Youzhny se lleva el título en Valencia

El moscovita logró su segundo trofeo de categoría ATP 500 tras vencer a David Ferrer en la final

Mikhail Youzhny es el nuevo campeón del ATP 500 de Valencia. El ruso jugó un partido muy serio de inicio a fin sin dar tregua a un David Ferrer que pecó de inconsistencia durante todo el partido. La falta de regularidad que ha lastrado al alicantino durante la segunda parte de la temporada le pasó factura en el día de hoy, impidiéndole renovar la defensa del título ante un oponente que en todo momento rindió a un alto nivel. El discípulo de Boris Sobkin suma unos valiosos puntos que le permiten volver al top15 veintiséis meses después.

La batalla en el Ágora no coronó esta vez como campeón a David Ferrer. El muro de Jávea, protagonista principal en otras ocasiones, tuvo que claudicar ante un excelso Mikhail Youzhny. El tenista ruso volvió a demostrar este talento que se le presupone pero que no siempre muestra. La irregularidad ha deslucido por momentos la trayectoria del moscovita pero durante esta semana el tenis del soviético ha sido impecable. Mientras en su ciudad natal el equipo de Copa Davis de su país se jugaba mantenerse en la Zona Europea I ante el combinado sudafricano, el jugador más joven en debutar con el equipo nacional sumaba el décimo título de su carrera profesional.

Seis años y ocho meses habían pasado desde su último título de ATP 500. En febrero de 2007, este tipo de eventos se llamaban International Series Gold. En Rotterdam, el ruso cuajaba un torneo impecable de principio a fin ganando a tres top15 como Berdych, Ferrer y Djokovic antes de deshacerse de la octava raqueta mundial, el croata Ivan Ljubicic. Ahí empezó a construir lo que sería su asalto al top-ten que completaría durante ese verano. En su carrera, Youzhny ha estado en tres ocasiones diferentes en el selecto club de los diez mejores, y esa victoria en el torneo holandés puso los cimientos para llevar al moscovita por primera vez a la élite del tenis.

En esta ocasión, su segundo ATP 500 llega en Valencia y ante David Ferrer, número tres del mundo, defensor del título y tenista local. A sus 31 años y desde 1999 como jugador profesional, cada nuevo triunfo es un regalo para el ruso. Con tenistas cercanos a su edad o de su misma generación como Roddick o Andreev ya retirados, tiene un gran mérito que Youzhny siga compitiendo en el circuito y que además lo haga a buen nivel. El tenis exhibido esta semana por el moscovita le pone de nuevo en la órbita de los mejores. Capaz de mantener una línea ascendente durante toda la semana, tras sufrir con Niemien en cuartos de final, despachó en dos sets a Tursunov en semifinales antes de eliminar al favorito de los aficionados en la final de este domingo.

Analizando los resultados de Youzhny durante esta temporada, vemos que inició el curso cerrando el top25 y que salvo en Melbourne ha estado presente en la segunda semana en todos los Grand Slams, destacando sobre todo los cuartos de final alcanzados en el US Open, uno de sus torneos fetiche. En los Masters 1000 solo ha conseguido sumar triunfos consecutivos en Madrid pero en eventos menores su rendimiento ha sido algo mejor, ganando el título en Gstaad y siendo finalista en Halle en una final en la que cedió ante Roger Federer.

La victoria en Valencia le otorgan quinientas unidades que le harán volver este lunes al top15 por primera vez desde agosto de 2011. Pasada la treintena y con el Masters 1000 de París-Bercy en el horizonte, el objetivo de Youzhny debería ser el de intentar volver a ser top-ten en la primera parte de la temporada 2014. El rendimiento de tenistas como el propio Ferrer o el de otros veteranos como Tommy Haas son un espejo en el que Mikhail debe mirarse. En la época tenística en la que vivimos y sin problemas físicos, los veteranos pueden seguir estando entre los mejores.

Ferrer por su parte, acumula dos finales consecutivas saliendo sin el título de campeón bajo el brazo pero tras el rendimiento que pudimos ver en la gira asiática lo cierto es que las finales alcanzadas en Estocolmo y Valencia saben a gloria. Las victorias cosechadas ante Janowicz o Gulbis en pista cubierta son un buen bagaje de cara a defender la corona en París y prepararse para el torneo de maestros de Londres. Conseguir acabar el año como número tres del mundo está al alcance de la mano ya que se encuentra a menos de seiscientos puntos de Andy Murray pero Del Potro, tras ganar a Federer en Basilea, acecha. Dos torneos que pueden decidir si la temporada para David es catalogada como 'muy buena' o como 'excelsa'. Las espadas están en todo lo alto.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes