Masters 1000 de Shanghái: el retorno de Federer

El tenista suizo vuelve al circuito tras su tempranera derrota en el US Open dispuesto a redimirse debido a su irregular temporada

Shanghái siempre se le ha dado especialmente bien a Roger Federer. Allí consiguió -en 2006 y 2007- dos títulos de Copa Masters que ayudaron a aumentar su leyenda como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos. Desde que el evento se convirtió en Masters 1000 solo lo ha disputado en dos ocasiones, siendo derrotado en ambas por Andy Murray. Sin embargo, en esta edición el escocés no será de la partida y el Federer de este curso poco se parece al que cedió ante el actual campeón de Wimbledon. La ciudad china marca el retorno del suizo al circuito tras la tempranera derrota en el US Open ante Tommy Robredo que acabó por confirmar que el que fue el gran dominador del panorama tenístico ya no es el que era.

Los focos ahora van hacia otros pero Federer sigue siendo Federer. Rafael Nadal ocupa desde el día de hoy de nuevo el número uno del mundo. Djokovic, a pesar de perder el liderato en el ranking, llega a Shanghái como tetracampeón del ATP 500 de Pekín. Federer, mientras tanto, aterriza en este evento sin preparación previa y tras haber digerido ya la derrota en octavos de final del US Open ante Tommy Robredo, pero lo hace con una gran expectación. El público le quiere y no tienen en cuenta sus últimos resultados. Con el simple rodaje de disputar un partido del cuadro de dobles junto al tenista local Ze Zhang se presenta el de Basilea en el penúltimo Masters 1000 del año.

Por primera vez desde el año 2002 Roger Federer tendrá que luchar en el tramo final de temporada por clasificarse para el torneo de maestros que de nuevo se vuelve a disputar en Londres. A estas alturas de curso y habiéndose disputado los cuatro Grand Slams correspondientes, el tenista de Basilea aún no ha sellado su billete para la capital británica. De hecho, deberá cuajar un buen final de temporada para estar presente entre los ocho mejores del año. En Shanghái, partirá con el gran apoyo del público, siendo el favorito junto a Novak Djokovic, el gran embajador del tenis en Asia.

Partiendo como cabeza de serie número seis debido a la baja por lesión de Andy Murray, Roger Federer debutará en segunda ronda ante el ganador del duelo entre Andreas Seppi y Lleyton Hewitt. En octavos de final cruzaría raqueta con Richard Gasquet y en unos hipotéticos cuartos de final podría verse las caras ante Novak Djokovic. En principio, un cuadro complicado. El suizo deberá afinar su raqueta desde su primer partido para sumar los puntos necesarios para acercarse al principal objetivo de lo que resta de la temporada: clasificarse para el torneo de maestros.

Recuperar las sensaciones positivas, esas que han aparecido con cuentagotas en torneos como Halle o Cincinnati, podrían ser visibles en un torneo como el de Shánghái, uno de los más rápidos del circuito. Ocupando la séptima posición de la Carrera de Campeones con un total de 3065 puntos, Federer mira por el retrovisor y ve a un total de cuatro jugadores que quieren una de las dos plazas que en principio están en juego para Londres, ya que la clasificación de Berdych y Del Potro sin ser matemática lo es de forma virtual.

A solo 85 puntos se sitúa su compatriota Stanislas Wawrinka, que en este curso ha ganado los mismos títulos que Federer, y que ha alcanzado una final de Masters 1000 y una semifinal de Grand Slam al igual que el de Basilea. A veinte unidades del pupilo de Magnus Norman nos encontramos con Richard Gasquet, reciente semifinalista en Pekín y que quizá junto a Wawrinka es el que en principio peor se adapta a las pistas cubiertas que dan lugar al final de la temporada y que serán claves para definir quién irá a Londres.

Algo más atrás se encuentran Milos Raonic y Jo Wilfried Tsonga, dos especialistas en pista cubierta que bien pueden amenazar la séptima plaza que ocupa Roger Federer. Sin embargo, a pesar de la proximidad de todos sus perseguidores, si el suizo se encuentra bien físicamente y la espalda le da tregua y deja de lastrarle, tiene todas las papeletas para hacer un buen fin de año y estar en Londres entre los mejores. Sin la carga habitual de partidos a estas alturas de temporada debido a su irregular curso, Federer podría empezar aquí una inercia positiva que le lleve a recuperar la confianza necesaria para conectar de nuevo con su mejor tenis y volver a disputarle los grandes títulos a los mejores jugadores del mundo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes