Lizariturry: "Estuve a punto de perder la vida"

Juan Lizariturry atiende a Punto de Break en una entrevista franca y profunda. Un accidente automovilístico estuvo a punto de quitarle la

Juan Lizariturry está cuajando, en 2013, el mejor año de su carrera tenística. Muy cerca de romper la barrera de los 300 mejores jugadores del planeta, el donostiarra residente en Barcelona, vuelve a disfrutar dentro de las pistas tras un accidente que estuvo a punto de apartarlo de por vida del tenis. En una entrevista profunda y franca con Punto de Break sacó los fantasmas que le atesoraron en el pasado. Habló de sus complejos como tenistas y cómo un suceso, que pudo costarle la vida, se la cambió radicalmente para bien.

Juan Lizariturry recibe a Punto de Break en su casa de Sant Cugat del Vallès, Barcelona. Está tranquilo, se le ve contento. Acaba de ganar su segundo Future del año y sus sensaciones de buen tenis van en aumento. Con el teléfono en la mano y la aplicación de la ATP abierta, nos ponemos a analizar su ranking y charlar sobre su calendario y su tenis. Lizariturry tiene ilusión. Desprende hambre de gloria y de tenis.

¿Está en el mejor momento de su carrera?

Si. Es el momento en el que estoy disfrutando más de jugar a este deporte. Ahora juego y disfruto.

Ese ahora significa que antes no lo hacía.

Claro. Estuve a punto de no volver a jugar nunca más al tenis en mi vida.

Explíquemelo.

Cuando yo tenía 18 o 19 años, no era consciente del nivel al que estaba jugando y de lo que estaba haciendo. Gané buenos partidos, a muy buen nivel y me puse 500º del mundo.

¡Escaló rápido!

Sí, pero al año siguiente no fui capaz de soportar la presión de defender los puntos. Y me empecé a frustrar.

Eso es complicado de gestionar cuando uno es tan joven.

La frustración de perder algunos partidos me crearon una ansiedad que no la pude superar. Es más, ella me superó a mi.

¿Sufrió mucho?

Pufff… yo sufría muchísimo con el tenis. Dentro y fuera de la pista. Fue una etapa muy larga.

¿Qué sentía?

Tenía muchos complejos. Todo el mundo decía: “El ‘Liza’ está jugando mal, tirando corto, acomplejado, no mete un revés, con el saque hace todo dobles faltas”. Eso me mató.

¿Por qué cree que le ocurrió esto con el tenis?

Todo esto era consecuencia de la falta de confianza y la ansiedad que pasaba en la pista y fuera de ella. La pasé muy mal, en serio.

Estaba hundido…

Entré en un pozo. No tenía confianza para salir, no me salían los golpes. Estaba metido en una rueda mala que no podía salir solo. Ahí estuve a punto de dejar el tenis.

¡Esto del tenis es muy complicado!

El mundo del tenis es duro porque es individual y las sensaciones las tienes tú. Solo tú. La gente, al ser individual, a veces no es buena. Si te pueden pisar lo van a hacer. Compañeros, rivales, entrenadores…¡todos!

¿Cómo fue saliendo de esta situación?

Poco a poco me fui acomodando y arreglando estos problemas. Me sacaron la venda de los ojos y pude arreglar los temas de ansiedad y falta de autoestima. Pude ver todo más claro. Me volví más tranquilo. Estaba bien conmigo mismo.

Pero hubo algo que le cambió la vida…

Sí. El 31 de diciembre de 2011 tuve un accidente con el coche que no me hizo perder la vida de milagro. Estuve un mes en un hospital sin poder moverme. Estuve a punto de perder la vida.

¿Qué pasó exactamente?

Éramos tres amigos que nos fuimos a pasar unos días a Andorra. Estábamos subiendo a las 10 de la mañana a esquiar y, en una carretera de doble sentido, el conductor decidió adelantar en la recta y había mucho hielo en el suelo. Al intentar volver a nuestro carril, el hielo nos lo impidió. El coche resbaló y chocamos de frente contra un autobús que bajaba.

Tremendo…

Que los tres estemos vivos es un milagro.

¿Qué heridas sufrió en el accidente?

Tuve un luxación de cadera, se me salió el fémur diez centímetros y se me rompió la mandíbula por dos partes. Me pusieron un hierro que me atravesaba todo el fémur durante tres semanas y otros hierros en la boca para fijar bien la mandíbula.

¿Podría haber sido peor?

Muchísimo. Gracias a dios que solo me pasó eso.

En ocasiones el cerebro no registra al detalle estos momentos tan duros. ¿Usted recuerda el choque?

Me acuerdo lo previo al accidente, justo antes de chocar con el autobús. Tres segundos antes del impacto yo me desmayé. No tengo ningún recuerdo del choque.

¿Y del post accidente?

Recuerdo que me sacaron del coche, y estaba en la carretera tirado. Ahí me empezaron a cortar la ropa. En ese momento me intenté mover y no pude. Ahí pensé que me había quedado paralítico.

Eso debe impactar…

Sí. En ese momento fui consciente que habíamos tenido un accidente, no sabía cómo pero intuía que algo grande había pasado por todo el barullo que se había formado. Nos vinieron a rescatar en helicóptero.

¿Sus primeras palabras al ser consciente cuáles fueron?

Les pregunté a los del Samur si me iba a quedar paralítico. Ellos me respondieron que no lo sabían. Ahí me desmayé y ya desperté muchas horas después.

¿Dónde?

Me desperté después de la operación y me acuerdo de levantarme en la habitación del hospital con mis padres llorando. Ahí ellos me explicaron todo y fui consciente de lo que pasó.

¿Qué fue lo primero que se le vino a la mente cuando sucedió esto?

En el momento que pregunté a los del Samur si me iba a quedar paralítico tuve unos 6 segundos de imaginarme a mí en silla de ruedas, entrando a mi club. Era un recuerdo positivo, alegre,. Yo agradecía estar vivo y saludaba a todo el mundo. Gracias a dios hoy estoy jugando al tenis, imagínate.

¡Normal que ahora disfrute en la pista!

Ahora disfruto de cada momento que hago físico, que puedo moverme bien, que puedo pegarle bien a la bola… ¡cualquier cosa! Antes no lo sabía disfrutar por culpa de todo lo que dije. Ahora sí.

¿Se podría decir que hay un nuevo Juan Lizariturry?

Soy otro jugador ahora. Antes estaba nervioso, enfadado, y era negativo. Era un desastre.

¡El accidente le sirvió!

Siempre he agradecido muchísimo que me haya pasado esto. El accidente me cambió la vida totalmente.

¿Qué aprendió tras superar el accidente y salir con vida de él?

Ahora aprecio todo lo que tengo y que pueda jugar al tenis. Soy más maduro, aprendí a superarme, a recuperarme y a crecer como persona. Me sirvió para ver las personas que de verdad me ayudaron cuando estaba mal.

¿Hubo gente que le falló?

Ahora cuando todo te va bien, toda la gente es tu amiga y todos se te acercan. Puede ser que haya habido gente que me falló. Pero no soy rencoroso. No pienso “¿por qué no me ha ayudado? ¿por qué no ha venido a verme? ¿por qué no me llamó ni se preocupó?”.

Hace bien. Menos preocupaciones.

Sí. Estoy pendiente de la gente que me ayudó enese momento. De mis amigos, de mi familia. De la gente que me vino a ver. Mi cabeza ni piensa en la otra gente que no me llamó ni se acordó de mi.

¿Qué pensaba cuando volvía a empuñar una raqueta de tenis tras todo lo que había sufrido?

Lo único que pensaba era poder tener el mínimo nivel para, alguna vez en mi vida, poder volver a competir. Pensaba en conseguir tan solo un punto para jugar previas de Future. No pensaba en el ranking o en si podía tener este nivel o el otro, solo pensaba en competir. En poder hacer lo que realmente me gusta.

¿Fue volver a empezar de cero?

Completamente. Perdí toda la fuerza de las piernas y me quedé como un palillo. No sabía en qué nivel estaba ni tampoco el que podía llegar a tener. Era una incógnita mi físico, mi aspecto mental y mi tenis. No sabía dónde estaba situado.

El esfuerzo y el espíritu de superación se están viendo recompensados ahora.

Poco a poco van saliendo las cosas. Lo único que tengo es ilusión, ganas de jugar y competir.

¡Ahora no solo está jugando Futures sino ganándolos!

El verme a estos niveles tan altos y ganando Futures con un nivel de tenis que jamás me hubiera pensado y jugando Challengers sin ningún tipo de complejo es increíble.

¿El accidente dejó secuelas físicas que a día de hoy padece?

Sí, desde que tuve el accidente tengo tendinitis en las dos rodillas.

¿No tiene la misma fuerza en ellas?

Claro. No tengo la misma fuerza en las piernas y el tendón es exactamente el mismo. Mi tendón acumula más carga de la de antes. Igual, la tendinitis te deja competir pero tienes que aguantar el dolor. Ahora me las estoy tratando.

¿Qué es lo más difícil de ser tenista?

Lo mas duro es no saber gestionar la confianza, la ansiedad y el malestar.

¿Qué te generan el triunfo y la victoria ahora?

El ganar te provoca una felicidad muy intensa durante un muy corto período de tiempo que no te sirve de nada. Lo que te sirve es ser estable y estar contento y feliz con lo que estás haciendo durante un período muy largo.

Fácil de decir, pero complicado de llevar a la práctica.

Todo eso para mi es lo más difícil del tenis. Cada semana tienes una conclusión. O eres muy bueno o muy malo dependiendo de si pierdes o ganas. Y esto no es así. Ninguna de las dos.

¿Se considera profesional o amateur?

Yo creo que soy profesional porque me dedico a este deporte las 24 horas del día. Ahora, si nos ponemos a evaluar lo económico ahí sí te digo que no soy un profesional.

¡Pero deberían serlo!

¡Claro! Nos dedicamos 24 horas a este deporte. Damos todo el día y la mayoría de los días del año al tenis. Deberíamos serlo, por supuesto.

¿Entonces qué pasa?

A ver, vamos a ver. Quiero dejar unas cosas claras. Creo que tiene que haber unas clases.

¿Qué quiere decir eso?

Lo que no puede ser es que tú jugando un Future ganes muchísimo dinero, estés de lujo en los hoteles y te traten increíble. No. Eso pasa con los buenos de verdad.

¿Qué es ser bueno de verdad?

Estar top 100. Yo no soy bueno de verdad.

Habla de clases en el tenis. ¿En cuál se encuentra entonces?

Ahora mismo estoy en la clase baja del tenis. Es como el fútbol. Si juegas en tercera división jugarás en campo de hierba artificial. No puede estar exigiendo que te traten increíble y que te paguen suficiente dinero como para hacer diferencia.

Suena lógico.

Lo único que yo digo es que no se pierda dinero. Que no te tengas que estar mirando tú todos los hoteles. Que haya muchos clubes que no están a gusto cuando tú estás ahí porque los jugadores molestan. Los tienen una semana al año, tendría que ser lo contrario. Hay muchas cosas que se pueden cambiar para que las condiciones no sean tan difíciles.

De momento toca sufrir y esperar un cambio urgente…

Está claro que tengo que pasarlas ‘putas’ como la han pasado los buenos, los malos y todos. Pero se pueden mejorar mucho las cosas para que haya un buen espectáculo y para que la gente juegue bien y cómoda al tenis.

En el último torneo tuvo unos problemas con unos ‘’warnings’, ‘coachings’ y multas…

Me pitaron un ‘warning’ y me hicieron pagar 75$. La ITF marca sus reglas y nadie las discute. Ponen reglas para tener ganancias en este tipo de torneos. Multas por retraso de retirarte de los torneos, multas por coaching, multas por warning,…

¡Facturan por todos lados!

¡Ya ves! Multas que se saben para lo que son, para beneficio puro de la ITF. No me parece bien. El otro día (en su partido de semifinales del ITF de Sánchez-Casal) no había nadie mirando. Estaba solo mi entrenador y el de mi rival (Marcos Giraldi) y que nos quiten del poco dinero que ganamos porque tu entrenador te diga que tires mas largo, es ridículo.

¿Qué objetivos se pone para el 2014?

¡Seguir disfrutando! Quiero intentar jugar las ‘qualys’ de los Grand Slam, pero sin ningún tipo de presión ni de prisa.

¡Parece mentira que después de lo que vivió, hable de jugar los Grand Slams!

El accidente es la mejor lección que me han dado en la vida.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter