¿Debería haber coaching en el tenis masculino?

A diferencia del circuito WTA, en competiciones ATP la asistencia técnica del entrenador no está permitida

El ‘coaching’, recibir indicaciones por parte de tu entrenador, es una práctica habitual y completamente lícita en deportes como el fútbol, balonmano, baloncesto o rugby. Sin embargo, en esa lista, no se incluye al tenis. En los torneos masculinos está prohibido recibir consejos por parte del entrenador. El ‘coaching’ está castigado con una advertencia –‘warning’- y con una sanción económica para el jugador. En el circuito femenino, en cambio, sí está permitido.

Los entrenadores de tenis constantemente recurren al ‘coaching’ con sus jugadores. Debería ser parte de su trabajo. Ellos aconsejan, apoyan y dan indicaciones a sus pupilos. Quieren sacar el mejor rendimiento dentro de la pista de tenis de sus alumnos. Es por eso que, casi en cada punto, envían un grito de apoyo, de ánimo, unas palabras tácticas, o un consejo sobre cuál es la próxima jugada a hacer o dónde tiene que ir el próximo tiro.

Estas habituales prácticas son perfectamente válidas en el circuito de la WTA, pero están completamente prohibidas en la ATP. En las chicas, el entrenador puede bajar a la pista, sentarse con su jugadora y darle todas las indicaciones que crea correspondiente sin ningún tipo de filtro.

En cambio, en el circuito masculino los entrenadores hacen lo imposible para que el juez de silla de turno no los oiga ni se percate que se le están dando indicaciones a su tenista. A escondidas e intentando disimular, como si de un mafioso con información confidencial se tratase, logran transmitir a sus pupilos las sensaciones que ven desde fuera de la cancha de tenis.

Los entrenadores tienen que actuar como delincuentes. No les gusta pero es la única manera de sortear esta normativa de la ITF. En el momento más importante para un jugador, el del partido, el de la competición, es cuando se le deja tirado. Solo ante sí mismo y ante el adversario.

¿Por qué se prohíben las indicaciones en el tenis masculino cuando casi en la totalidad de deportes está más que permitido?

Este asunto genera una gran controversia en algunas personas. Hay argumentos tanto a favor como en contra de cambiar las reglas. Tradicionales que no están contentos con la normativa de la WTA y que apoyan a que los jugadores tengan que asumir los partidos por su propia cuenta, o los que velan por los cambios y la igualdad en los torneos de tenis.

La tenista vasca Lara Arruabarrena, en una entrevista concedida a Punto de Break opinaba sobre el hecho que las chicas sí puedan beneficiarse de las instrucciones de sus entrenadores: “Es una ventaja que tenemos con los chicos. Hay muchas cosas que están mejor hechas en la ATP que en la WTA, pero esto es una ventaja que tenemos nosotras”.

La propia jugadora mostraba su sorpresa y decía que no era justo que las chicas pudieran recibir consejos de sus ‘coaches’ y los chicos no lo hicieran.

Organizadores, espectadores y televidentes buscan el mejor espectáculo dentro de la pista. Quieren ver show y el más alto nivel posible por parte de los protagonistas: los jugadores.

Muchos tenistas hacen un esfuerzo económico enorme para poder contar con los servicios de un entrenador. Buscan esa fusión, compenetración y entendimiento con una persona que los acompaña semana tras semana a cada torneo en busca de resultados. El trabajo del entrenador es continuo y constante. Las 24 horas, no solo en lo tenístico sino también en aspectos extratenísticos.

¿Por qué a la hora del partido se corta esta relación? ¿Por qué no se le deja al jugador, en su momento más importante de la semana, contar con el apoyo y la ayuda de su mentor? ¿Dónde está la connotación negativa en este asunto?

Personas y organismos que buscan espectáculo podrían verse beneficiados con esta acción. Podrían ver cómo los jugadores pueden sacar mejor rendimiento dentro de una cancha de tenis, aclarar unos errores que desde su percepción no son capaces de ver o sentirse más confiado, más jugador y con mejor actitud para encarar el partido.

Un entrenador no va a ganar un partido. Los jugadores son los que, dentro de la cancha, tienen que ganarlo a base de tenis. Pero sí que los ‘coaches’ pueden clarificar algunas ideas, poner esa voz de experiencia desde fuera y poner un punto de inflexión en algunos tenistas.

La carrera para llegar a ser profesional del tenis no es fácil. Nadie nace siendo un número uno del mundo y sabiendo controlar aspectos emocionales o leyendo los partidos.

En tiempos como los actuales pareciera que, en vez de intentar ayudar a los tenistas, se le ponen más trabas, obstáculos e impedimentos.

¿Por qué no pensar a favor del tenista? ¿Por qué no ponerse de acuerdo entre jugadores, técnicos y organismos pertinentes para ver qué sienten y prefieren los jugadores y poder llegar a un arreglo?

Parece que a los tenistas no se les escucha. No se les consulta. No se los tiene en cuenta. Al menos, en el sector masculino, en este tema,.

¿Por qué las chicas pueden recibir indicaciones de sus entrenadores y los chicos no?

Tanto que se vela por la igualdad entre unos y otros en el tema del dinero, ¿por qué no se lucha con la misma fuerza en este aspecto?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter