Pennetta: 31 años, número 31. Otra ilustre veterana que ha vuelto por sus fueros en 2013 tras superar numerosos problemas físicos. Aunque el cemento es su superficie favorita, alcanza su mejor nivel en tierra batida, donde ha ganado 7 de sus 9 títulos. En Fed Cup, acumula 22 victorias, por solo 5 derrotas.

Karin Knapp: 26 años, número 41. La sorpresa, relativa, en la convocatoria de Barazzutti, en detrimento de una decadente Francesca Schiavone. Aunque no ostenta ningún entorchado a nivel WTA, este año ha firmado una de sus mejores temporadas, alcanzando la cuarta ronda en Wimbledon y la tercera en el US Open. 5 torneos ITF pueblan sus vitrinas y su participación en Fed Cup se salda con dos derrotas en sus dos únicas participaciones.

A falta de celebrarse el sorteo que conformará los emparejamientos, todo parece indicar que serán Errani y Pennetta las designadas para los partidos del sábado frente a, presumiblemente, Panova y Kleybanova.

Sin duda, el factor público y la lentitud de la pista de arcilla, favorecen en extremo a las jugadoras locales. Kleybanova llega falta de ritmo a estos niveles de competición y todo lo que ha jugado desde su reaparición ha sido en pista dura, salvo el torneo de Buffalo, disputado en septiembre sobre la rápida tierra verde norteamericana, que poco tiene que ver con la que se va a encontrar en Cagliari. La hemos visto muy delgada, pero nunca se ha caracterizado por una gran movilidad lateral y todavía carecerá de fondo físico. Va a sufrir de lo lindo ante las correcaminos italianas.

Por su parte, Panova se defiende bastante bien en tierra batida pero, claro, en su debut en la competición se va a tener que medir ante una de las mejores jugadoras del circuito en esta superficie. Veremos si es capaz de gestionar los nervios.

En función de los resultados del sábado, Tarpischev, perro viejo, podría sorprendernos con alguna de las suyas el domingo, pero eso está por ver. Como su pareja de dobles, toda una incógnita.

Les queda la ilusión y el entusiasmo. Como ha dicho Kleybanova en rueda de prensa: “Somos un equipo, somos muy amigas y creo que cada día estamos jugando mejor y confío en que conseguiremos jugar buenos partidos. Nos mantenemos positivas de cara a este fin de semana y lucharemos hasta el último punto”

Por si fuera poco, si la cosa se pusiera fea, Italia todavía contaría con un último cartucho: su pareja Errani – Vinci es casi invencible en pista de arcilla, más aun jugando en casa.

¿Algún osado apuesta por la sorpresa? ¡Es una buena oportunidad para forrarse!

Orden de partidos

1. Roberta Vinci v Alexandra Panova

2. Sara Errani v Irina Khromacheva

3. Sara Errani v Alexandra Panova

4. Roberta Vinci v Irina Khromacheva

5. Karin Knapp/Flavia Pennetta v Margarita Gasparyan/Alisa Kleybanova

Por Fernando Arribas

Comentarios recientes