David Ferrer: "Hoy no hubo mucha táctica, tocaba paciencia"

David Ferrer ya está en semifinales del Valencia Open 500 tras vencer a Janowicz. El alicantino piropeó al polaco: "Tiene potencial y solo 22 años. Seguro que será to

David Ferrer se clasificó para las semifinales del Valencia Open 500 después de tres disputados sets ante el cañonero Jerzy Janowicz. El máximo favorito sigue avanzando con pie firme y mañana buscará su quinta final en el ATP donde más apoyo del público recibe. El alicantino espera al rival del partido entre Nico Almagro y Fabio Fognini.

El número tres del mundo y vigente campeón del Valencia Open 500 sigue a paso firme buscando esa revalidación del título. Hoy su víctima fue la raqueta número uno de Polonia, Jerzy Janowicz. El lanzamisiles polaco dio guerra durante dos sets pero en el tercero ya dio el brazo a torcer allanándole el camino al alicantino (6-4, 4-6, 6-0).

David Ferrer sabía de la enorme necesidad de jugar con primeros saques para no empezar a la defensiva. Buscaba más porcentaje que no velocidad. Era clave un alto número de primeros dentro. Contra un kamikaze del tenis como Janowicz, si se juega con segundos saques es todo una lotería y un riesgo. David lo sabía y esto le permitió ganar más del 80% de los puntos jugados con primer saque durante todo el partido. Una de las claves.

Otra fue la intermitencia de Janowicz. Un tipo capaz de llevar su propio hombro derecho al límite de lo humano con saques a 240 km/h y derechas ganadoras de escándalo pero también de dejar en la red o 5 metros fuera de la pista bolas inexplicables. Estos altibajos, fruto de su juego agresivo y siempre al límite, lo llevan a ser errático e intermitente. Es todo una incógnita saber cómo puede reaccionar el polaco y dónde puede llegar a conectar sus tiros.

Un ejemplo es cómo resta Janowicz. Poco le importa si el resultado es de 40-0, 0-40 o 30-30, él buscará meterse en la pista y empezar con un bombazo desde el primer golpe. Si tiene el día bueno y acertado, el partido le irá de cara. Sino, es probable que sea cruz. Y hoy fue esta última.

En el segundo set, pareció que se intercambiaron un poco los papeles y David Ferrer fue el que, él solito, se metió en un pequeño bache del que no fue capaz de salir hasta la tercera manga. Empezó a fallar más de la cuenta y esto hizo reaccionar levemente a Janowicz que sin grandes cosas, pero con una potencia propia de un extraterrestre, emparejaba el duelo y forzaba el último y definitivo set.

En el tercer set no hubo partido. El polaco tiró la toalla desde el inicio y David Ferrer apoyado por el público puso la quinta marcha. Esto desquició a Janowicz que tiró un par de raquetazos al suelo, se quejó de algún que otro ruido y hasta terminó chocando contra carteles y flores detrás de un juez de línea.

David Ferrer sabía que era un partido donde la paciencia, la constancia y el luchar cada bola como su fuese la última podrían hacer que se decantara la balanza a su favor. Y esto sucedió sobre todo en la última manga. Janowicz no encontraba hueco y Ferrer era un gato que llegaba a cualquier misil teledirigido proveniente del otro lado de la red.

"Hoy no hubo mucha táctica de mi parte. Él jugó a dos o tres tiros. Yo sabía que tenía que tener muy buen porcetaje de primero y estar muy atento a su primer tiro" soltó el alicantino en rueda de prensa.

A pesar de la derrota de Janowicz, David Ferrer piropeó al polaco: "Tiene solo 22 años y muchísimo potencial. Seguro que será top ten. Solo que se ordene un poco lo será".

David Ferrer, con la victoria de hoy se planta en semifinales de su torneo y da un golpe en la mesa. De esta forma demuestra, una vez más, que él es el tres del mundo, el máximo favorito para ganar el Valencia Open 500 y el que quiere levantar el trofeo en casa.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes